3 más 2

imagen de 3 más 2
Objetivo CLM - Francisco Ruiz González
Lunes, 09/02/2015 | Nacional | Portada, Educación | 1 comentarios

El Ministerio de Educación ha cambiado la estructura de los estudios universitarios para permitir lo que se llama coloquialmente el 3+2, es decir, grados de 3 años y másteres de 2.El reparto de los años entre grado y posgrado (máster) no ha sido el único cambio significativo. De hecho, para entender por qué las universidades y los estudiantes se han manifestado mayoritariamente en contra es necesario hacer un análisis integral de todos los cambios que están afectando a la universidad española.De forma resumida podemos decir que los estudios universitarios están sometidos en los últimos años a cambios significativos en cuatro aspectos: i) duración; ii) objetivos; iii) coste; y iv) competencia.Veamos a continuación cada uno de ellos.

 

Duración

Antes y después de la reforma, para obtener un título de máster hay que haber cursado en total, entre grado y máster, 5 años (300 créditos). El nuevo decreto ley cambia el reparto de los años: salvo en algunos estudios regulados a nivel europeo, como Arquitectura o Medicina, pasaremos de tener un sistema basado en 4+1 años (4 de grado y 1 de máster) a otro flexible que permitirá seguir con 4+1 o cambiar a 3+2. El problema de la opción de 3+2 es que hay carreras (Química, Matemáticas, Economía, Historia, …) que hasta 2007 eran de 5 años, se bajaron a 4 años en los grados y ahora se podrán bajar a 3 años. ¿Es razonable una carrera de Historia o una de Químicas de 3 años?. Si le preguntan a los profesores de dichas carreras les dirán que será un auténtico desastre bajarlas a 3 años y que ya tuvieron grandes dificultades para poder bajarlas a 4 años.

 

Objetivos

En mi opinión la respuesta correcta a la pregunta anterior depende de cuales sean los objetivos de los grados. Tres años es demasiado poco si queremos que el grado en Químicas o en Economía sirva para acceder directamente al mercado de trabajo (incluso 4 años puede serlo en algunos estudios). Por este motivo el Ministerio ha modificado también los objetivos de los grados. Antes, los grados de 4 años debían estar pensados para el ejercicio profesional directamente, en cambio los nuevos grados de tres años no plantean lo mismo. Así, en el decreto publicado en BOE el 30 de octubre de 2007 se decía (artículo 9.1) que ‘Las enseñanzas de Grado tienen como finalidad la obtención por parte del estudiante de una formación general, en una o varias disciplinas, orientada a la preparación para el ejercicio de actividades de carácter profesional’. Por el contrario, en el nuevo decreto publicado el 3 de febrero de 2015 se dice (artículo primero) que ‘Las Agencias de Evaluación tendrán en cuenta, a la hora de verificar y acreditar los títulos, que las propuestas de las Universidades primen los contenidos generalistas y de formación básica en los planes de estudios de títulos de Grado y los contenidos especializados en los planes de estudios de títulos de Máster’ y ‘En la elaboración de los planes de estudios [de Grado], la Universidad primará la formación básica y generalista y no la especialización del estudiante’. O sea que 3 años está bien si es para dar una formación general y básica, pero eso no es suficiente en la actualidad para muchos puestos de trabajo de cualificación realmente universitaria (no subempleos). Por tanto, lo normal será tener que realizar un máster para ser competitivo en el mercado de trabajo para universitarios. Por contraste, con el sistema 4+1 vigente hasta ahora bastaba con el grado (4 años) para la mayoría de puestos de trabajo y por eso los estudiantes de máster solo son el 11% de los de grado (Ministerio de Educación, Datos y Cifras del Sistema Universitario Español. Curso 2013-2014).

 

Coste

Cada curso anual universitario consta de 60 créditos y el precio de cada crédito en las universidades públicas depende de dos factores, el grado de experimentalidad de los estudios y el número de matrícula. El grado de experimentalidad indica la mayor o menor necesidad de laboratorios y prácticas en grupos reducidos con infraestructuras especiales. Tiene cuatro niveles, desde el 1 (Derecho, Administración y Dirección de Empresas o Historia) al 4 (Medicina, Enfermería, Química o Ingenierías). El número de matrícula indica cuantas veces antes el alumno se matriculó de la asignatura (cuenta igual si suspendió o si no se presentó). El Gobierno de España estableció en 2012 (http://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2012-5337) que los precios públicos de los grados cubrirán ‘entre el 15 por 100 y el 25 por 100 de los costes en primera matrícula; entre el 30 por 100 y el 40 por 100 de los costes en segunda matrícula; entre el 65 por 100 y el 75 por 100 de los costes en la tercera matrícula; y entre el 90 por 100 y el 100 por 100 de los costes a partir de la cuarta matrícula’. Para las enseñanzas de máster (que no habiliten para el ejercicio de una profesión regulada) estableció que los precios públicos cubrirán ‘entre el 40 por 100 y el 50 por 100 de los costes en primera matrícula; y entre el 65 por 100 y el 75 por 100 de los costes a partir de la segunda matrícula’.A partir de esta ley el precio de un máster es mucho más alto que el de un grado. Además, una asignatura repetida puede llegar a costar hasta 6 veces más que en primera matrícula.

 

En la traslación a Castilla-La Mancha,para el curso actual 2014-2015 el gobierno regional (http://www.uclm.es/doc/?id=UCLMDOCID-12-732) estableció precios para el grado que oscilan entre un mínimo de 12’13 euros por crédito (experimentalidad 1 y primera matrícula) y un máximo de 113’20 euros por crédito (experimentalidad 4 y cuarta matrícula). Los precios para el máster oscilan entre 22’64 euros por crédito (experimentalidad 1 y primera matrícula) y 56’92 euros por crédito (experimentalidad 4 y segunda y sucesivas matrículas). En el curso 2007-2008 los precios de un crédito, independientemente de si era primer o quinto curso de la carrera, oscilaban entre 9’05 euros (experimentalidad 1 y primera matrícula) y 31’58 euros (experimentalidad 4 y cuarta matrícula). Para entender mejor lo que esto ha significado vamos a suponer un alumno que se matricula de 60 créditos, 48 en primera matrícula, 12 en segunda y 6 en tercera (lo que corresponde aproximadamente a la media habitual en la universidad española). El coste total de la matrícula sería el mostrado en la tabla 1.

 

 

2014-2015

2007-2008

  Experimentalidad

Grado

Máster

1er o 2do ciclo

  Nivel 1 (Derecho, Economía, ADE, Humanidades, …)

1116 €

1613 €

633 €

  Nivel 2 (Maestro, Periodismo, Logopedia, …)

1341 €

1927 €

759 €

  Nivel 3 (Bellas Artes)

1623 €

2333 €

918 €

  Nivel 4 (Deporte, Medicina, Enfermería, Medio Ambiente, Química, Ingenierías, …)

1736 €

2495 €

981 €

 

 

 

El coste de la carrera ha cambiado de la siguiente manera:

En 2007-2008, una carrera de 5 años (licenciatura) costaba entre 3165 euros (633*5) para experimentalidad 1 y 4905 euros (981*5) para experimentalidad 4.
En el curso actual, 2014-2015, un grado de 4 años está costando, según su grado de experimentalidad, entre 4464 euros (1116*4) y 6944 euros (1736*4). Si además se cursa un año de máster el coste sube a entre 6077 euros (1116*4+1613*1) y 9439 euros (1736*4+2495*1).
Con el cambio al sistema 3+2, aunque los precios de los créditos no cambien, el coste total de la carrera para el estudiante sí lo hará, siendo de 6574 euros (1116*3+1613*2) para experimentalidad de grado 1 y 10198 euros (1736*3+2495*2) para experimentalidad de grado 4.

Como muestran las cifras anteriores el precio de las matrículas en universidades públicas se ha doblado desde el curso 2007-2008(mientras que los precios en general solo han subido un 10% según cifras oficiales del IPC). El nuevo sistema 3+2 supondrá un aumento del 47% respecto de los actuales grados de 4 años, y del 10% respecto del sistema 4+1.Lamentablemente este cambio en los precios públicos agravará aún más un problema que se viene detectando en los últimos años: buenos estudiantes que no pueden plantearse hacer estudios universitarios porque la economía de sus familias no puede asumir los costes. También afecta negativamente que la cuantía de las becas actuales es insuficiente y además el procedimiento no sirve para que las familias puedan tomar con un mínimo de garantías esta difícil decisión, que afecta a su economía durante bastantes años.

 

Competencia

Con el nuevo decreto la duración de los estudios será un factor más para competir unas universidades con otras a la hora de atraer estudiantes, en una especie de puja a la baja. Se ha implantado un ‘mercado’ que permite que una universidad oferte una carrera X con 3 años al lado de otra universidad que la está ofertando con 4 años.Bastará con que una única universidad implante un grado de 3 años para que las demás con dicha titulación se vean obligadas a seguirle si quieren competir con ella.En realidad solo podrán competir libremente las universidades privadas ya que las públicas están sujetas a las decisiones de los gobiernos que las financian (si una autonomía decide que quiere grados de X años, sus universidades públicas están obligadas a aplicarlo aunque consideren que no es lo más razonable académicamente o aunque el dinero que reciben no le llegue para ello).Es llamativo observar que las universidades públicas,a través de la Conferencia de Rectores (CRUE), quieren tener tiempo para estudiar una manera adecuada de implantar los cambios. Por contraste, ya hay al menos dos universidades privadas que han anunciado que en septiembre, dentro de 6 meses, comenzarán con grados de 3 años.

 

Beneficiados y Perjudicados

¿Quiénes saldrán beneficiados y quienes perjudicados por los cambios?.

Un estudiante de familia no acomodada, que son la gran mayoría en las universidades públicas, se verá perjudicado porque hasta ahora le bastaba con estudiar cuatro años de grado para acceder al mercado de trabajo mientras que en el futuro necesitará 5 años (3+2), ya que solo con el grado de 3 años, sin el máster, su formación será generalista y básica. En términos económicos el coste de los estudios en centros públicos para adquirir una formación competitiva para trabajar habrá subido un 47%(ver tabla 1). En contraste, un estudiante cuya familia tiene una situación económica holgada, que le haya permitido pagar una universidad privada, no estará sufriendo este incremento.

 

En España hay 82 universidades, entre ellas 32 privadas (el 39% del total) que tienen matriculados al 27% de los estudiantes de máster y al 11% de los de grado. En mi opinión su relativo éxito en el máster es debido a motivos económicos: las familias que pueden costear los precios que tienen actualmente los másteres en España son mayoría entre los estudiantes de las universidades privadas y minoría entre los de las públicas. Los indicadores y rankings de calidad universitaria – cualificación de la plantilla de profesorado, investigación, etc. – demuestran que la gran mayoría de universidades privadas españolas tienen valores de calidad significativamente por debajo de la media del sistema universitario público (hay dos excepciones, ambas con ‘solera’ de años). Por este motivo es difícil que no aprovechen la baza de los 3 años para atraer más alumnos en los grados. Lamentablemente veo muy factibles situaciones como la siguiente: en reunión de todos los decanos de facultades de X deciden que lo recomendable es que el grado en X dure 4 años pero, a los pocos meses, varias universidades privadas se descuelgan con grados en X de 3 años.Por los motivos anteriores, en general, el cambio supondrá un beneficio para las universidades privadas y un perjuicio o desventaja para las públicas.

 

Conclusiones

Pasar a un sistema de 3+2, con un grado generalista y un máster especializado, puede ser una buena opción en términos académicos pero, lamentablemente, en España este cambio no ha venido acompañado de las medidas necesarias para evitar los grandes inconvenientes que puede producir y que han sido comentados en este artículo. Tal como está planteada, la reforma supondrá un perjuicio para las familias y estudiantes con un nivel económico bajo o medio. También supondrá una desventaja para las universidades públicas frente a las privadas, pudiendo poner en riesgo la calidad mínima exigible a toda carrera universitaria. Para evitar estos inconvenientes el Gobierno debería aprobar, antes que tarde, dos medidas principales: i) reducir el precio de los créditos de máster y aproximarlo a los de grado; y ii) homogeneizar a nivel estatal la duración de cada carrera, de forma que pueda haber grados de 3 o de 4 años, pero todos los grados de la misma carrera duren lo mismo, independientemente de la universidad donde se cursen.

El factor económico es clave. Limitar el acceso a la universidad por cuestiones económicas no solo es un perjuicio para los individuos y familias afectados, también lo es para todo el país porque nuestro futuro general depende, cada vez más, de aprovechar todas las potencialidades de todos, especialmente de los mejores. Es por ello que una mejora – en financiación y en procedimientos - en el sistema de becas universitarias sería un complemento necesario.

Todos los países serios tienen normas para velar por la debida calidad de los alimentos, los fármacos, o los servicios de transporte. Igual ocurre para garantizar un cierto nivel de calidad en todos y cada uno de los estudios universitarios. Así, en España el Estado tiene la obligación, recogida en la Constitución, de garantizar que cualquier estudio universitario cumple los cometidos que le son propios, evitando posibles fraudes a la sociedad, los estudiantes y los empleadores. Hay carreras que podrían desempeñar bien sus cometidos con 3 años de formación en vez de cuatro, pero eso debe depender de la carrera y no del sitio donde se curse. Por eso el Gobierno no debería hacer dejación de sus responsabilidades y debería homogeneizar a nivel estatal la duración de cada carrera, consultando a los expertos y responsables de cada ámbito.

 

Comentarios

Todos a votar la semana que

Todos a votar la semana que viene, para que conste que en nuestro país no se hace lo que el ciudadano elige.

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

Te puede interesar