Castilla-La Mancha: El viaje cercano

>> Publireportaje

Castilla-La Mancha: El viaje cercano
Imágenes: Turismo Castilla-La Mancha / David Blázquez
Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano Castilla-La Mancha: El viaje cercano
Objetivo CLM
Jueves, 16/07/2020 | Región | Portada, Sociedad, Cultura, Opinión, Economía, Turismo

“El camino es la vida”, lo dice Jack Kerouac en su imprescindible El camino, y también es historia, descubrimiento y aventura. El viajero podrá comprobarlo en Castilla-La Mancha, una región que ofrece un vasto, rico y variado patrimonio histórico y artístico que convierte estas tierras en un destino imprescindible, desconocido, cercano y único.

Es Castilla-La Mancha centro neurálgico de la historia de España. Los pueblos prehistóricos, los romanos, visigodos, musulmanes, el esplendor cristiano y el imperio que dominó el mundo conocido durante siglos han convertido a sus pueblos y ciudades en un destino inolvidable con una envidiable riqueza.

Una parte de esa riqueza es conocida de forma universal. Es el caso de las ciudades de Toledo y Cuenca, dos destinos que no deben faltar en todo viajero que se precie. Poco se puede decir de la capital regional que no se haya dicho y escrito: estamos ante una de las ciudades más bellas del mundo, un portentoso casco histórico que encierra más de 2.000 años de historia y una riqueza artística incomparable. Por su parte, Cuenca, asomada a las hoces del Júcar y el Huécar, colgada desde la pared que la sustenta, invita desde su percha a transitarla con calma, degustarla y llevársela prendida.

Ambas son Patrimonio de la Humanidad, como lo son también el Parque Minero de Almadén y las pinturas rupestres del Arco Mediterráneo. El primero ofrece un excitante viaje a los secretos mejor guardados de las minas más antiguas del mundo, que comenzaron a ser explotadas por los romanos. Por su parte, las pinturas rupestres del Arco Mediterráneo se suceden por espectaculares cuevas y abrigos en las serranías de las provincias de Cuenca, Albacete y Guadalajara. Las más recientes en unirse a este selecto grupo Patrimonio de la Humanidad han sido las cerámicas de Talavera de la Reina y Puente del Arzobispo -una tradición asentada desde hace seis siglos y que mantiene activos todavía hoy más de 40 talleres en las dos localidades toledanas-; y las tamboradas de Tobarra, Hellín y Agramón que configuran un ambiente sonoro, festivo, fascinante y cargado de emoción.

Junto a estos destinos imprescindibles, el viajero puede y debe buscar los pueblos y ciudades con encanto que salpican toda la geografía castellano-manchega. Desde las sierras más agrestes hasta las planicies manchegas, el listado es espectacular, amplio y variado. A modo de ejemplo y teniendo que dejar fuera por cuestión de espacio numerosos lugares de gran interés, podemos nombrar pueblos como Alcaraz, Letur, Riópar o Alcalá del Júcar en la provincia de Albacete; Sigüenza -que opta a estar pronto en el selecto grupo de ciudades Patrimonio de la Humanidad­-, Atienza, Hita, Brihuega, Mondéjar, Pastrana, o los pueblos de la Arquitectura Negra en  la provincia de Guadalajara;  Alarcón, Uclés, Belmonte o San Clemente en Cuenca; Villanueva de los Infantes, Almagro o Campo de Criptana en la provincia de Ciudad Real; y Consuegra, Oropesa, Tembleque, u Ocaña en la de Toledo. Debemos también reservar tiempo para visitar Albacete, Guadalajara y Ciudad Real, dinámicas capitales provinciales, y las vibrantes ciudades de Talavera de la Reina y Puertollano.

Además, hay en la región rincones dispersos, aislados, con esa magia especial de lo desconocido, que nunca defraudan, y que encierran una delicada riqueza patrimonial. Algunos ejemplos de ello son la iglesia de San Juan Bautista en Alarcón (Cuenca) con sus espectaculares pinturas murales que le han valido el reconocimiento de la UNESCO; la iglesia de Santa María de Melque en San Martín de Montalbán (Toledo), un auténtico tesoro de origen visigodo; la ermita de Santa Coloma en Albendiego (Guadalajara), con su sobrio estilo románico; la ermita de Nuestra Señora de Belén en Liétor (Albacete) y sus exquisitas pinturas del siglo XVIII; o el monumental Monasterio de Uclés (Cuenca).

Todos estos destinos y tantos otros que merece la pena descubrir, son auténticos viajes en el tiempo que se convierten en pequeñas aventuras históricas en el caso de los castillos y fortalezas que se levantan en sobrecogedores parajes por todos los rincones de Castilla-La Mancha. Y si de patrimonio hablamos no podemos olvidarnos de las historias fabulosas y sorprendentes que nos transmiten las seculares piedras de los parques arqueológicos de la región: Segóbriga, una de las ciudades mejor conservadas de lo que fue la Hispania romana; Carranque, con una fabulosa colección de mosaicos romanos; Alarcos-Calatrava, entre cuyos muros todavía resuenen los ecos de la Reconquista; y Recópolis, un tesoro de la cultura visigoda.

Mención aparte merece el viaje por la Ruta del Quijote. Las aventuras narradas por Miguel de Cervantes en su obra son conocidas en todo el mundo y con ellas la comarca de La Mancha ha alcanzado fama universal. Blancos molinos, llanuras de horizontes infinitos, antiguas ventas, pueblos encalados, viñedos sin fin y singulares humedales ofrecen al viajero un variado y rico abanico de posibilidades para hacer del camino una experiencia inolvidable. La riqueza patrimonial y natural de esta ruta se descubre a cada paso en el alcaná de Toledo; en las planicies y cielos azules recortados por los molinos de Consuegra, Mota del Cuervo o Campo de Criptana; en los blancos muros de El Toboso, tierra de Dulcinea; en la Cueva de Montesinos de Ossa de Montiel; en las bellas Lagunas de Ruidera; en las ventas, como la de Puerto Lápice; en los Campos de Calatrava y Montiel; en las tierras próximas a Sierra Morena... Lo mejor para conocer a fondo estos rincones es guardar en el equipaje un ejemplar de la novela. Será la mejor guía para disfrutar de este recorrido literario-turístico por Castilla-La Mancha.

Y tras la ruta, sea cual sea el destino elegido, al viajero le espera la sorprendente gastronomía castellanomanchega, sus excelentes vinos, y una oferta hostelera cercana, variada, y de calidad.

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

Te puede interesar

Suscríbete a Objetivo CLM

Prepara tu negocio frente al COVID-19

Todo sobre el Comercio Exterior

■ Nuestras Guías

  • Apadrina un huerto Área de ocio y recreo
  • CIBUM Consultores | Asesoría Juridica - Económica para Hostelería
  • Alquiler y venta de vehiculos de Ocasión y Eléctricos
  • La Soga | Bar de tapas y restaurante
  • El Rincón de Juana - Alojamiento Rural
  • Abogados Bancarios Tu servicio legal online de confianza
Anunciate con nosotros

■ Participa

Cartas al Director
Objetivo Piña Colada
Objetivo Vida Saludable
Todo sobre el Comercio Exterior
Derecho para el Ciudadano

Sabor a Pan