• La Pluma del Oasis
    Imagen de laplumadeloasis
    David García
    Historiador y Bloguero

Ser y/o parecer

Es en esta columna semanal donde suelo expresar todo aquello que pienso de una manera más  o menos sutil

Imagen: Ser y/o parecer
Objetivo CLM - David García Huertas
Lunes, 27/07/2015 | Nacional | Portada, Opinión

Es en esta columna semanal donde suelo expresar todo aquello que pienso de una manera más  o menos sutil. Siempre intento poner en relación la situación social con la situación política para que todo aquel lector que lo lea pueda sacar sus propias conclusiones, como siempre he intentado dejar claro, lo importante no es sólo lo que yo escribo sino aquello que dejo en el limbo entre cada línea del texto y que son conclusiones que se alcanzan con el razonamiento y el pensamiento individual. Es un espacio libre para que todo el mundo opine, siempre desde la educación y desde una óptica razonada.

       La semana pasada escribía sobre los estereotipos que existen en la sociedad y que nos marcan el devenir de nuestras opiniones sobre los demás. Esta semana el título Ser y/o parecer es algo parecido pero totalmente diferente.

     Cuando cursaba la carrera de historia había un profesor que nos decía que para ser noble no sólo bastaba con serlo sino que había que parecerlo. Las conclusiones que sacaba a título personal es que aquella persona que pudiera aparentar ser noble por medio de los símbolos adecuados como era tener caballo, escudo del apellido…, podría ser considerado como noble no siéndolo.

      Actualmente pasa algo similar en las personas y en el conjunto de la sociedad en sí, nos gusta parecer algo y ser otra cosa. No es bueno generalizar habrá personas que sean de determinada forma y encima lo parezcan. Yo no voy a describirme los que me conocen saben lo que soy y lo que parezco en realidad me da más o menos igual. No soy yo quien debe juzgarme, me deben juzgar aquellas personas que tratan conmigo.

      En política pasa igual, no son los partidos políticos los que deben describirse, ¿Qué se van a decir ellos de sí mismo? Pero aunque no deban hacerlo, salen en los medios de comunicación, todos se autoproclaman líderes de la transparencia, se autodenominan los auténticos demócratas. En realidad todo eso nos debe dar igual a los ciudadanos normales, que van a decir ellos, que la justicia es igual para todos, que todos tenemos los mismos derechos y un sinfín de buenas palabras de lo que es este país políticamente hablando que a veces incluso pienso que vivo en el paraíso.

       El problema es que es posible que sea cierto todo eso que nos dicen, pero la realidad es que parece lo contrario. Si la justicia es igual para todos saltan a la palestra preguntas importantes ¿Por qué Rato esta veraneando en un yate,  habiendo organizado la que ha organizado? Muchos apelaran a la espera de que se haga justicia y que todo tiene su proceso y entonces sale otra pregunta ¿Por qué aquella mujer que se encontró una tarjeta de crédito y compró pañales y productos de primera necesidad para su hijo si fue directa al calabozo? Muchos me dirán ahora mismo populista, yo les diré que el problema está en que la justicia es posible que sea igual para todos, pero parece que es un cortijo para perjudicar a los ciudadanos de a pie mientras que otros se la pasan por las partes nobles. Mucha de la culpa la tenemos los ciudadanos por limitarnos a criticar desde casa, he visto como se criticaba que Gordillo estuviera en la calle por robar en el Mercadona y he visto como portadas de periódicos de tirada nacional inundaban la prensa diaria con imágenes de Sánchez Gordillo con los carritos, el busto Juan Carlos I en la caja… Todo eso costó una persecución judicial frente a Sánchez Gordillo, pero es que la sensación de impunidad que parece existir en España a favor de los golfos de las tarjetas negras, de la estafa de las preferentes, el caso Rato, los Pujol hacen parecer a la justicia un coche de alquiler al servicio del que paga.

        Parece que la sociedad empieza a despertar en la municipales las mareas tuvieron un gran resultado, pero no es menos cierto que deben ser sensatas y no actuar a la ligera. En algunos momentos se me recuerda a la situación de la segunda república, unos carcas que respaldados por el poder mediático se centran en criticar si se ha quitado el busto del rey emérito, que si no se asiste a las misas… Carcas propicios a ser torpes, pues se enfundan en  la constitución y en la defensa de ella. Carcas que una vez más dan el cuadro, no se puede ser el adalid y el ultra-defensor de una Constitución que ellos no apoyaron en  1978, como siempre son el reflejo de ese amigo envidioso que te  critica pero que luego va haciendo lo que tú.

        Llegan elecciones generales como es de esperar mensajes bonitos para los ciudadanos de todo lo que se es, pero no sólo se debe ser sino que se debe parecer, no se puede ir con la bandera de la democracia y la honorabilidad y ser el ideólogo de un intento de pucherazo y estar acusado por un juez de financiarse en B. Como decía no sólo se debe ser sino que se debe parecer, que las urnas decidan y la conciencia ciudadana debe darse cuenta de lo que es necesario para esta situación de bandidaje y expolio de la economía española por un sector reducido e imbuido en el poder.

 

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

Te puede interesar