La sequía en la región hace descender el nivel de los embalses situándolos por debajo del 20%

>> En el 2018 los embalses siguen mostrando un panorama poco esperanzador

Embalse de Entrepeñas
David Serrano Bachiller | Objetivo CLM
Viernes, 16/02/2018 | Región, Nacional | Portada, Sociedad, Medio Ambiente

El agua embalsada es de 1094 hectómetros cúbicos, lo que supone un 19,02% del total. Hace justo un año la cifra se situaba en 1741 hectómetros cúbicos, llegando a un 30,26% de su capacidad total. Y si retrocedemos en el tiempo diez años, se puede observar como la cifra llegaba hasta los 2365 hectómetros cúbicos, lo que suponía un 41,12% de la capacidad total. A grandes rasgos se puede afirmar que según avanzan los años, la situación empeora, debido en parte a los efectos del cambio climático.

En términos generales

El año 2017 cerró como el año más seco en lo que va de siglo, siendo España el país más árido de Europa, con un 75% de su territorio susceptible de sufrir desertificación, ya el pasado verano el agua en los embalses no llegaba al 43%, cuando la media hubiera sido de un 60%. A principios de este año el agua de los embalses se situaba en el 36,5%, habiendo pasado ya los meses más lluviosos del año en términos generales, como son octubre, noviembre y diciembre, los cuales contribuyen al 37% de la acumulación anual, según AEMET. En los meses de diciembre a febrero la contribución es del 28%. Así pues, el año hidrológico, que engloba la acumulación de precipitaciones desde el 1 de octubre hasta el final del invierno representa el 55% del total.

Una vez finaliza la primavera, la previsión de acumulación sería del 76%, y si al acabar este periodo hablamos de escasez, el margen para recuperar el 24% restante es pequeño, sobre todo teniendo en cuenta que en verano las precipitaciones suelen ser escasas, y en el caso de haberlas suelen ser de manera torrencial, lo cual dificulta su aprovechamiento.

Los datos del año 2017 son poco esperanzadores

Cientos de familias se han visto afectadas por los problemas de sequía, así como los cultivos en la región. Pero ya no solo hay que hacer referencia a los niveles de lluvia, que son bajos, sino a la gestión que se hace de la sequía existente.  Ecologistas en Acción advertían el pasado mes de enero que gran parte de los humedales pertenecientes a la Reserva de la Biosfera de La Mancha Húmeda se encuentran al borde del colapso debido a este motivo.

El año 2017 ha sido un año muy seco, ha llovido un 29% menos de media que en los últimos 30 años anteriores, y a esto hay que sumar que la temperatura media de la última década es de 0,9 grados superior a la de este periodo.

Teniendo en cuenta estas premisas, se observa que el agua de ríos y acuíferos se ha reducido un 20% en 25 años, señala Ecologistas en Acción. Esta reducción en los niveles de agua, acompañada del estado de los humedales, algunos secos por completo, favorece al crecimiento de la contaminación. En Castilla –La Mancha destaca el caso de las tablas de Daimiel, que solo dispone de 500 hectáreas encharcadas de las 1850 de las que dispone de lámina teórica de agua.

Además esta organización asegura que la elaboración de los planes de sequía por parte del Ministerio de Agricultura y Alimentación, Pesca y Medio Ambiente debe incluir medidas de protección de los caudales ambientales y control de la extracción para paliar los efectos de la sequía y evitar que la sobreexplotación del agua afecte al estado de conservación de las zonas húmedas. Siendo la sequía un fenómeno habitual del cambio climático, y de magnitud creciente. Entre las medidas que se proponen, destacan:

  • La elaboración de un plan de emergencia para la protección y la atención de las necesidades hídricas de los humedales y de los regímenes de caudales ambientales que se vean afectados por la sobreexplotación y especialmente en situaciones de sequía.
  • Atención prioritaria de los caudales ambientales y abastecimientos urbanos sobre cualquier otro uso.
  • Tomar medidas preventivas y correctoras de reducción de la extensión de regadío y de las dotaciones al mismo como responsable de más del 93% del consumo de agua en España.
  • Reutilización para riego de aguas depuradas.

Además los efectos de la sequía se agravan cuando hay una mala gestión y no se protegen los recursos naturales correctamente. Para Ecologistas en Acción la gestión de la sequía por parte del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente  y de las confederaciones hidrográficas “ha contribuido de manera decisiva a agravar sus efectos y a poner en riesgo el estado de conservación de los humedales”.

El estado de los embalses en Castilla –La Mancha el pasado verano

Actualmente debido a los efectos de la sequía los embalses de la región han sufrido una gran pérdida en sus niveles de agua. El pasado mes de agosto, estos se encontraban a un 23,65% de su capacidad con 1.360 hectómetros cúbicos de agua embalsada. Para situarnos, en la misma semana de la que hablamos, pero en el año 2016 los embalses de Castilla –La Mancha se encontraban a un 35,9% de su capacidad, con 2.066 hectómetros cúbicos, un 12% más que un año después.

Albacete se encontraba a un 16,23% de su capacidad, con 118 hectómetros cúbicos de agua embalsada, un descenso muy notable si observamos que la misma semana de 2016 contaba con 214 hectómetros cúbicos.  Ciudad Real se situaba a un 33% de su capacidad y una pérdida con respecto a la misma semana del año anterior de 103 hectómetros cúbicos de agua embalsada. Cuenca por su parte, perdía más de 100 hectómetros cúbicos, pasando de tener 541 a 390. Destacaba Guadalajara, como el caso más crítico de la comunidad, estando en agosto de 2017 a un 15,73% de su capacidad con 461 hectómetros cúbicos de agua embalsada, cuando el año anterior la cifra se situaba en 785. Por último Toledo era la ciudad que menos variaba de un año a otro, contando en 2016 con 255 hectómetros cúbicos y en 2017 con 223 hectómetros cúbicos.

El estado de los embalses  en Castilla–La Mancha en febrero de 2018

A pesar de las nevadas que han caído sobre la mayor parte de la península las pasadas semanas, los embalses siguen mostrando un panorama poco esperanzador, y es que en la semana actual se encuentran de la siguiente manera:

El agua embalsada es de 1094 hectómetros cúbicos, lo que supone un 19,02% del total. Y la variación de la semana anterior es apenas de 8 hectómetros cúbicos, habiendo mejorado en un 0,14%. Si echamos la vista atrás justo un año, situándonos en esta misma semana se aprecia que la situación ha empeorado, ya que la cifra ascendía a 1741 hectómetros cúbicos, llegando a un 30,26% de su capacidad total. Pero yendo más allá, retrocediendo en el tiempo una década, se observa que nos encontramos por debajo de la mitad del nivel de agua embalsada que hace diez años, situándose la cifra en 2365 hectómetros cúbicos, lo que suponía un 41,12% de la capacidad total.

Más concretamente en los embalses de Alarcón, Buendía y Entrepeñas, por poner atención en los de mayor capacidad de la región, también se observa un notable descenso en su nivel de agua. En la semana actual, el embalse de Alarcón se sitúa en 307 hectómetros cúbicos, lo que supone un 27,46% de su capacidad. Hace un año, en esta misma semana la cifra estaba en 418 hectómetros cúbicos, llegando así al 37,39% de su capacidad, mientras que hace diez años el porcentaje de agua embalsada llegaba al 45%.

En el caso del embalse de Buendía, la situación es similar en cuanto a la evolución de los niveles de agua, pues ha ido decreciendo la cifra según avanzamos en el tiempo en las fechas comparadas. Pero la realidad es que de los 1639 hectómetros cúbicos de su capacidad total, solo están cubiertos 161 en la semana actual, lo que supone apenas un 9,8% del total, mientras que hace diez años con 373 hectómetros cúbicos se llegaba a un 22,81% del total. Por otro lado, 100 hectómetros cúbicos es la diferencia del año pasado a la semana actual.

El embalse de Entrepeñas, por su parte, y al igual que los dos anteriores, también muestra un descenso en sus niveles de agua embalsada acorde a la línea temporal. Si hace diez años la cifra se situaba en 270 hectómetros cúbicos, lo que suponía un 32,35% de su capacidad total, a día de hoy se encuentra en 79 hectómetros cúbicos, descendiendo hasta un 9,46% de la capacidad total. En este caso la diferencia con el año pasado, en esta misma semana, es de 90 hectómetros cúbicos.

Distribución del agua embalsada en C-LM a a finales del año 2017. Fuente: Julián Martínez.
 

Los efectos de la sequía

La escasez de precipitaciones, además de afectar a nuestro día a día en lo que a consumo social se refiere del agua, tiene un impacto directo en aspectos tales como: el precio de la luz, las alergias, los incendios o las cosechas.

La falta de lluvias provoca que se incrementen las sequías a largo plazo, haciendo que se recurra para generar energía a fuentes “sucias” como la generación de carbón, ante la bajada de producción hidroeléctrica. Esto tiene una consecuencia directa sobre el precio de la luz, que el pasado octubre subió un 7% respecto al mes de septiembre.  En términos generales el precio de la luz se disparó un 31% en 2017, el año más caro desde 2008. Concretamente el pasado año alcanzó un precio medio de 52,4 € por megavatio hora, lo que supone un incremento del 31,6% en relación al año 2016.

Otro aspecto sobre el que incide la falta de precipitaciones es en el aumento de la contaminación, favoreciendo así la aparición de alergias, ya que los pólenes aguantan más en la atmósfera y esto tiene también relación directa con la contaminación atmosférica. Según expertos, el problema fundamental en este tema es la calidad del aire.

Pero el cambio climático además de la escasez de precipitaciones, también trae consigo un aumento en las temperaturas, que a su vez influyen en la producción de incendios. En varias comunidades se ha ampliado el periodo de máxima alerta, Castilla –la Mancha amplió este intervalo de tiempo hasta el 31 de octubre por primera vez.

En cuanto a la cosecha, la producción del año pasado como la de este año está amenazada por la falta de agua. Es el caso de la aceituna o el cereal de secano, muy afectado por la falta de precipitaciones, que supusieron en 2016 una pérdida de entre el 40 y el 60% de la cosecha. A esto se suma el aumento de combustible o gasóleo debido a la sequedad de los campos, que obliga a pasar más veces la maquinaria para sembrar.

El informe de Grenpeace: “Sequía, algo más que falta de lluvia”

El pasado 23 de noviembre la organización publicaba un documento donde se analiza el problema de la sequía de manera global, la mala gestión del agua su despilfarro. En él se demandan medidas urgentes que prevean y mitiguen los efectos de la sequía.

Julio Barea, responsable de la campaña señalaba que aunque se habla mucho de suministro a la población de agua y escasez, poco se sabe de los impactos en el medio ambiente y estos son muy importantes. Y se hace referencia a que la agricultura es la principal consumidora de agua (con cifras en torno al 85%) y aun así están teniendo pérdidas económicas. Además de señala que no se ha hecho nada en la década para cortar el continuo robo de caudales que provocan el millón de pozos ilegales reconocidos en 2017 por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

La sequía provoca pérdidas económicas, riesgo sanitario, problemas sociales y graves impactos medioambientales, por eso para Greenpeace resulta necesario gestionar el agua desde la máxima eficiencia. Y propone medidas tales como:

  • Cambiar la política hidráulica tradicional centrada en la ejecución de grandes obras.
  • Luchar contra el grave estado de contaminación que sufren nuestras aguas continentales.
  • Implantar regímenes de caudales ecológicos científicamente establecidos.
  • Poner freno a la edificación de instalaciones muy demandantes de agua.
  • Cerrar más de un millón de pozos ilegales repartidos por toda la geografía.
  • Adaptar políticas forestales a las necesidades del país más árido de Europa.
  • Incrementar la superficie dedicada a la agricultura ecológica.
  • Reconversión del regadío intensivo a explotaciones sostenibles, diversificadas y de bajo consumo de agua.
  • Prohibir los nuevos proyectos de ganadería industrial y apoyar la producción extensiva, local, de calidad y ecológica.
  • Establecer la hoja de ruta que logre la transformación completa del sistema energético actual hacia un sistema 100% renovable.

Acuerdo social por el Agua frente al cambio climático

Desde Ecologistas en Acción se pretende hacer frente al cambio climático, ya que como explican, nos impone un futuro en el que se reducirá drásticamente el agua disponible, y en el que los ciclos de sequía y las grandes tormentas, con las correspondientes crecidas, serán cada vez más frecuentes e intensos.

Ante estas perspectivas, señalan que urge un gran acuerdo social basado, por un lado, en la recuperación de nuestros ríos, humedales, lagos y acuíferos, como un patrimonio ambiental público que debe estar al servicio del interés general, y por otro lado, en la defensa del agua como un bien público, que debe ser de acceso universal en lo referente a los servicios de agua y saneamiento, en tanto que se trata de un derecho humano, reconocido como tal por Naciones Unidas.

En este contexto es urgente:

  • detener el crecimiento de demandas, especialmente de regadío, la construcción de nuevos embalses y trasvases y los procesos de deterioro, apropiación y sobreexplotación de ríos y acuíferos, a fin de garantizar su sostenibilidad y el buen estado ecológico de las aguas, al servicio del interés general, respetando los caudales ambientales y demás exigencias de la Directiva Marco;
  • redimensionar a la baja la superficie regada y los consumos urbanos expansivos de forma que se adapten a la reducción de caudales disponibles que impone el cambio climático en curso;
  • revertir los procesos de mercantilización del agua y de privatización de nuestros servicios de abastecimiento y saneamiento, para recuperarlos como servicios de interés general, bajo una gestión pública transparente y participativa;
  • acabar con la corrupción que ha venido creciendo, al transformar el agua y los servicios de abastecimiento y saneamiento en grandes negocios privados

Además esta organización asegura que la elaboración de los planes de sequía por parte del Ministerio de Agricultura y Alimentación, Pesca y Medio Ambiente debe incluir medidas de protección de los caudales ambientales y control de la extracción para paliar los efectos de la sequía y evitar que la sobreexplotación del agua afecte al estado de conservación de las zonas húmedas. Siendo la sequía un fenómeno habitual del cambio climático, y de magnitud creciente. Entre las medidas que se proponen, destacan:

  • La elaboración de un plan de emergencia para la protección y la atención de las necesidades hídricas de los humedales y de los regímenes de caudales ambientales que se vean afectados por la sobreexplotación y especialmente en situaciones de sequía.
  • Atención prioritaria de los caudales ambientales y abastecimientos urbanos sobre cualquier otro uso.
  • Tomar medidas preventivas y correctoras de reducción de la extensión de regadío y de las dotaciones al mismo como responsable de más del 93% del consumo de agua en España.
  • Reutilización para riego de aguas depuradas.

Además los efectos de la sequía se agravan cuando hay una mala gestión y no se protegen los recursos naturales correctamente. Para Ecologistas en Acción la gestión de la sequía por parte del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente  y de las confederaciones hidrográficas “ha contribuido de manera decisiva a agravar sus efectos y a poner en riesgo el estado de conservación de los humedales”.

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

Te puede interesar

Eurocaja Rural Préstamo Matrícula
Anunciate con nosotros

Acredita Castilla-La Mancha

Suscríbete a Objetivo CLM

■ Nuestras Guías

  • Residencia Geriátrica Santo Cristo Santa Ana
  • El Fogón de Barbarroja Disfruta con nosotros de la mejor comida mediterránea
  • Alquiler y venta de vehiculos de Ocasión y Eléctricos
  • ASLAN SL. Reformas - Impermeabilizaciones - Aglomerado en frio
  • CIBUM Consultores | Asesoría Juridica - Económica para Hostelería
  • Abogados Bancarios Tu servicio legal online de confianza
  • Apadrina un huerto Área de ocio y recreo
Canal Pozuelo