Posesiones de la Orden de Calatrava. Octava Parte

En nuestra andadura por los pagos de la Orden de Calatrava nos trasladamos hasta la provincia de Teruel. Arribamos a la localidad de Alcañiz y avizoramos el Castillo de Calatrava

imagen de Posesiones de la Orden de Calatrava. Octava Parte
imagen de Posesiones de la Orden de Calatrava. Octava Parte
Lucia Ballesteros Ruiz. "El Rincón de Casandra"
Lunes, 18/08/2014 | Región, Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Toledo, Nacional, Internacional, Puertollano, La Mancha | Portada, Sucesos, Sociedad, Salud, Cultura, Ciencia, Tecnología, Economía, Opinión, Deportes, Política, Turismo, Medio Ambiente, Gastronomía, Fiestas

En nuestra andadura por los pagos de la Orden de Calatrava nos trasladamos hasta la provincia de Teruel. Arribamos a la localidad de Alcañiz y avizoramos el Castillo de Calatrava. Los caballeros calatravos fueron de vital importancia a la hora de reconquistar la plaza en el año 1157. El alojamiento más antiguo se remonta a los siglos XII y XIII. Imperan la capilla, el claustro y la torre del homenaje con significativas pinturas murales de estilo gótico, de comienzos del siglo XIV, de trama juglaresca y caballeresca. La fachada es originaria del siglo XIV.

En el interregno de los siglos XIV y XV se le incorporaron elementos decorativos de estilo mudéjar tanto en el propio castillo como en las murallas que lo circunda.

Recientemente acoge el Parador Nacional de Turismo.

Desde el Castillo de los Calatravos en Alcañiz nos trasladamos hasta el Palacio de la Encomienda de La Fresneda. Recibe su nombre por ser la residencia asidua del comendador de la Orden de Calatrava desde 1210 y durante seis siglos.

El comendador designaba al alcalde, recaudaba los diezmos y era tenedor de fincas, varias casas y un huerto.

La propiedad era de estilo renacentista, de piedra de sillería con matices  tenuemente ambarino,  detenta tres arcos de medio punto sobre columnas jónicas, tres atalayas de hierro fraguado. El tercer piso ofrece en su parte izquierda un pequeño arquetipo de la galería de arquillos aragonesa. El centro lo ocupa una logia o galería revestida por una cubierta y abierta en uno de sus laterales.

Encima de la puerta de entrada se halla el escudo de armas de la Orden. En su interior descolla una hercúlea   barandilla de madera, una elaborada celosía y en el techo en escayola la cruz flordelisada representativa de dicha Orden.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam