• Ser, hacer, pensar
    Imagen de Serhacerpensar
    Catalina Fuster
    Psicóloga y Coach

Las emociones en los equipos

Catalina Fuster | Psicóloga y Coach | Objetivo CLM Noticias
Lunes, 30/10/2017 | Región, Ciudad Real | Portada, Sociedad, Economía

Ya puede tratarse de una empresa pequeña, una multinacional, una entidad con delegaciones o cualquier otro ejemplo que se nos ocurra. En los equipos de trabajo entran en juego las emociones y estas derivan en relaciones entre sus miembros y en formas de comunicación y en mensajes que pueden ser explícitos y otros que se mantienen implícitos a lo largo del tiempo.

Muchas veces, los equipos tienen una jerarquía, un organigrama con reparto de funciones y tareas que van a ser determinantes en la relación que mantengan los integrantes de dichos equipos.

No descubrimos nada nuevo si recordamos que las personas somos un todo, seres humanos con una vida en la que caben problemas, euforias, ilusiones y deseos que caracterizan y determinan los diferentes momentos de nuestra existencia. Se trata de algo así como “vasos comunicantes” que tienden a encontrar un equilibrio y un bienestar. Además de las emociones individuales y personales, los equipos, las organizaciones, también tienen emociones colectivas que se mantienen en el tiempo y que son las que permiten construir tres aspectos fundamentales para generar eficacia en los equipos:

  • Confianza entre los miembros.
  • Sentido de identidad, de pertenencia al equipo.
  • Efectividad del equipo.

Estos aspectos son fundamentales para darle sentido a esa afirmación de que el todo es mucho más que la suma de las partes. Un equipo, a través de las emociones que genera y que acaban traducidas en resultados, influye en los resultados globales de cualquier compañía.

No cabe duda que atender y entrenar las que se han conocido como habilidades blandas dentro de los equipos y las organizaciones, es una buena inversión. Tal vez se ha pensado erróneamente, que estas habilidades vienen de serie en cada persona, pero lo cierto es que es imprescindible, necesario y conveniente, ofrecer formación y cuidar que estas habilidades se desarrollen de forma adecuada. No es menor ocuparse de la felicidad y el bienestar en las personas para evitar lo que se conoce como “despido interior”, o lo que es lo mismo, personas que vienen a trabajar, pero no están ni comprometidas, ni implicadas en sus funciones y tareas; personas que por frustración, desgaste, incumplimientos de expectativas u otras razones, siguen en plantilla, pero no rinden como podrían hacerlo.

Captar qué emoción siente un equipo resulta del todo necesario si se quiere evaluar la realidad del momento y trazar un plan de acción desde esa información, que permita recuperar la felicidad y el bienestar de las personas, y así, la efectividad de sus funciones y tareas.

catalinafuster.com | Psicóloga y Coach

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

Te puede interesar