• A Soga y Tizón
    Imagen de asogaytizon
    Fidel Piña Sánchez
    Arquitecto

Del honrado oficio de albañil

Del honrado oficio de albañil
Fidel Piña Sánchez | Arquitecto
Sáb, 28/07/2018 | Sociedad | Ciudad Real | Ciudad Real

Supongo que ninguno de los cuatro hermanos se lo esperaba. Lo normal, acabada la obra, hubiera sido extender la mano, un fuerte apretón con el protocolado un placer, y hasta otra, que ya nos vemos si eso. Algo demasiadas veces repetido en mis últimos veinte años. Sin embargo, emocionado esta vez, les planté a cada uno de ellos un fuerte abrazo, muy sincero, de profundo agradecimiento. A lo largo de casi un año _el tiempo que había durado la construcción del edificio_ había seguido su trabajo muy de cerca. Y había aprendido de ellos; de su profesionalidad; de la búsqueda de la perfección; y del buen hacer. Para que me entiendan: eran de esos que al acabar la jornada cada tarde, mientras encendían un cigarrillo, se paraban delante del tajo y, con orgullo, dedicaban unos minutos a contemplar detenidamente el trabajo terminado. Disfrutando. En silencio. Repasando mentalmente el muro levantado; sintiendo el mortero endurecer; comprobando la profundidad de la llaga; la horizontalidad de las hiladas de ladrillo; el enorme peso de la fábrica sometida a la fuerza de la gravedad … Profesionales que amaban su trabajo. Y de verdad que sabían lo que se hacían, los tíos.

Dice mi amigo José Luis que encontrar buenos trabajadores de la construcción se ha vuelto una tarea difícil, entre tanto aficionado. Que se ha sentido demasiadas veces como Tom Hanks en Esta casa es una ruina, aquella divertida película de los 80. Se lamenta que hecha de menos aquellos tiempos en que los oficios sabían hacer su trabajo de manera profesional. Y confiesa que cuando contrata personal que realmente trabaja bien _algo que debería ser lo normal, ¿no? _ siente como si hubiese ganado a la lotería. Y creo que razón no le falta.

Por eso, después de haber conocido a estos cuatro hermanos, de haber aprendido de su oficio, después de haber escuchado sus opiniones acertadas acerca de problemas surgidos en obra, aquel sentido abrazo era mucho más que un simple gracias. Llevaba implícito el reconocimiento sincero al honrado oficio de albañil.

A Lorenzo, Julio, Antonio y Claudio. Agradecido.

Fidel Piña Sánchez. Arquitecto.

Web: arquitectofidelpiña.com

Te puede interesar

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam