¿Por qué no tenemos presidente? ¿nuevas elecciones? | Blogs Objetivo CLM Noticias

José Manuel González de la Aleja Sánchez-Camacho | Abogado
Imagen de derechociudadano

¿Por qué no tenemos presidente? ¿nuevas elecciones?

 ¿Por qué no tenemos presidente? ¿nuevas elecciones?
Jose Manuel González de la Aleja Sánchez-Camacho

No ha acabado aún el verano y se nos presenta un panorama político tormentoso, digno de una “gota fría”. Tras las elecciones generales del 28 de abril del presente año, seguimos sin gobierno de la nación. Algo que en nuestra vida ordinaria de diario aparenta no tener repercusión, pero que afecta tanto a corto, medio y largo plazo. Esta situación, genera lo que se ha venido denominando como apatía política, dando lugar a la desidia del ciudadano dentro del régimen democrático a la participación en las elecciones, y aquellos instrumentos que permiten en nuestro sistema la interacción entre las magistraturas políticas y los ciudadanos.

Esta es la realidad, aunque debemos tener en cuenta que la participación ciudadana es esencial en un sistema digno de usar el calificativo -democrático-, y que como ya hemos comentado en otros artículos, al pasar de ser súbditos a ciudadanos en democracia, dentro de nuestros derechos está la capacidad de designar nuestros gobernantes e influir en los mismos conforme a sus decisiones políticas en el ámbito que las desarrollen.

Por tanto, tras esta definición podemos llegar a la conclusión de que mediante la participación en los comicios elegimos a nuestros representantes, erigiéndose la ciudadanía como el poder que enviste de autoridad a sus políticos durante un determinado período de tiempo. Esta acción, está motivada por la confianza del ciudadano hacia el político, siendo este último el que debe granjeársela.

Decidimos de esta forma que políticas van a regir nuestras vidas, por lo que el voto no es un mero artículo prescindible, sino la posibilidad de tomar la decisión de forma indirecta de cómo van encaminarse nuestros derechos y obligaciones; aglutinando tanto los intereses sociales como económicos.

En los últimos años, hemos asistido al afloramiento de nuevos partidos políticos con diferentes planteamientos, tanto que; aunque tendamos a etiquetar el ideario de cada uno de ellos, son de lo más variado. La pluralidad ofrece al ciudadano afinar el voto a aquel partido que mas se asemeje a sus ideas. Aunque también puede provocar, tal y como acontece actualmente, que el candidato más votado no tenga la suficiente confianza de sus ciudadanos con una mayoría absoluta que le permita gobernar sin pactos con las demás fuerzas políticas.

Ya que el voto para el que lo da y quien lo recibe es un asunto serio y de vital responsabilidad, nos podemos hacer la siguiente pregunta: ¿Por qué no tenemos presidente?

En nuestra Constitución, concretamente en su art. 99 y en los arts. 170 a 172 del Reglamento del Congreso de los Diputados, se marcan las líneas que determinan el proceso a seguir una vez conocido el resultado de las votaciones, con los escaños correspondientes a cada una de las fuerzas políticas para constituir las nuevas Cortes Generales (Congreso de los Diputados y Senado) e iniciar la nueva legislatura de cuatro años. Habiendo renovado ya el Congreso de los Diputados, el Rey, previa consulta con los representantes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria, (partidos políticos con miembros dentro del Congreso de los Diputados tras las elecciones) propondrá un candidato a la presidencia del gobierno.

Este candidato propuesto (correspondiendo con el candidato del partido más votado tras las elecciones), expondrá ante el Congreso el programa político con el que pretenda formar gobierno y solicitará la confianza de la Cámara (correspondiendo con el Congreso de los Diputados).

Para ser nombrado presidente debe obtener la mayoría absoluta de votos, nombrándolo el Rey. De no alcanzarse esta mayoría, se volverá a someter a votación cuarenta y ocho horas después de la anterior, entendiéndose otorgada la confianza obteniendo la mayoría simple.

Si tras estas votaciones, no se consiguiera la confianza para la investidura, se practicarán sucesivas propuestas, tal y como se ha descrito anteriormente. Pasados dos meses desde la primera votación de investidura sin que ningún candidato hubiera obtenido la confianza necesaria del Congreso, el Rey disolverá las Cámaras (Congreso y Senado) y convocará nuevas elecciones con el refrendo del Presidente del Congreso.

De la lectura del proceso para otorgar la confianza al candidato a presidente del gobierno, podemos entrever claramente la presencia destacada del Rey dentro del impulso a su tramitación; aunque debemos recordar, que todo acto del Rey debe ser refrendado (autorizado), bien por el Presidente del Gobierno, por los Ministros competentes o por el Presidente del Congreso, sin este, los actos no tendrán validez.

Por estos motivos, al no conseguir el actual candidato a la presidencia de la nación Pedro Sánchez el suficiente apoyo del Congreso de los Diputados para su investidura como tal, nos podemos encontrar con nuevas elecciones el próximo noviembre de 2019.

A parte de este hecho, aparentemente más cercano dada la falta de acuerdo. De facto, la población pierde confianza en el sistema electoral y político, dando lugar al hastío sobre los asuntos político-públicos; siendo de vital importancia conservar este interés para mantener la libertad que nos otorga la democracia. Recordemos que somos titulares de derechos y obligaciones, por lo que, si se trata de un Derecho en mayúsculas, como es el Derecho a voto (sufragio universal), y participación en los asuntos públicos; seamos consecuentes de ello. Y así, como diría Margaret Atwood en su novela de ciencia ficción Oryx y Crake: “…no sabe que es peor, un pasado irrecuperable o un presente que lo destruirá si lo observa con demasiada atención. Luego está el futuro. Pero vértigo.”

“El precio de desentenderse de la política es el ser gobernado por los peores hombres” Platón (427 – 347 a.C.) filósofo ateniense durante el período clásico de la Antigua Grecia.

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

También te puede interesar