Las tarjetas de agradecimiento de fin de año, una herramienta de marketing imprescindible

Objetivo CLM
Miércoles, 20/12/2017 | Región, Nacional | Portada, Sociedad, Fiestas

La mayor parte de las veces cuando se piensa en el marketing online lo que se tiene en mente es la idea de llegar, directamente, al consumidor final con esas acciones. Es decir, a lo que se ha venido a denominar como B2C (de la empresa, al cliente), pero lo que tampoco hay que olvidar es que el B2B (de la empresa a otra empresa o, como sería en inglés, Business to Business) puede resultar de lo más rentable y es un aspecto que tampoco hay que descuidar. Algo tan sencillo como contar con una tarjeta de agradecimiento, que se puede personalizar todo lo que se desee y se encuentran de alta calidad y bajos precios (como los que ofrecen en Flyeralarm) puede marcar, por completo, la diferencia. Entonces, ¿resulta interesante apostar por el marketing B2B? La respuesta es, claramente, sí. Veamos porqué.

  1. Una forma de llegar a ese público. Hay que tener en cuenta que cuando se desarrollan estrategias de marketing online se suele segmentar al público para poder llegar a quien, de verdad, interesa. Y esto resulta ser interesante y efectivo porque hay demasiadas personas y no tendría sentido llegar a todas ellas con un único mensaje. En el caso de las empresas no pasa lo mismo. Para empezar, son muchas menos y, además, no es tan sencillo hacer una segmentación fiable. Es por este motivo por el que el marketing orientado a las mismas (el B2B) sigue siendo algo más tradicional. Es aquí donde las tarjetas de agradecimiento tienen mucho que decir. Con ese simple detalle la empresa que las manda indica que se acuerda de ellos y es una nueva oportunidad para crear marca. Ya se está diferenciando del resto de competidores y la inversión para ello es mínima.

  2. Ahorra tiempo y dinero. Por norma general, las empresas con las que se está en contacto tienen un cierto interés en el bien o servicio que se ofrece o bien están en el mismo sector. Sea como sea, los clientes con los que cuentan ellos a su vez pueden querer aquello que se ofrece. De una forma tan sencilla como llegando a una sola empresa se puede conseguir que la publicidad llegue a cientos de personas. El que el consumidor final vea esa buena relación entre ambas también le aporta una cierta confianza.

  3. Máxima personalización. El que la oferta y la competencia en Internet hayan crecido de manera exponencial no quita para que una empresa consiga diferenciarse. De hecho, será esto último lo que hará que los demás la recuerden. Ofrecer un detalle distinto es la mejor manera de que cuando se precise aquello que se ofrece, se esté en el primer puesto de la lista. Hay que acabar el año bien para empezar el siguiente aún mejor.

  4. Mayor facturación. Es una realidad que el potenciar el B2B puede llegar a ser mucho más complejo que el B2C y, por supuesto, a alargarse en el tiempo. Eso sí, de hacer bien las cosas y ofrecer algo de calidad, lo más probable es que acaben por comprar y cuando esto ocurre el volumen de facturación es mayor al habitual, por lo que todo el esfuerzo merece la pena.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam