• La Pluma del Oasis
    Imagen de laplumadeloasis
    David García
    Historiador y Bloguero

Violencia de género y maltrato infantil: Problema político y ciudadano

     Cierta es la afirmación que dice: "Todos los días se aprende algo nuevo". Algo evidente, pero lo que nos cuesta más es la comprensión de la actualidad social cambiante a diario

Imagen: Violencia de género y maltrato infantil: Problema político y ciudadano
Objetivo CLM - David García Huertas
Lunes, 07/09/2015 | Nacional | Portada, Opinión

Cierta es la afirmación que dice: "Todos los días se aprende algo nuevo". Algo evidente, pero lo que nos cuesta más es la comprensión de la actualidad social cambiante a diario. Nos cuesta entender palabras como  sumisión. Nos encontramos con lo que es meramente y llanamente políticamente correcto. Nos atormenta expresar claramente nuestras ideas, posturas políticas, nuestros actos de fe, por la mera idea del "qué dirán", nos da miedo decir algo que suene como una bomba de relojería, que duela a esos oídos refinados de los grandes oradores de palacio que se llenan la boca de hipótesis de la supuesta defensa del ciudadano pero que carecen de proyecto claro.
     El debate profundo no es llenarse la boca de teorías bonitas sobre la violencia de género que tan de moda está entre los políticos en la actualidad. Este es un debate superficial. El verdadero debate debe ser el proyecto para evitar dicha violencia. No vale con un proceso largo, costoso y en gran medida peligroso para quien es maltratada/o. Por supuesto que no debe ser un todo vale. Pero la creación de un proyecto en el que nadie se sienta desamparado, donde el miedo y la sumisión ante un maltratador dejen paso a la valentía y la creencia en una justicia eficaz capaz de afrontar las demandas y los peligros que rodean dicha situación y por supuesto el trato implacable y de mano dura  contra quien atormenta la integridad física y psíquica de una persona (de sexo opuesto o a niños).
     Hasta este punto muchos afirmarán que es una defensa de lo que hoy en día ya existe y en cierta medida es cierto, pero está claro a día de hoy que esto no es suficiente para combatirlo. Al proyecto de lucha contra la violencia de género se le ha de sumar un proyecto educativo, no sólo a los niños que lo han vivido en sus hogares sino a todos los niveles educativos obligatorios, recordemos que la educación a parte de proveer grandes matemáticos, filósofos, filólogos, historiadores... debe crear verdaderos ciudadanos. Ciudadanos con mayúsculas, donde no seamos insensibles ante un acto de violencia de género o de maltrato infantil.
     Parecerá una opinión más, pura demagogia, un sueño o utopía, pero cierto vídeo por Internet me abrió los ojos ante dicha situación y la necesidad de ésta idea o proyecto. El vídeo  era la simulación de un episodio de violencia de género, de las numerosas personas que fueron presenciándolo sólo una se atrevió a amenazar al chico con denunciarlo, y se justificaron (contaron la verdad) que era una simulación. Fue algo que refleja la necesidad de conciencia que debemos tener de que la violencia de género nos afecta a todos y que debemos ser implacables en ello para erradicarla y ser claro admitiendo tolerancia cero ante dicha actitud. La educación debe ayudarnos, es el pilar más importante, para hacer ver a los que sufren maltratos que no deben temer y enseñarles a los jóvenes que no es el método para conseguir sus fines y sobre todo a aquellos que lo sufren en sus hogares, educarles para que no caigan en los designios y actitudes que han visto y sufrido en sus hogares. Esta toma de conciencia más una justicia dura contra los maltratadores hará el mundo un lugar donde la igualdad   y la convivencia estará más cerca de alcanzarse.
     Claro está que esto se debe llevar a cabo por las instituciones y cargos que tienen poder judicial, aquellos que legislan y claro está que deben dar ejemplos de que en una sociedad civilizada del siglo XXI no  hay lugar para este tipo de acciones. Si sólo se llenan la boca y no legislan y actúan correctamente, ellos serán cómplices de esas acciones y culpables ante los ojos de una sociedad que debe ser consciente de dicho cáncer de la sociedad.
     Esto no es una postura feminista ni mucho menos machista, ni una de derechas ni una postura de izquierdas, no es una defensa católica ni por supuesto una defensa atea, es simple y llanamente CONCIENCIA HUMANA.

 

 

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

Te puede interesar