Límite

Casi siempre la línea es tan delgada que solo se hace evidente cuando ya la hemos cruzado

Imagen: Límite
Objetivo CLM - Alba Expósito
Lunes, 09/03/2015 | Nacional | Portada, Cultura

Como si así fuese a castigarle, me concentré en esquivar su mirada desde el preciso instante en que el tono de su voz comenzó a vibrar demasiado en mis oídos para convertirse en un enjambre de palabras que hablaban sobre los tonos ocres de ese verano enmarcado en la sonrisa de una loca que, pudiendo haber sido yo, ni lo fui entonces ni tampoco lo soy hoy.  

Mientras su discurso iba mimetizándose paulatinamente con el sonido ambiente, clavé sin percatarme los ojos en el cigarro que me estaba fumando y que se encontraba a una sola calada de mis dedos, ajenos al hervidero de recuerdos prefabricados que aquella imagen había conseguido provocar en mi mente. La última bocanada de humo trajo consigo la incertidumbre absurda de no saber cuándo volvería a sujetar un cigarro entre los labios, dejando así que aquel soplo de oxígeno contaminado me arañase la garganta para anidar temporalmente en mis pulmones hasta encontrar la salida, dejando a su paso la caricia de ese hálito que se nutre de satisfacción y nostalgia al mismo tiempo.

Tras utilizar la suela de mi bota para terminar con la agonía del cigarro que perecía tirado en el suelo, levanté ligeramente la cabeza con ánimo de asentir en signo de aprobación, fingiendo un interés que despreciaba el sinsentido del soliloquio que él seguía pronunciando. La cita (in)esperada con su silencio me reconcilió con el lado más sincero de mi conciencia, empujándome a reconocer la tortura a la que voluntariamente me sometía cada vez que arrebataba una escena cualquiera del argumento de la cotidianidad para jugar con ella a revivir la urgencia de aquella madrugada en la que quitamos la pila al reloj, preocupados por si las horas pasaban demasiado rápido.

Que somos carne de cañón y que la chispa llevaba tanto tiempo encendida que nos sobraron las manos para prender del todo la mecha; eso ya lo sé, pero después del disparo nos quedamos sordos los dos para compartir algo más que la respiración acelerada porque, a menudo, el aliento se recupera muy pronto.

Ni tú sabías tan poco, ni yo había dado tantas vueltas, ni tú eras todo abrigo, ni yo toda frialdad, ni las ganas pueden con todo ni todo se acaba cuando se matan las ganas, porque allí donde la poesía dicta las leyes la piel coquetea con versos que no riman, superando la forma para envenenar el aire con el misterio que encierra siempre el contenido.  

Procuraremos no cruzarnos allí y si tenemos esa (mala) fortuna, aguantaremos la respiración porque nosotros no podemos escribir poesía. 

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

Te puede interesar