• La Pluma del Oasis
    Imagen de laplumadeloasis
    David García
    Historiador y Bloguero

Todos quieren ser el negro del WhatsApp

Todos quieren ser el negro del WhatsApp
Objetivo CLM - David García Huertas
Jue, 24/01/2019 | Opinión | Región

     Ahora mismo todo lector tiene en mente la imagen mencionada. Tan popular, tan enviada y reenviada a través de la aplicación mencionada. Hay una parte de la imagen que es la que llama la atención y la que ha provocado la popularidad de la foto.

      Cuando veo los informativos, las tertulias, cuando escucho la radio y leo los diferentes artículos de opinión sobre la actualidad política mi estado de ánimo mengua bastante.

       El punto principal actual es la unión de Iñigo Errejón con Manuela Carmena. Una alcaldesa que ha provocado que la oposición que en un principio criticaba su actitud activa en contra de la contaminación acabe  por aceptarla. Una alcaldesa que a pesar de los agoreros los datos le han dado la razón en cuanto al número de ventas en Madrid. Si la oposición decía que sus políticas urbanísticas en el centro provocarían la caída de las ventas, ha sido el propio mercado el que le ha dado la razón. En definitiva un alcaldesa que se presentó en un momento cuando Podemos no quería concurrir con sus siglas a los Ayuntamientos, según lo que se indica por falta de logística, sin embargo ahora pretendían adueñarse del buen trabajo de algunos de los alcaldes y alcaldesas del cambio. Esta política es querer apropiarse de algo que no es merecido.

     Íñigo acertará o no, solo el tiempo y las elecciones darán o quitarán la razón, pero no es menos cierto que su valor intelectual es de un alto grado. Sin embargo poco a poco fue siendo desplazado, no era el prototipo que se buscaba, tenía personalidad, allí donde difería lo mostraba y eso parecía no gustar. Imagino que tal decisión ha sido tomada con minucioso estudio, seguro que detrás de tal decisión hay más personas, hay un proyecto continuador o renovador, lo cierto es que no le quedaba otra opción si quería apostar por aquello en lo que creía. Suena raro, pues en política se suele estar acostumbrado a un movimiento de otorgamiento con tal de permanecer en los grandes sillones.

     Escucho analistas y sólo percibo dos tesis. En primer lugar aquellos que se alegran de la escisión pues ven en ella una debilidad en la izquierda, para variar, que hará fuerte a la derecha. Por otro lado observo que muchos sólo se centran en la escisión sin ver que es algo que se venía fraguando, no sólo por lo que conocíamos, sino porque existe una serie de palmeros, como en otros partidos, que ven en las siglas un único fin. A veces son más hooligans que simpatizantes.

      En definitiva falta ese análisis que intente ser objetivo desde la distancia. Es cierto que Errejón e Iglesias lleven tiempo discrepando. Por un lado Errejón tenía un carácter más centrista, sin embargo Iglesias se apoyó en la parte más izquierdista, aunque a veces no concordaran sus actitudes con lo que decía. Es este aspecto donde empezaron a surgir las voces de discrepancias, es ahí donde los propios militantes o simpatizantes debieron de llamarle la atención a su líder en las primarias, pues predicar con el ejemplo es primordial y él no lo hizo. Pero más allá de todo eso y siendo consciente que son los cauces internos los que deben decidir, no es menos cierto que todas estas actitudes no les perjudican a ellos, sino a nosotros.

     Ambos acabarán en un despacho, bien en el Ayuntamiento, Comunidad o Congreso, la división será una debilidad que servirá para fortalecer al adversario y seremos los ciudadanos de a pie los que paguemos las consecuencias. Como siempre.

      Cuando se fundó Podemos me gustó el análisis que hicieron en una columna. Se decía que Felipe González le tenía tanta animadversión a Pablo Iglesias porque tenía síndrome de Abraham. Muchos preguntaron qué era eso. El contertulio se explicó; Felipe González se ve reflejado en Pablo Iglesias y su objetivo es acabar con él políticamente. Muchos lo vieron exagerado, sin embargo desde una perspectiva neutral se puede apreciar que no iba tan mal encaminado, pues apenas han sido cuatro años en política y su vida ha cambiado totalmente.

        Pero en definitiva todo esto es lo de menos, al final los ciudadanos que día a día tienen que ganarse el pan quieren ver que sus políticos mejoran sus vidas. Quieren ver que no les toman una y otra vez por idiotas y sobre todo quieren ver que cualquier sillón no sea motivo de disputa y de escisiones, pues si no remamos todos a la par siempre se perderá.

       En política no se juega a ver quién la tiene más larga, ni tan siquiera a ver quién es más fuerte, en política se trabaja y si no se va con esa mentalidad quizás lo nuevo no sea tan nuevo ni lo viejo tan viejo.

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

Te puede interesar