Tras las huellas de nuestros ancestros. Segunda parte

Proseguimos acercándonos a la vida de nuestros antepasados y lo hacemos viajando hasta la localidad de Chillón

Tras las huellas de nuestros ancestros. Segunda parte
imagen de Tras las huellas de nuestros ancestros. Segunda parte
Lucia Ballesteros Ruiz. "El Rincón de Casandra"
Lunes, 26/05/2014 | Región, Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Toledo, Nacional, Internacional, Puertollano, La Mancha | Portada, Ciencia, Opinión, Cultura, Deportes, Economía, Tecnología, Política, Salud, Sociedad, Sucesos, Medio Ambiente, Turismo, Gastronomía

Proseguimos acercándonos a la vida de nuestros antepasados y lo hacemos viajando hasta la localidad de Chillón. La población está entronizada sobre las murallas del Castillo de Aznarón, en la cima del cerro Narón, posee un tejido en sus orgínes mucho más ancestral, prueba de ello son las pinturas rupestres que se han encontrado en sus tierras.
 
En la sierra de la Virgen del Castillo, entre otros refugios , se han localizado muestras de pinturas rupestres de tipo esquemático que acreditan  la existencia de asentamientos prehistóricos en la zona.
 
Incluso en  1990 se halló una estela de la Edad del Bronce Final. Está ornamentada con  figura humana que tiene en poder una espada,  un escudo, un peine y  una lanza. En  la época  romana fue aprovechada para  un epígrafe funerario. En la actualidad se encuentra en el Museo Provincial de Ciudad Real, donde puede ser visitada.
 
En el parque Arqueológico de Alarcos  conviven de un lado el mundo ibérico previo al universo romano, y de otro una ciudad medieval del Siglo XII en plena construcción.
Una miscelánea deslumbrante que nos encandilará transportándonos  a dos guardacantones históricos de nuestra Península.
 
Alarcos fue un asentamiento sustancial de la etnia oretana, fueron los oretanos un pueblo prerromano arraigado en tierras que iban desde Sierra Morena hasta la  cuenca del río Anas, actual río Guadiana. Sus dominios comprendían desde Ciudad Real hasta el Noroeste de Córdoba, pasando por el oeste de Albacete  y hasta el sur de la provincia de Jaén.
 
Esta tribu fue famosa entre otras proezas por haber conseguido derrotar y dar muerte al general cartaginés Amílcar Barca.
 
En este emplazamiento levantaron una ciudad  sólida , bien  estructurada  en torno a calles asfaltadas  con piedra, y casas rectangulares de una y dos habitaciones, con zócalo de piedra y cubierta vegetal. Imaginaremos  su existencia habitual  por medio  de los utensilios  de bronce, hierro y hueso que utilizaban, y sus ritos funerarios. Y lo más esencial de todo  cómo, desde esta jurisdicción , fueron capaces de dominar el valle del Guadiana, y la puerta de comunicación  entre la meseta, el sur y el levante peninsular.
Empero  Alarcos fue incluso  el vasto trazado  urbano del rey Alfonso VIII de Castilla, y examinándola  podemos concebir  la organización de la Reconquista, su repercusión  y su desenlace. El proyecto urbano del s. XII  se sirvió de los restos ibéricos, y alzó  la gran muralla de tres metros de espesor que hoy podemos recorrer. Asimismo erigió un gran castillo en su centro urbano que conserva dependencias e instalaciones, como la fragua, las cocinas, cuadras y alcobas, etc.
 
Pero lo cierto es que este gran proyecto urbanístico se vió frenado por los almohades de la mano del  califa Yusuf   quien derrotó al rey Alfonso VIII en la Batalla de Alarcos. Siendo esta la última gran victoria musulmana sobre la Península Ibérica.
 
Esta dinastía marroquí, de origen bereber, que domeñó el norte de Äfrica y el sur de la Península Ibérica desde 1147 a 1269, no podía permitir un  asentamiento de estas características  por parte del  reino de Castilla  y desde el que fácilmente podía invadir el territorio musulmán.  
 
Los cristianos invertirían  casi veinte años en recomponerse , y en establecer de manera rotunda  su supremacía  en el sur mediante la Batalla de las Navas de Tolosa, en 1212.  Como agradecimiento a esta conquista alzaron  la ermita de la Virgen de Alarcos.  Por su parte, la ciudad de Alarcos,  permanecería eternamente  inacabada. A cambio, en sus inmediaciones nacería  su sustituta,  Villa Real, que con el devenir del  tiempo daría origen a la actual  Ciudad Real.
 
El parque Arqueológico posee un entro de Interpretación donde se exhiben algunas de las piezas halladas a lo largo de los trabajos arqueológicos  llevados a cabo; que junto con  medios como la restauración virtual y las  infografias introducen al visitante en un recorrido virtual por la historia del yacimiento.
 
Sin olvidar que cada verano se celebra en Parque Arqueológico de Alarcos-Calatrava el Festival de Música Medieval de gran aceptación por parte del público.
 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam