What a brexit!! Enredo en la capital del imperio | Blogs Objetivo CLM Noticias

Market Comex | “Hablemos de mercado y valor”
Imagen de Market Comex

What a brexit!! Enredo en la capital del imperio

What a brexit!! Enredo en la capital del imperio
Rafael López García-Mohedano

El 23 de junio de 2016 se llevó a cabo el Referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea. Desde aquel día, una tensión extrema se ha instalado en la política británica. Y, por lo hechos ocurridos en el parlamento londinense la pasada semana, no parece que en los próximos meses, quizás años, la situación vaya a mejorar.

La relación del Reino Unido con el resto de la Unión Europea siempre ha sido complicada. Ya hubo un antecedente de consulta para la permanencia en 1975, en aquel caso en la Comunidad Económica Europea. El 67,2% de los votantes eligieron entonces la papeleta del sí. Sin embargo, en la celebrada en 2016, la respuesta mayoritaria, con un 51,9%, ha sido no.

Este ajustado resultado ha desencadenado un proceso político y económico que parece desarrollarse sobre arenas movedizas. Desde aquel junio de 2016 han dimitido como prime minister David Cameron Y Theresa May. El primero impulsó el referéndum como maniobra política para apuntalar su posición dentro del Partido Conservador y, sin embargo, los resultados le pasaron por encima como un tsunami. La segunda, cuya postura en la votación de 2016 fue la de permanecer en la UE, intentó gestionar la salida sin poder llegar a un acuerdo que fuera refrendado por el parlamento británico. Ahora es Boris Johnson el que está al frente del gobierno. Y la situación parece que ha ido aún a peor.

El pasado 24 de julio la reina Isabel II nombró a Johnson primer ministro. Éste furibundo eurófobo era uno de aquellos a los que Cameron quería desactivar en 2016 dentro del Partido Conservador. Su elección al frente del gobierno británico parecía ser el resultado de la poética venganza del tiempo. Sin embargo, en poco más de dos meses desde su juramento frente a la reina de Inglaterra, parece que el suelo se resquebraja debajo de los pies del nuevo líder de los tories.

Con una libra sometida a grandes presiones (este agosto llegó a cotizar a 1.07€, cerca del mínimo histórico de 1.02€ en 2009 tras la crisis financiera) y una ciudadanía cada vez más movilizada en contra de su plan de abandonar la Unión Europea a las bravas, su última semana ha sido un reguero de reveses políticos.

Con la petición de la suspensión del parlamento, Boris Jonhson confirmó que sus planes iban dirigidos a sacar al Reino Unido de la Unión Europea sin ningún tipo de acuerdo si fuera necesario (aunque a veces pareciera que ese “si fuera necesario” es, en realidad, el Plan A). Tras esto, se desencadenaron una serie de movimientos que provocaron que el gobierno quedara en minoría en la defensa de una salida abrupta de la UE. Consecuentemente, se aprobó una moción de ley que obliga a pedir una prorroga a Europa en caso de que no se llegue a ningún tipo de pacto de salida entre la UE y Gran Bretaña. Como colofón, su propio hermano, Jo Johnson, dimitió como ministro por no estar de acuerdo con la postura intransigente del premier británico.

La campaña diseñada a favor del Berxit por Dominic Cummings, hallado culpable de desacato por el Parlamento por negarse a responder a sus preguntas sobre la propagación de noticias falsas y sin embargo uno de los primeros nombramientos de Boris Johnson como Alto Asesor, tuvo varias ideas-fuerza que han resultado no ser ciertas. No está siendo un proceso sencillo como prometían y sí está teniendo consecuencias económicas negativas como la depreciación de la libra o el aumento de la inflación. Además, si se consuma el Brexit duro, las predicciones de desabastecimiento son cada vez mayores. Ni el caos ni los aranceles favorecerán las transacciones comerciales. Sin decir que, en contra de lo que decían los partidarios del Brexit sobre el fortalecimiento de la unidad nacional, tanto en Irlanda del Norte como en Escocia, la salida de la Unión Europea creará una serie de tensiones de difícil gestión.

La imagen del diputado pro-brexit Jacob Rees-Mogg recostado en los escaños del parlamento en la sesión de la semana pasada asemeja ser la última metáfora. Aunque probablemente no lo será. Esta semana que comienza volverá nuevamente a ser decisiva. Y van unas cuantas. Cualquier cosa puede pasar. Incluso lo peor.

Comentarios

Una manera muy clara de

Una manera muy clara de explicar el Brexit. La entrevista de la semana pasada y este artículo demuestra que el blog vuelve con fuerza. Muy interesante. Enhorabuena

Muchas gracias por tan

Muchas gracias por tan amables palabras. El lunes que viene nuevo post. Intentaremos seguir en la buena senda ;)

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

También te puede interesar