• La Pluma del Oasis
    Imagen de laplumadeloasis
    David García
    Historiador y Bloguero

Poseer no es amar

Objetivo CLM
Jueves, 28/11/2019 | Opinión | David García Huertas | Ciudad Real
Poseer no es amar

     Los sentimientos son elementos abstractos, por lo tanto no se pueden ver o tocar como tal. Afectan al interior de cada uno de nosotros y cada uno los afronta a su manera. Lo triste es no saber enfrentarse a ellos, no saber cómo hacer frente a nuestro interior. Este es el primer paso que nos lleva a ejercer el negacionismo de los mismos.

     Cuando en pleno siglo XXI los mensajes negacionistas respecto a la violencia de género tienen cabida, y no sólo eso, sino que sufren un auge entre la población es porque algo está fallando. Quizás hemos perdido la racionalidad de los sentimientos. Quizás es que ya no sabemos amar.

     Este negacionismo no sólo afecta a personas que añoran tiempos pretéritos, aquellos del miedo, del blanco y negro, aquel tiempo de las armas. Este mensaje empieza a calar también en el mundo juvenil, un mundo que ha perdido las relaciones personales, una sociedad que no sabe interactuar entre ellos. No saben sentir, sólo poseer.  Este es el gran problema. Se buscan vidas idílicas para hacerlas públicas, pero se olvidan del mundo entre bambalinas. Esas tardes -  noches de café, vino, refresco o copa donde el hielo se deshace poco a poco entre una gran conversación. O simplemente esos momentos que quedan para uno mismo viajando, compartiendo momentos…

     Vivimos en un mundo  donde se busca la posesión, se tiene miedo a la libertad. Pasamos desapercibidos los pequeños detalles y en ellos suele fraguarse el mayor de los problemas. El control de móvil, control de la vestimenta o amistades, la confianza brilla por su ausencia y las mentiras van entrometiéndose entre las parejas. Entonces es cuando pasamos al control férreo, el problema pasa a ser más grave. Parece ser que hemos perdido la conciencia de que en una pareja nadie pertenece a nadie, que una pareja dura lo que dura y que la vida nunca se detiene. A veces el amor dura una vida, a veces una eternidad, a veces días, meses o años, pero nadie posee la vida de su amor. Porque nadie muere por amor. Los asesinos de las más de mil mujeres mataron por posesión. Que la vida nunca debe durar lo que dura el amor.

     Se aceptan los mensajes negacionistas de grupos como Vox porque se tiene miedo, porque muchos pretenden no hablar del asunto para que así parezca que no pasa nada. Pero la realidad es que la violencia de género se ha cobrado más víctimas que el terrorismo de ETA. Ante eso no podemos callar nadie.

      Con esos datos no podemos comprar el argumento de que no es necesaria la Ley de Violencia de Género, hoy más que nunca es necesario que se refuerce más aún. Pretender ocultar todo esto nos haría cómplices de los maltratadores y asesinos. Tan cómplices como los países que se acercaron a Franco en la Guerra Fría aun sabiendo que el Régimen perseguía y asesinaba. Cuando alguien cierra los ojos ante asuntos así pierde toda la moral social, ética y religiosa.

     Aquellas personas que sentimos asco y vergüenza ante estos casos debemos alzar la voz y hablar claro. Que el mensaje misógino no debe caber en una sociedad que se dice libre.

     Nacemos de manera independiente y vivimos de manera independiente. Todos amparados en un contrato social donde todos debemos ser respetados e iguales. Iguales ante la ley o el trabajo. No se tendría que recordar que no se puede tocar sin permiso y mucho menos abordar. Que ninguna mujer debería tener miedo al caminar sola por el mero hecho de ser mujer.

     Cuando uno ama lo hace sin mentiras, con confianza y si en una pareja el amor se acaba volvemos sobre nuestros caminos independientes. Con el corazón roto o no. Quizás no seamos los mismos, pero nadie puede tomar por la fuerza el camino del otro.

      Ante la violencia de género no podemos ponernos de perfil, de hacerlo seríamos cómplices.

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

Te puede interesar