• La Pluma del Oasis
    Imagen de laplumadeloasis
    David García
    Historiador y Bloguero

Nunca seremos europeos

David García Huertas
Jueves, 06/06/2019 | Opinión | Región
Nunca seremos europeos

      Ya de entrada muchos pensarán que incurro en una mentira. Es posible. Geográfica y políticamente somos europeos, es cierto, pero no es menos cierto que para serlo en su plenitud hace falta más que pertenecer geográfica y políticamente, es necesario que la mentalidad sea también europea, cuando se aúnen estos tres aspectos seremos europeos en su plenitud, pero como bien digo nunca lo seremos, al menos todo parece apuntar a ello.

     Son varios aspectos que nos alejan de nuestros vecinos. La picaresca es uno de ellos, no hay nada más que salir de España para poder comparar lo que digo. En segundo lugar en lo relacionado con el medio ambiente y el progreso. Mientras España todavía no encuentra la salida, o mejor dicho la entrada, a la instalación de energías verdes, así como su fomento, son nuestros vecinos europeos los que apuestan por ello, a pesar de que nuestra nación parte con ventaja en lo relacionado con el sol. El problema es el de siempre, los lazos empresariales que aseguran jubilaciones muy onerosas a cambio de que todos paguemos algo más en lo relacionado con la luz, el gasoil o el agua. El reciclaje es algo que queda a la buena voluntad del ciudadano, un ciudadano que siempre opta por la comodidad y si a eso le sumamos que la llegada de contenedores de reciclaje no es excesiva pues pasa lo que pasa. Quizás debiese contratarse los litros de basura que se gastan y que de pasarse sea cara la multa. Esta política es llevada en países como en Alemania, los ciudadanos contratan menos litros de basura orgánica para pagar menos y como el reciclaje es gratuito pues el resultado es un mayor porcentaje de reciclaje, pero parece ser que no somos capaces de ver el bosque detrás del árbol.

        Sin embargo el punto neurálgico que nos separa de nuestros vecinos es la pasividad ante las injusticias. Los alemanes fueron capaces de condenar y de prohibir el nazismo, no lo eliminaron de su historia, como debe ser, sino que juzgaron y condenaron aquello que perjudicó el honor de una nación, Islandia dejó caer los bancos que especularon y los culpables fueron condenados. España es harina de otro costal.

      En este país rescatamos los bancos y encima no sólo no devuelven aquello que nos han robado a cada uno de nosotros, sino que aquellas personas que por desgracia no tienen una vivienda digna, a la que tienen derecho constitucionalmente, no pueden optar a un alquiler social en aquellas viviendas que están abandonadas y que pertenecen a los bancos. Como dice un amigo mío, no sé qué tiene  que pasar para que los españoles abran los ojos.

      Ayer fue el supremo quien no sólo rechazó la exhumación del dictador, genocida y traidor Franco, sino que le añadió años de jefatura de Estado y  blanqueó su figura. Franco juró por su honor defender la República, juramento que incumplió y por lo tanto lideró el ejército nacional una persona sin honor.  No sólo le bastó con ser culpable de la muerte de la mitad de los españoles en una guerra que el propició, sino que una vez llegado al poder se dedicó a perseguir a todo sospechoso de no ser de su tendencia, fuese verdad o un bulo malintencionado.  Actitud que se contrapone a la mentalidad cristiana de la caridad y perdón, seguro que a pesar de ser un régimen nacional-católico  la eternidad le debe de estar siendo calurosa. Llegó matando y murió matando y aun así hoy en día hay quien le defiende, quien le resta importancia e incluso hay quien lo defiende.

       Partiendo de la base de que su exhumación no es lo principal hoy en día, que el trabajo, la economía, la sanidad y la educación es algo de mayor relevancia, no es menos  cierto que en el apartado de cosas necesarias que un país debe ir haciendo esta es una de ellas.  Ningún dictador asesino tiene derecho a estar enterrado en un monumento como el Valle de los Caídos, hecho por los represaliados y mantenido por todos los ciudadanos españoles. Como español me avergüenza que tengamos un monumento para mayor gloria de un asesino  y que todavía haya miles de familias intentando dar una digna sepultura y un digno descanso a sus padres, abuelos o hermanos. Sé que el bando republicano también asesinaba en la Guerra Civil, sé que también cometieron atrocidades, pero recuerden el origen, un 18 de julio Franco y parte del capital se alzaron ante un régimen imperfecto, pero democrático.

        Nunca seremos europeos mientras no concibamos que un dictador no debe estar enterrado como un faraón, ni mientras el Estado no destine una parte, aunque sea ínfima, del presupuesto a rescatar a los desaparecidos y sus familiares puedan darle el merecido descanso. Es verdad la exhumación no es la solución a los problemas que hoy nos afectan, pero al menos la mentalidad española y la dignidad de esta nación empezará a salvarse.

      Nos da miedo la libertad porque ella supone una responsabilidad, pero para estar vivo hay que tener un poco de miedo y una gran parte de responsabilidad. Mientras la nación no sea liberada del pasado nunca tendrá el honor y el respeto que se merece ni en el presente ni en el futuro por más décadas, siglos o milenios que pasen.

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

Te puede interesar