• La Pluma del Oasis
    David García
    Historiador y Bloguero

No todos son, no todos somos

Objetivo CLM - David García Huertas
Mar, 29/08/2017 | Sociedad | Nacional

Es triste siempre renunciar a una parte de ti, pero más triste es una vuelta con un nudo en la garganta. Días duros y tristes, el corazón de un país sangra y aunque se grita que no se tiene miedo, en el rincón de cada uno sabemos que todos tenemos el corazón encogido y que no es menos cierto y no nos hace menos humanos reconocer que algo de miedo si tenemos. Es normal, no existe un modo de operar fijo, ni un estereotipo de terrorista fijo, vivimos a ciegas, y ciegos y temerosos nos quieren nuestros dirigentes.  Es triste como se puede llegar a manipular un atentado de tal calibre para sacar el mayor rédito político posible. Una vergüenza que no importen las vidas humanas, sino que importen más los votos.

Es triste pero tampoco me sorprende en demasía, normalmente estoy acostumbrado a ver personas sin personalidad, pero no creía que llegaría a este nivel el esperpento. En nuestro día a día de sobra se sabe que no vamos a gustar a todo el mundo, no todos van a votar al mismo partido, pero tanto a nivel personal como a nivel político se debe marcar una personalidad, un sello propio. Podrá ser mejor o peor, pero sin duda alguna será único. La vida nos puede ofrecer mil oportunidades y nos puede demostrar que nos equivocamos mil y una veces, sufriremos mil decepciones, pero siempre valdrá la pena si nuestra esencia sigue ahí, ¿dónde? En nuestro interior.

Es triste ver como un acto terrorista se ha convertido en un arma política, y lo cierto es que podemos entrar en el debate de quien vende armas o quien compra petróleo, podríamos debatir mil matices, pero han sido determinados sectores políticos los que han excitado mi interior.

En un acontecimiento como este enseguida han sido los de sesera cerrada los que han salido a la calle con símbolos pre-constitucionales añorando la mano dura de un dictador, quien los habría mandado al paredón por su actitud social, pero ellos siguen a lo suyo. Con la teoría de que toda persona que profesa el Islam es un terrorista y que deben de ser expulsados del país. Que vamos hacer, no se le puede pedir peras al olmo. 

 Por otro lado y en contra posición se encuentran los populistas, aquellos que ahora se suman al carro de luchar contra una islamofobia. Quizás las peores porque los primeros sabemos todos hasta donde pueden llegar, pero la utilización del populismo para arañar unos cuantos votos me parece deleznable. ¿Por qué digo eso? Lo digo porque son ese tipo de personas que siguen viendo a todo católico como un corruptor de menores, ven en cada uno de nosotros (los católicos) un Torquemada o un Rouco Varela, siempre la misma canción, que ser católico es ser franquista, que las iglesias deben arder, así un largo etcétera que últimamente ha llevado a muchos católicos a reprimir su fe y practicarla en silencio, algo que en un país democrático no se puede permitir.

Un tercer grupo, minoritario, pero existente son los que menos suelen hablar, pero suelen ser los que más personalidad tienen, me incluyo en dicho grupo, porque por suerte o por desgracia he podido compartir momentos de mi vida con personas que profesan el Islam y sin duda alguna tienen un corazón enorme y sé que estos atentados al igual que todos los demás les producen asco, por eso estoy totalmente en contra de atacar a una religión por unos descerebrados. Pero lo cierto es que no todos los que profesamos la religión católica somos inquisidores, no somos cruzados, ni tan siquiera somos Nacional-Católicos y por supuesto existe un una comunidad que no puede verse señalada como corruptores de menores por unos cuantos viejos obscenos que no representan ni el mensaje de la Iglesia, ni a la gran mayoría de los católicos.

 Es ahora, y si este humilde artículo llega a manos de político decente y / o populista, se siente y recapacite, que al igual que no todos son terroristas, no todos somos culpables de determinados delitos. Sólo un poco de respeto, tengan personalidad y no mancillen el honor de una religión así sin más, los actos individuales no deben afectar a la comunidad, la comunidad católica es algo superior a los Sacerdotes, a los obispos e incluso al propio Papa.  Quizás la personalidad no te dé más votos, o quizás sí porque te verán como una gran opción.

      No todos son, no todos somos.

Ayúdanos a difundir este artículo

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .