Market Comex | “Hablemos de mercado y valor”
Imagen de Market Comex

El departamento de calidad en las operaciones de exportación

El departamento de calidad en las operaciones de exportación
Rafael López García-Mohedano

Las operaciones de exportación tienen múltiples aspectos que contemplar. Manejarlos todos de manera eficiente es primordial para que puedan desarrollarse con éxito. Siempre hablamos del departamento de ventas, de producción, de back office o del encargado de la logística como los principales a la hora de realizar ventas en el extranjero. Pero, ¿qué papel juega el departamento de calidad, aquél del que nadie habla llegados a este punto?

En este artículo vamos a tomar como referencia las industrias alimentarias, aunque todos los puntos son aplicables en esencia a cualquier sector, con los matices correspondientes.

En este tipo e industrias es obligado cumplir con una serie de normativas referentes a aspectos microbiológicos, químicos y físicos de los productos que ofrecemos al mercado. Esto sin olvidar todas aquellas propiedades y características que debe tener nuestra oferta para que el cliente final se decante por ella.

En las operaciones de exportación, además, se requieren otra serie de actuaciones claves para llegar a buen puerto.

Para poder acceder a muchos mercados, va a ser condición casi imprescindible la posesión de certificados de calidad tales como IFS, BRC, ISO u otros. Para la obtención y renovación de los mismos, la labor del departamento de calidad es vital. Mediante los protocolos de actuación y la supervisión de los distintos procesos, se ponen las bases para el cumplimiento de los requisitos que estas certificaciones demandan.

El trabajo codo con codo con el departamento de producción también es fundamental en la elección de los ingredientes a la hora de introducir nuestros productos en mercados con unas restricciones mayores. El conocimiento de las distintas legislaciones de los diferentes países hará posible hacer una producción acorde. Por ejemplo, evitando algunos colorantes alimentarios, como el E-120, que pueden suponer que nos retengan nuestros productos en ciertas aduanas del mundo árabe.

Lo mismo ocurre en producciones especiales, como  las que se realizan bajo certificación Kosher o Halal. Las características en la composición y la forma de fabricación requieren de ciertas adaptaciones que son coordinadas y supervisadas por el departamento de calidad.

Sus funciones no terminan en el trabajo relativo a la composición del producto y sus ingredientes. También en el proceso de packaging es muy importante. Un ejemplo paradigmático es el proceso de etiquetado para USA. Tanto la tabla nutricional como la manera de reflejar los ingredientes debe de cumplir con unas normativas específicas. Un área más de actuación de este departamento.

Por último, pero no menos importante, en el caso de que surja alguna incidencia con algún producto por la propia naturaleza del mismo (como problemas de contaminación microbiana, física y/o química), es fundamental para su gestión un buen registro del proceso de fabricación para, llegado el caso, identificar dónde se producen las anomalías y poder implementar un plan de mejora continuado.

El buen hacer del departamento de calidad tiene una influencia directa en el éxito de las operaciones de exportación. Un ejemplo más de la importancia del trabajo conjunto de todos los integrantes de la empresa para alcanzar el éxito en los procesos de internacionalización.

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

También te puede interesar