• La Pluma del Oasis
    Imagen de laplumadeloasis
    David García
    Historiador y Bloguero

De toda la vida

Infatigables son las conversaciones entre dos o más personas y una o más de ellas se enroca en un argumento tan insignificante como el de decir “esto es que es así de toda la vida”

Imagen: De toda la vida
Objetivo CLM - David García Huertas
Lunes, 17/08/2015 | Nacional | Portada, Opinión

      Infatigables son las conversaciones entre dos o más personas y una o más de ellas se enroca en un argumento tan insignificante como el de decir “esto es que es así de toda la vida”.  Muchos pensamos que es lo que quiere decir eso. De toda la vida del que habla, de toda la vida del pueblo o de que vida estamos hablando. No es que esté en contra de las tradiciones locales o nacionales, es más muchas de ellas me gustan y a nivel local me suelen entusiasmar todas, pero eso no me exime de hacer autocrítica sobre todo cuando nos referimos a la defensa de algo con el argumento expuesto. Ya me estoy imaginando en Mesopotamia cuando se inventara la escritura que empezaran a discutir si es buena o mala la escritura y el partidario de  “no a la escritura” dijera algo como “para que queremos la escritura, si toda la vida hemos estado sin ella y no nos ha ido tan mal”. Y así con el que inventó la rueda, la bombilla, la imprenta y un largo etcétera.

      Claro muchos llegados este momento dirán que no es lo mismo comparar las tradiciones con inventos. La verdad que llevan toda la razón. Pero ahora piensen cuando el mundo era creyente de religiones politeístas, cuando empezarán a expandirse las monoteístas, ¿Cuál sería la defensa en contra de las religiones monoteístas? “Toda la vida hemos creído en varios dioses, porque vamos a creer ahora sólo en uno”. No es que yo tenga algo personal con esta forma de defender pero creo que el “toda la vida” lo único que hace es frenar la evolución y el progreso de una sociedad.

     El título de este artículo y el desarrollo inicial es porque el otro día escuche discutir a dos personas sobre toros si y toros no. Muchos eran los argumentos que se cruzaban, unos buenos y otros menos buenos, el final era obvio, el que estaba a favor de las corridas de toros dijo “da igual eso ha sido así de toda la vida de Dios y no se va a cambiar ahora” y se quedo tan ancho. Entonces intervine yo y pregunte ¿De toda la vida de Dios de que Dios? Me contestó muy serio del único verdadero del cristiano. Con lo que volví a responder pues como antes del Dios cristiano no había corridas se pueden suprimir puesto que existía vida antes de que se estableciera el Dios cristiano en la creencia. Empezó a vocear y yo no quise entrar en discusiones, total en el fondo yo he ido y voy a corridas de toros.

     Muchos diréis pues mira que criticar la defensa de las tradiciones y luego ejecutarlas es incoherente. Pero es que no es que critique las tradiciones, critico la mala defensa de las tradiciones.  No estoy de acuerdo como se finaliza una lidia debo reconocerlo, no me gusta que se claven las banderillas ni el picador les haga a los toros esos agujeros y más sabiendo que en otros países se ha probado hacer la lidia sin muerte y se puede desarrollar igual. Pero debo también de reconocer que me encanta ver como desfilan los toreros desde el patio de cuadrillas a la presidencia con sus hermosos trajes, esa música de ambiente, ese movimiento de capa y muleta. Vamos que con sentimientos encontrados me encuentro en una difícil situación para posicionarme entre Toros si o Toros no.

      Pero en este mundo del toro si hay algo que estoy totalmente en contra. Y es que mientras se observan como ciertas figuras del toreo acumulan una gran fortuna y muestran de una manera exultante su banalidad con autocares con su figura recorriendo la geografía todavía nos siguen dando lecciones de moral. Muchos dirán que ganan tanto porque se juegan la vida. No perdona, ellos escogieron esa profesión y saben que peligros acarrea. Encima esas figuras escogen sus toros y  ganaderías y a excepción de Madrid y pocas plazas más los toros a veces dejan mucho que desear por tamaño y cornamenta. Los que de verdad se juegan la vida son esos albañiles, camioneros, encofradores, soldadores, navajeros… que no pudieron elegir el trabajo que querían y tuvieron que aceptar el que vino y no saben de dónde viene el peligro, esos son los héroes. No se puede ir dando lecciones de moral y a la vez ir dando gestos de banalidad, superioridad, arrogancia y creerse por encima de los mortales por muy de Sevilla que seas y luego hacer que mientras existan más de dos millones y medios de niños pasando hambre en España el Estado destina más de cien millones a la tauromaquia y luego ves sujetos como el descrito. Por supuesto que no estoy en contra de su prohibición yo creo que prohibir no es la solución de nada, simplemente que el mundo del toro se autofinancie,  así el que quiera ir a los toros paga su entrada disfruta y no tiene nadie que pedirle explicaciones ni al espectador ni al mundo del toro.

       Pero claro quizás eso ya no guste a las altas instancias del mundo del toro, así pueden seguir unos pocos ganando mucho y otros teniendo que pagar para poder torear. Y solo recordar que las plazas cada vez se llenan menos, quizás la subida de precios por la subida de salarios y gestos de banalidad está llevando a muchos a empezar a desengañarnos.

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

Te puede interesar