• La Pluma del Oasis
    Imagen de laplumadeloasis
    David García
    Historiador y Bloguero

La España de los titulares

La España de los titulares
David García Huertas
Jueves, 01/10/2020 | Ciudad Real | Ciudad Real | Portada, Sociedad, Opinión

      Suele decirse que tiempos extraordinarios requieren medidas extraordinarias. Debería ser así. Para ello se necesitarían personas competentes. Quizás sea lo que ha fallado en este régimen nacido de la Transición, y es que poco a poco se ha ido devaluando, mancillando y utilizado solo en beneficio particular. Para poder llevar medidas extraordinarias se necesitan personas capacitadas. Con la habilidad de reaccionar ante cualquier imprevisto.

      Un país que ve cómo se desmorona cada vez más por tener una economía cimentada en pocos sectores. Si la construcción sufrió un declive todo el país lo pagó. Si ahora es el turismo, por motivos sanitarios, el país agoniza. No agoniza porque no haya dinero para aguantar el escudo social que este Gobierno anunció. Agoniza porque no hay voluntad política. Vivimos en un país donde los políticos se han limitado a suprimir, cancelar y elaborar grandes frases para los titulares de prensa.

      En la situación actual lo normal es que el capital se pusiese al servicio del bien común. Como indica la propia Constitución. Pero es que en ese país no somos constitucionalistas. Sólo lo somos a partes. Sólo nos interesa la parte de la Constitución que permite que nada cambie.

      Se dice que el país no se puede volver a cerrar, que sería una catástrofe económica. Es cierto. Pero no pongan la excusa de que no hay dinero. Las autopistas fueron rescatadas, los bancos también, se permiten fusiones de grandes cajas de ahorro y la adquisición de bancos por un euro. Todo ello siempre lleva un tufo de querer ocultar o tapar algo. Mientras tanto las pequeñas y medianas empresas, los autónomos y los trabajadores siguen pagando sus impuestos, con unas coberturas mínimas y por supuesto con la soga al cuello aquellos negocios que se ven muy mermados como la hostelería.

      Este virus nos está demostrando dos cosas. Por un lado que las personas, tan soberbias que nos creíamos Dios, somos muy vulnerables ante la madre naturaleza. Por otro lado nos demuestra que el clientelismo político que llega desde Madrid hasta cualquier municipio de España ha devaluado la clase política. Una clase política que ni está ni se le espera. Quizás sea excesivo generalizar, pero la realidad es que vemos que todos hacen lo mismo. Grandes frases y promesas para que los medios pongan un gran titular, pero luego no son capaces de remar juntos. Eso sí, todos coinciden en que debemos arrimar todos el hombro. Bueno todos menos ellos.

        Todavía quiero que cualquier político me diga que líneas rojas o qué motivo ha propiciado que haya determinadas líneas rojas para no poder actuar en conjunto. Todavía busco que me expliquen qué ha pasado para que cada uno sólo reme en su dirección. Quizás sólo sea que les importamos un carajo, que sólo el sillón les puede y que la comodidad de cobrar a fin de mes por simplemente venir es más cómodo que servir a los ciudadanos de su país.

       La Transición fue el ejemplo de que se podía negociar. Fraga, Carrillo, Suárez, González… cada uno en su isla ideológica. Pero todos entendieron que la sociedad española demandaba un cambio de régimen, por ello trabajaron juntos.

      Sin embargo ahora, tras décadas de amiguismos, la red clientelar y el mutismo por ser llamado al orden hacen que no entiendan lo que la sociedad está demandando. Unidad, soluciones y protección.

      Señorías, hagan política, no pisen más el cuello a los de siempre, apoyen al tejido económico de sus municipios, ciudades, provincias… que nadie se quede atrás. No consiste en seguir ayudando a los mismos de siempre, son esos cortijos los que hacen cada vez más pobres a un país. Inviertan en I+D, colaboren con nuevos proyectos y diversifiquen la economía.

Sólo así saldremos.

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

Te puede interesar