José Manuel González de la Aleja Sánchez-Camacho | Abogado
Imagen de derechociudadano

Reforma laboral, nueva vuelta de tuerca, ¿pero en qué sentido?

Reforma laboral, neva vuelta de tuerca, ¿pero en qué sentido?
Jose Manuel González de la Aleja Sánchez-Camacho

Tras las últimas elecciones nacionales han sido investidos para el gobierno los candidatos del Partidos Socialista y Unidas Podemos en una coalición innovadora en su forma y contenido en nuestro actual sistema democrático.

Uno de los mayores “caballos de batalla” de estas posiciones políticas está encauzado en la reforma de la normativa laboral con la finalidad de establecer un sistema más equilibrado en orden a sus preceptos políticos.

Aunque independientemente de las posturas políticas de los actuales miembros del gobierno de la nación, el conflicto social base del propio derecho del trabajo (normas que regulan las relaciones de trabajo), son propias del desarrollo de la relación entre el empleado y la empresa. Resulta del fruto del medio de producción capitalista; es decir, la propia reacción entre el capital y el trabajo asalariado da lugar a la creación de conflictos en este entorno. Derivados de los intereses contrapuestos entre los que tienen la titularidad, y por tanto el dominio de los medios de producción, y aquellos que aportan su trabajo de forma dependiente.

La Ilustración a finales del siglo XVIII trajo al mundo la concepción de un nuevo tipo de ser humano: autónomo e independiente que se rige por el contrato social, como nuevo instrumento determinante de las relaciones entre el Estado y los ciudadanos y aplicable a las personales.

Con la Revolución Industrial a finales del siglo XVIII y principios del XIX se empezó a proyectar un capitalismo más avanzado, que en definitiva lleva a cabo un proceso paulatino de sustitución de mano de obra humana por el de la máquina, originando un excedente de la primera. Esta situación, añadida a la noción puramente liberal de las relaciones de trabajo, generó un desequilibrio aún mayor entre el dueño de los medios de producción y el trabajador. Originando al respecto la creación del derecho laboral en las primeras décadas del siglo XX como herramienta protectora del trabajador y por tanto, como instrumento que pudiera compensar la balanza entre ambas partes en la relación laboral.

En nuestros días, el presente gobierno de coalición plantea llevar a cabo una serie de reformas laborales añadidas a las ya realizadas en los años pasados, que pretenden adaptar el ámbito laboral  a la nueva realidad social, tanto por la irrupción de las nuevas tecnologías como por la conciliación de la vida familiar y laboral como principales fundamentos.

Podemos destacar como medidas planteadas:

  • La derogación de la posibilidad de despido por absentismo causado por bajas por enfermedad.
  • La subida del salario mínimo interprofesional.
  • Revisión de los contratos formativos y la aprobación y desarrollo del Estatuto del Becario.
  • El endurecimiento del régimen de infracciones y sanciones en el ámbito laboral.
  • La revisión de las causas del despido, para hacer más precisas la definición de causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.
  • Uso de las nuevas tecnologías para evitar el abuso de la contratación laboral temporal y el control de los falsos autónomos.

No debemos olvidar que siendo un país perteneciente a la Unión Europea (en adelante UE), también debemos responder a los mandatos de dicha organización sobre materia laboral, por lo que nuestro derecho del trabajo interno se encuentra en parte condicionado por las normas que se aprueben en la esfera de la UE.

Nos es evidente que el desarrollo de las nuevas tecnologías en las relaciones de trabajo, como ya adelantábamos en otros artículos, ha influido enormemente en los últimos movimientos del mercado laboral. Esta situación ha generado una mayor flexibilidad en las relaciones de trabajo, siendo una situación poco frecuente el mantenimiento del empleo durante un largo período de tiempo, provocando una gran movilidad de personal. Dicha realidad, también ha afectado a las relaciones personales, ya que no se vislumbra fácilmente un proyecto de vida a medio o largo plazo, situación que en los países desarrollados es preocupante puesto que se pierde con ello la confianza en los semejantes y se tiende a la satisfacción inmediata de las necesidades, sin tener una previsión futura que pueda generar estabilidad, un ejemplo de ello sería: la dificultad para el acceso a la vivienda, de la manutención de la familia y crianza de los hijos, etc.

Aún están por verse los resultados de las reformas llevadas a cabo por el nuevo gobierno, aunque si hay que matizar, que tanto en este ámbito como en otros, la función no es nada fácil, en primer lugar porque la evolución de la sociedad es tan acelerada que las propias normas pierden su eficacia en poco tiempo y el procedimiento de creación de estas es mucho más lento, y por otro lado, los intereses económicos y políticos ralentizan aún más el proceso de adaptación al contexto social de cada momento, provocando de esta forma una auténtica “distrofia social”.

“Nunca te das cuenta de lo que has hecho; sólo puedes ver lo que queda por hacer” Marie Curie (1867-1934) científica.

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

También te puede interesar