La venta de teléfonos usados, una forma de cuidar nuestro planeta

La venta de teléfonos usados, una forma de cuidar nuestro planeta
Objetivo CLM
Lun, 18/04/2016 | Tecnología | Nacional

En pleno siglo XXI, donde la obsolescencia prematura de los productos electrónicos – en torno a los dos años de funcionamiento – ha disparado la generación de residuos tecnológicos, la venta de teléfonos móviles en desuso puede ser una solución práctica a la gran cantidad de terminales telefónicos que diariamente se desechan, otorgándoles una segunda oportunidad.

Startups como Moviloff han querido impulsar este esfuerzo por reducir la llamada chatarra tecnológica. Tan solo el año pasado se recogieron casi 2.000 toneladas de residuos electrónicos en España.

 Vender móviles usados se convierte en una alternativa con beneficio directo sobre el medio ambiente, aún más teniendo en cuenta que multitud de estas piezas con las que se componen los teléfonos móviles pueden ser altamente contaminantes.

Por otro lado, la venta de teléfonos móviles permite dar salida a los terminales viejos que vamos almacenando, por pereza o desconocimiento, en nuestros cajones y estanterías del hogar, convirtiendo en ocasiones nuestras casas en auténticos vertederos tecnológicos.

Además, el beneficio normalmente suele ser bilateral: los teléfonos que se envían son recogidos con contraprestación para el usuario, es decir, previo pago por su terminal viejo en desuso. De esta forma, el incentivo es además monetario, pudiendo ganar dinero por la venta de terminales que ya no utilizamos.

¿Qué ocurre con los teléfonos que se venden para reutilización?

Los terminales telefónicos que pueden vender los usuarios en páginas como www.moviloff.es son primeramente recogidos de forma gratuita en la dirección del particular. Posteriormente, un equipo de expertos somete a examen el estado de funcionamiento del teléfono, con el fin de dividir aquellos que pueden ser reparados de aquellos que finalmente serán separados en piezas que servirán como repuestos para otros terminales.

Aquellos teléfonos que pueden ser reparados son posteriormente puestos a la venta como teléfonos de segunda mano, facilitando el acceso a smartphones de última generación a aquellas personas que no quieren o pueden realizar el mismo desembolso que con la compra de un teléfono a estrenar.

Por su parte, aquellos móviles que no pueden ser reparados son divididos en componentes, separando pantallas LCD, baterías, tarjetas de memoria, circuitos internos y demás de aquellas piezas en mal estado.

¿Qué pasa con el mercado de teléfonos robados?

Lamentablemente, como la venta de teléfonos usados es un mercado al alza, el robo de terminales de última generación está a la orden del día, siendo los preferidos los smartphones de alta gama. Estos móviles son robados a los dueños para posteriormente extraer dinero con su venta.  De ahí que empresas como Moviloff verifiquen en primer lugar el IMEI del teléfono para comprobar si este ha sido robado. En caso afirmativo, no puede realizarse la venta y el terminal será bloqueado. Una forma de luchar contra el mercado negro que gira en torno a esta iniciativa tan positiva para reducir el consumo de terminales tecnológicos tan elevados del siglo XXI.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

Te puede interesar