• La Pluma del Oasis
    Imagen de laplumadeloasis
    David García
    Historiador y Bloguero

Y el gallo cantó

Y el gallo cantó
Objetivo CLM
Vie, 27/09/2019 | Opinión | Ciudad Real

     España vive un momento diferente. La política ha saltado por los aires. La manera de hacer política ha cambiado respecto hace ocho años. Lo que se veía como una solución a veces parece ser un problema añadido. Sin embargo la realidad es que en la variedad política reside el verdadero Estado democrático. 

      No es la primera vez que las elecciones se repiten, el fantasma de la abstención vuelve a volar sobre ellas. Para muchos un mero trámite, para otros una condena y para el resto un derecho que costó vidas humanas y por el que no estamos dispuestos a desistir.

      Hablan del precio de la democracia, todo lo reducimos al dinero, sin embargo hay algo más allá. Socialmente tenemos una libertad que ya hubiesen querido tener tiempo atrás, sin embargo como todo aquello que es entregado  no se valora. Pero en realidad una democracia no es más cara que una dictadura. El pastel es el mismo, pero en una democracia cualquier ciudadano puede acceder a él. No importa la religión, el género, la orientación sexual, si eres rural o urbanita… Sin embargo en dictadura el pastel siempre era para los mismos, los estamentos privilegiados y adinerados. Es por todo eso por lo que no sólo existe una crisis política, sino también social. Lo peor de todo es que las clases que fueron humilladas en la dictadura ahora apoyan a aquellos que humillaban a sus padres y abuelos.

      Una sociedad que es inmune a que un genocida esté en un monumento megalómano, mientras somos el segundo país con más desaparecidos tras Camboya. Un país que sigue  pensando que con Franco no se robaba, algo que se viene haciendo desde el Duque de Lerma con su pelotazo urbanístico por el cambio de capital del Reino. De Madrid a Valladolid y luego vuelta a Madrid. Con información privilegiada las arcas llenó. Al igual que en la dictadura. No sólo se robaba, sino que no temblaba el pulso en expropiar para contentar al caudillo y su cámara de fieles. La única diferencia es que al pastel ahora llegan de todas las clases sociales, eso molesta a los que estaban acostumbrados a ser únicos.

      Con la política y la sociedad en ebullición aparece Íñigo Errejón como líder supremo de una izquierda más roja que el PSOE, pero moderada. Sinceramente creo que el propio Errejón sólo prepara el salto al PSOE. Sin programa y sin unas líneas maestras fijas de su partido todo parece indicar que será el botijero que dividirá el voto en beneficio del bipartidismo.  Pero más allá de mi percepción, acertada o errónea, el tiempo lo dirá, lo más triste es que el programa para “Más País” debe ser lo de menos. Lo digo porque el propio Errejón se comprometió a mejorar la vida de los madrileños. Lleva escasos meses y ya se olvida de las promesas, se olvida de los madrileños. ¿Eso es lo que queremos para la política nacional? Si hubiesen pasado años sería comprensible, pero que en meses seamos capaces de abandonar un proyecto por la mera ambición personal resulta cuanto menos sospechosa en un político.

       Los políticos se han alejado de la sociedad. La sociedad se ha alejado de la política. El caos se ha adueñado de un mundo donde la información se recibe al instante. Sólo se necesita ser crítico e independiente para poder crear un criterio personal, movible en el espectro político, pero serio. ¿Seremos capaces?

      La izquierda deberá limar asperezas. No consiste en quien es más de izquierdas. Consiste en asegurar la educación pública para que todos podamos recibir una educación de calidad. Consiste en tener un sistema sanitario público de calidad para que todos tengamos acceso a él. Consiste en proteger a la clase obrera y se deberá derogar las últimas reformas laborales. No consiste en enfundarse una bandera y decir el grado de españolismo, consiste en devolver la soberanía a los españoles y quitársela a Bruselas. Esto señores es un Gobierno progresista.

    Sé que Iglesias ha negado el Gobierno progresista, aunque no sea el único culpable. Pedro negó tres veces a Jesús y tiene las llaves del cielo. Aunque la aparición de Errejón meneará el panorama político, Sánchez deberá entender que sobre Iglesias deberá crear la piedra que expanda el Gobierno presidido por él. Porque Podemos será una piedra angular en la izquierda, otra cosa es que se mire a la derecha naranja.

      El gallo ya ha cantado, ahora que hablen las urnas. 

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

Te puede interesar