Los interminables secretos de Calatrava La Vieja

Este año se trabaja sobre unos dibujos que realizaron presos medievales en una mazmorra del castillo. Las sorpresas pueden seguir, pues solo se ha excavado el 10% de la ciudad

Un arqueólogo calca los dibujos de las paredes de la mazmorra de Calatrava La Vieja. Foto: M.C.
imagen de Los interminables secretos de Calatrava La Vieja Uno de los estudiantes recompone los restos arqueológicos hallados en la excavación Un caballero oteando desde las murallas, uno de los dibujos más recientes Un caballero calatravo subido a caballo El yacimiento tiene una extensión de más de 4.500 metros cuadrados Unos versos del Corán raspados sobre la pared
Marta Castro
Jue, 28/08/2014 | Cultura | Carrión de Calatrava | Ciudad Real

“Debajo de éste suelo hay toda una ciudad, con sus barrios, sus mezquitas, su mezquita mayor y todos sus equipamientos”, explica Miguel Ángel Hervás, director de la excavación del yacimiento de Calatrava La Vieja, mientras señala la cima del otero sobre la que está ubicada la antigua medina.

 

 

Hervás ha estado vinculado a éste yacimiento en las cercanías de Carrión de Calatrava desde que comenzó su excavación, hace 30 años. En este tiempo se ha conseguido sacar a la luz y restaurar toda la zona interior del Alcázar, del convento fundacional de la Orden de Calatrava y aproximadamente el 60% de las murallas del yacimiento. De la medina, el asentamiento civil que rodea el centro de poder sólo se ha recuperado un 10% de su terreno. “Son unos 4.500 metros cuadrados y esto tiene que avanzar despacio para que lo hagamos bien, con criterios científicos”. Aún son, por tanto, muchos secretos los que este yacimiento puede albergar.

 

 

Este verano se han retomado las campañas de excavación después de tres años en barbecho. Un total de 15 alumnos de Historia de la Complutense han empuñado cepillo y espátula gracias a la colaboración de la Junta y la empresa Baraka Arqueólogos.

 

 

Pero el trabajo más llamativo de esta campaña se desarrolla bajo la tierra. Allí, en lo que por un tiempo fue el aljibe que proporcionaba agua a la ciudadela y que posteriormente sirvió de prisión, se han encontrado unas pinturas hechas por los presos, cristianos o musulmanes que habitaron en esta oscuridad. Los dibujos más antiguos datan de la segunda mitad del siglo VIII y están hechos con carbón; los más modernos, rayados en la pared, son del siglo XIV.

 

 

Aquellos cautivos de tiempos de guerra dibujaron caballeros, armas de la época, escenas de cetrería, vigías en las murallas de la ciudad e incluso constan algunos versos del Corán. Horas y horas de trabajo con el que los reclusos quisieron evadirse de su prisión y que se han conservado gracias a una capa de cal que se ha creado sobre las paredes.

 

 

“El hallazgo no es nuevo”, cuenta Hervás, “lo descubrimos en 2001 y ahora estamos en fase de documentación”. Un arqueólogo realiza una copia de los dibujos para su estudio y para que puedan ser expuestos al público, ya que las pinturas se encuentran en una zona no visitable del castillo. “Científicamente estos vestigios tienen importancia porque nos muestran los usos bélicos y de caza de la época: escudos, espadas de doble filo, cetrería…”, finaliza.

 

 

Un yacimiento clave

La ciudad islámica de Calatrava es un yacimiento único por muchos motivos. Desde su fundación en el siglo VIII era la ciudad más importante en la ruta que unía Toledo con Córdoba. Los restos arqueológicos hablan de una población muy importante para la época, con una economía basada no solo en el sector agrario, sino también en la industria y el comercio.

 

 

Ocupada diez años por los templarios tras la toma de los cristianos, Raimundo de Fitero fundó allí la Orden de Calatrava, que vertebró el poder de la región durante siglos. La ciudad cayó en declive con la fundación de Ciudad Real, que contaba con el apoyo de la Corona, en un tiempo de lucha de poder entre reyes y Órdenes militares.

 

 

Ese es su principal valor. La de Calatrava es la ciudad islámica más importante que se conserva intacta desde la época medieval. Su abandono permitió que todo se quedara como estaba y no se construyera encima como en enclaves como Toledo, Zaragoza o las ciudades andaluzas.

 

 

Y su excavación, a pesar de sus tres décadas, no ha hecho más que empezar. Los secretos de la ciudad siguen esperando su turno, bajo la tierra, para ser descubiertos. 

Te puede interesar

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

Suscríbete a Objetivo CLM

Todo sobre el Comercio Exterior

■ Nuestras Guías

  • Hermade fabricación, venta y mantenimiento de maquinaria para la madera
  • El Rincón de Juana - Alojamiento Rural
  • SSE Energía Castilla-La Mancha
  • Alquiler y venta de vehiculos de Ocasión y Eléctricos
Anunciate con nosotros

■ Participa

Cartas al Director
Objetivo Piña Colada
Objetivo Vida Saludable
Todo sobre el Comercio Exterior
Derecho para el Ciudadano

La Experiencia de Emprender