Ley-Justicia de los hombres

imagen de Ley-Justicia de los hombres
Objetivo CLM. Emilio Hidalgo
Lunes, 29/09/2014 | Nacional | Portada, Sociedad, Opinión

La reflexión de esta semana necesitaría de un par de volúmenes para decir todo lo que merece y todo lo que pide, que excepto pan es mucho. Me voy a dejar en el tintero lo que me toca en el corazón, no tendría tiempo (ni fuerzas) para revivir pérdidas y sufrimientos varios; esos me los como yo y los que rodean mi alma, familia y amigos.

 

Septiembre ha decidido fijarse en la memoria colectiva con noticias de distinto calado y gentes de toda catadura. Al primero que quiero mencionar es al canalla que durante meses ha aterrorizado a las buenas gentes de Ciudad Lineal. Gracias a la bestia, a esta bestia, se vuelve a refrendar el argumento que psiquiatras y psicólogos han defendido por activa y por pasiva, este tipo de criminales no encuentran rehabilitación. Mientras no se pueda hallar otra vía para que vivamos con seguridad ante este tipo de depredadores, el grito de socorro deberá resonar en los oídos de los legisladores; los alaridos de terror se quedan en la cabeza de madres y padres, temerosos de que sus hijos se conviertan en víctimas. Nunca es buen momento para hacer lo que tenemos que hacer, pero en este país menos. Espero que cambiemos el chip antes de que hasta el chip sea violado.

 

Es lo que tiene la actualidad, que en su santo capricho se empeña en enlazar temas. Esta semana nos ha servido sesión triple del tándem ley-justicia. El primero ha sido el violador capturado; por cierto, mientras se le buscaba, la policía han detenido a otros tres pedófilos. Solemos decir que hay más tontos que botellines, pero el tema de la de la pedofilia… La segunda ración ha sido la dimisión de Gallardón, que ha intentado irse dejando una imagen de elegancia, lealtad y aceptación sumisa. Me parece que no es tal, pero acaba de descubrir la decepción que se siente cuando te abortan algo que consideras tuyo; algo que crece con tus cuidados; algo… que no es un hijo, es un proyecto de Ley, pero que duele. La culpa de lo ocurrido es suya porque debería haber hecho una reforma mínima. Vamos, la que se va a hacer.

 

Antes de que alguien se sienta muy ofendido por mis palabras y quiera atacarme, insultarme e incluso abortarme, tengan en cuenta que hasta desde el punto de vista religioso, la ley no contraviene ningún principio. Una cosa es la Ley de Dios y otra es la de los hombres. Además, Dios quiere creyentes convencidos, no seguidores obligados. Para saber que alguien hace algo con convencimiento, debes darle la oportunidad de optar a otra cosa aunque la consideres errónea, para que, si escoge lo correcto, lo haga por voluntad y no por obligación. Dicho de otra forma, no somos el estado islámico, no obligamos a seguir el dictado con la fuerza sino con la palabra.
El tercer tema relacionado con la ley y la justicia, primero en el tiempo y en la insistencia, no es otro que la consulta separatista de Artur Mas. Porque ya no es la consulta separatista de Cataluña, es la de Artur Mas. Es él quien va a sufrir las consecuencias. Es él quien ha puesto los cimientos sobre arenas movedizas y ahora, que sabe que se hunde poco a poco, está buscando una tabla de salvación, lo que pasa es que está como en Gibraltar y lo único que le echan al agua son bloques de hormigón. Ahora le apoya hasta quien no lo hacía al principio, esperando que se dé una toña de aupa. Y se la va a dar. A no ser que Rafael Catalá, nuevo ministro de Justicia, venga con el encargo de abrir la puerta a la consulta; algo que estaría entre la estupidez supina y la gilipollez total, sobre todo si tenemos en cuenta que bancos, empresas y demás, han dejado claro que abandonarían un teórico Estado Catalán. 

 

Dicen que la linde se acaba y el tonto sigue, pero a veces al tonto le obligan a seguir. Y a veces, alguien sigue poniendo linde para que el tonto no pare, porque mientras se habla del tonto y de su linde no se habla de otra cosa.

 

Bueno, cuidado, a lo mejor sí se habla de otras cosas, sobre todo se llega un periódico y, por error, publica en su edición digital la muerte de Lina Morgan. Esto sucedió en los últimos días y las redes sociales se han puesto al rojo vivo. Al principio rindiendo elogios a la grandísima Lina Morgan y después cebándose con el metepatas que publicó la noticia, al cual también han llamado grandísimo algo. Hay que ser más permisivo con los errores, sobre todo -aquí que tome nota quien la tenga que tomar- si se rectifican y se piden disculpas.

 

Lo que no parece un error, y termino ya, es que Malcolm Young, cofundador de AC-DC, sufre una demencia y su memoria a corto plazo se ha hecho añicos. Es muy triste que uno de los músicos más geniales de nuestro tiempo, se vea en la misma situación que el pez Dory, de Buscando a Nemo. Ojalá él también encontrara una dirección que memorizar y que fuera el principio de una nueva esperanza, pero parece que en este caso, Nemo se ha perdido entre canciones.

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

Te puede interesar