Noelia Muela Laguna | Dietética y Nutrición
Imagen de Vida Saludable

¿Cómo sobrevivimos a las navidades sin coger kilos de más?

¿Cómo sobrevivimos a las navidades sin coger kilos de más?
Noelia Muela Laguna | Dietética y Nutrición

Hoy os traigo unos consejos para sobrellevar las navidades de la mejor manera. Sois muchas las personas que cuando llegan estas fechas nos asustamos por lo que nos encontraremos en Enero al subirnos a la báscula. Pero, ¿por qué solo nos alertamos en Septiembre (cuando acaba verano) y en Enero (cuando han acabado las navidades)?.

Para los que nos cuidamos durante todo el año, el verano o las navidades no suponen ningún problema, pero para aquellos que buscan momentos concretos para hacerlo se alarman cuando llega una fecha con sus muchas cenas, comidas, quedadas con amigos y familia, celebraciones de empresa y días festivos.  Generan ansiedad y descontrol. Entonces, ¿cómo podemos combatir eso?

Lo primero que deberíamos tener en cuenta, es que la navidad son días puntuales.

Tenemos que aplicar la regla del 80%-20% ->

La Navidad no comienza en Noviembre con la introducción de polvorones y turrones en el mercado, por lo que lo primero que tenemos que tener en cuenta es el comienzo de los excesos. Las comidas copiosas y los excesos podemos reducirlos solamente a los días más importantes de la Navidad. Esto es: la cena de Nochebuena, la comida de Navidad, la cena de Nochevieja, la comida de Año Nuevo y el día de Reyes. En realidad son solo cinco comidas de todas las que realizarás durante el mes de diciembre (y parte de enero) en las que puedes relajarte y despreocuparte por la comida.

Por ejemplo, los días específicos si el plato principal es graso (como el cordero) deberíamos acompañarlo con algo ligero (verdura). Las verduras crudas son ricas en enzimas y facilitan la digestión. También es conveniente evitar realizar una comida y cena en el mismo día.

Podemos hacer ensaladas navideñas mezclando los típicos ingredientes navideños: escarolas, mariscos como el bogavante, langostinos o langosta, frutas como la granada, piña o papaya, verduras, carnes como el cordero o el pavo, pescados como el salmón, lubinas y doradas o embutidos como el jamón ibérico o el lomo.

Durante la cena es aconsejable beber agua, antes que refrescos que lleven cafeína, ya que si además de tener unas comidas más “calóricas” añadimos refrescos azucarados estamos incrementando notablemente el nivel de glucemia en sangre y los niveles de insulina.

Es importante que centremos nuestros esfuerzos en comer de forma saludable el resto del mes y que en las fechas señaladas solo disfrutemos de la comida, sin pensar en calorías, carbohidratos y grasas. Esto nos ayudará a relajarnos y a disfrutar más de esos momentos con la familia y con los amigos.

Es más fácil llevar una alimentación saludable durante el 80% del tiempo (todos los días de Diciembre que no son fechas importantes) y dejar ese 20% restante libre para disfrutar, que intentar hacer todo bien al 100% de forma estricta y terminar tirando la toalla.

No dejemos de lado el ejercicio físico en estas fechas ->

Sabemos que durante el mes de Diciembre es complicado tener tiempo para hacer ejercicio físico, pero aunque no podamos dedicarle todo lo que normalmente le dedicamos, seguro que media hora al día si podemos. Vamos a mirarlo del lado de que 30 minutos son un 2% de tu día para invertir en tu salud, ¿puedes dedicarte un 2% del día? POR SUPUESTO QUE SÍ!

No excederse con el alcohol ->

En estas celebraciones se suele comer y beber de más. Y al igual que con los polvorones, debemos controlar el consumo de alcohol y dejarlo para días puntuales, con cuidado de no mezclar distintas bebidas alcohólicas. Debemos mantener una hidratación adecuada entre 30-35 ml por kg de peso en adultos.

Después de beber alcohol es recomendable beber agua abundantemente antes de irse a la cama, aunque ello implique tener que levantarse durante la noche (o parte del día) para acudir al servicio. Esto facilitará la depuración del alcohol presente en la sangre y, sobre todo, la aceleración de la eliminación de su principal metabolito neurotóxico, el acetaldehído, responsable de la mayor parte de los efectos de la “resaca”. A la mañana siguiente del exceso alcohólico resulta tonificante para el aparato digestivo tomar una infusión de hierbas aromáticas (menta-poleo) seguido de una dieta láctea suave.

Haz cinco comidas al día y no saltes comidas para compensar ->

El desayuno, media mañana, comida, merienda y cena son muy importantes para evitar pasar demasiadas horas sin comer, ya que esto reduce la ansiedad por los alimentos. Si dejamos de hacer una sola comida no estamos evitando el exceso, sino que lo facilitamos. Lo mejor es mantener un orden para que la situación, y el hambre, no se descontrolen.

Dicho todo esto, la conclusión está en que deberíamos cuidarnos todo el año. Si no es así, tenemos que ser conscientes de que las fechas señaladas no suponen meses enteros comiendo en exceso, sino días. Y que siendo conscientes de ello, mejoraremos nuestros hábitos y nuestra calidad de vida.

Para más consejos, podéis encontrarme en instagram “noeelia_nyd”. Estaré encantada de seguir inculcando el hábito saludable en todos vosotros. Un saludo y felices fiestas.

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

También te puede interesar