Market Comex | “Hablemos de mercado y valor”
Imagen de Market Comex

Halal y Kosher: un mercado en expansión

Halal y Kosher: un mercado en expansión
Rafael López García-Mohedano

A la hora de lanzar o desarrollar un producto, si tenemos la capacidad de poder diferenciarnos y además podemos encontrar un mercado que pueda absorber nuestra oferta, tendremos mucho ganado. Estas dos condiciones se cumplen si podemos adaptar nuestra producción a cierto tipo de clientela específica. Bajo estas premisas, un segmento muy interesante y que está en continua expansión son aquellos bienes que se comercializan bajo los sellos Kosher y Halal.

Ambos certificados tienen que ver con los usos, costumbres, tradiciones y preceptos de la religión musulmana (Halal) y judía (Kosher). Aquellos que siguen este tipo de reglas, encuentran en estos productos, y solo en ellos, los ingredientes y manera de fabricación que se adaptan a estas exigencias. Pero no solo son válidos para los consumidores que cumplen con estos preceptos religiosos. También otros colectivos, como los veganos o los vegetarianos, pueden encontrar una oferta que se adecúa a lo que buscan por la propia naturaleza de estos artículos. Esto hace que las posibilidades de venta no se circunscriban a un solo grupo poblacional, aún siendo producciones muy específicas, sino que el número de consumidores es ciertamente amplio, a la vez que exclusivo.

Halal es una palabra árabe que significa legal o permitido. Lo opuesto a Halal es Haram, lo que significa ilegal o prohibido. Halal y Haram son términos universales que se aplican a todas las facetas de la vida. Estos términos se usan comúnmente en relación con productos alimenticios, productos cárnicos, cosméticos, productos de cuidado personal, productos farmacéuticos, ingredientes alimenticios y materiales en contacto con alimentos.

La adquisición de este certificado a través de la adaptación de nuestra producción nos abre la puerta a un mercado inmenso. Las previsiones para 2030 es que haya un población de 2.200 millones de musulmanes en todo el mundo. Aunque es evidente que la mayor demanda de este tipo de productos está en Oriente Medio, Asia y África, en otras partes también supone una interesante manera de penetración, como en el denominado “mercado étnico” en Europa o Estados Unidos.

La palabra Kosher en hebreo significa apto o adecuado. En referencia a los alimentos, estos se consideran aptos cuando son manipulados y preparados de acuerdo a las leyes de la Kashrut, que es el conjunto de leyes dietéticas judías recogidas en la Torah. Por ejemplo, no se puede consumir al mismo tiempo carne y leche o prohíbe comer la sangre de un animal.

Para la obtención de este certificado, hay que adaptar los aspectos de la producción alimenticia, incluyendo desde los ingredientes utilizados hasta el equipamiento que se va a utilizar.

Los productos con sello kosher no son solo consumidos por los integrantes de la comunidad judía. Por sus propias características, también lo pueden consumir musulmanes, vegetarianos, así como personas con dietas estrictas en el consumo de grasas o algunas intolerancias alimenticias. De esta manera, aunque la población judía no es muy numerosa en números globales, este tipo de productos se adaptan a las exigencias de muchos grupos de consumidores, siendo perfectos para ciertos segmentos de mercado.

En la búsqueda de nuevas posibilidades de negocio y en la identificación de nichos, estos certificados son, sin duda, una opción muy interesante a contemplar.

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

También te puede interesar