Soluciona tus deudas de una forma simple

Soluciona tus deudas de una forma simple
Objetivo CLM
Lun, 09/10/2017 | Economía | Nacional

En el devenir de la vida diaria, a veces nuestra situación financiera se complica más de lo deseable porque las cosas suceden como suceden y uno no tiene la capacidad de ordenarlas a su antojo. Ante esto, hay soluciones, y la mejor de todas es reunificar deudas.

Cómo reunificar

En esto no hay truco, uno tiene mayor capacidad para la reunificación de préstamos cuanto mayor poder adquisitivo y avales tiene. Esto a veces es un contrasentido, porque en esa situación no se suelen necesitar préstamos. La reunificacion prestamos, en caso de no contar con los avales necesarios, pasa por apoyarse en entidades que tengan mayor fuerza negociadora para reunificar préstamos.

Puede que en el 2002 comenzaras una hipoteca, de cuando eran caras, y estés pagando 600 euros al mes y que algunos años después, tuvieras que cambiar de coche y se añadiera un nuevo préstamo a tu economía de 200 euros, más los 500 euros que gasta la familia en comer, vestir y las cosas del día a día. La carga mensual se incrementa, con el inconveniente de que cada deuda es con una entidad distinta.

La ventaja de reunificar es agrupar todos esos gastos en un solo pago a una sola entidad. Esto, además de la ventaja evidente de simplificar el asunto, tiene otras dos ventajas importantes: que la entidad unificadora tiene más capacidad de negociación que tú en solitario para mejorar tus condiciones actuales con cada prestamista y que el importe mensual puedes reducirlo a una cifra que no te ahogue.

Préstamos y Créditos

Son conceptos muy parecidos y se usan como sinónimos, pero técnicamente hay algunas diferencias entre ellos.

Un préstamo suele ser un monto importante que se presta en un principio para devolver en un plazo determinado aplicando un tipo de interés concreto.

Un crédito suele ser una cantidad que está disponible para la persona que lo solicita pero que no tiene por qué disponer de toda ella, ni de una sola vez. Por ejemplo, en la tarjeta de crédito puedes tener un crédito, valga la redundancia, de 3.000 euros al mes y sin embargo disponer sólo de 300.

Economía doméstica

A la hora de pedir un préstamo o un crédito, hay que tener algo meridianamente claro y es cómo devolverlo.

Por el método que sea, o con hojas de cálculo, o a mano en una libreta, o con las aplicaciones que existen para ello, es más que conveniente tener un control sobre los gastos e ingresos que tiene una casa. De hecho, lo ideal es tenerlo previsto durante todo un año, que es el mayor ciclo que engloba a otros menores (meses y semanas).

Si tienes previsión a un año, verás cuándo se cargan el seguro del coche, o la contribución (el IBI) o cuando entran las pagas extras. Esto te permitirá ubicar los momentos en los que puedes hacer algún gasto de más, como en Navidad por ejemplo, y cuándo tienes que apretarte el cinturón.

Tener esa visibilidad permite también montar planes de ahorro. Si por ejemplo tienes que pagar 360 euros del seguro del coche en noviembre, es muy buena idea apartar 30 euros todos los meses para que ese gasto no afecte en exceso cuando llegue el momento de pagarlo.

Buenas prácticas

Parte fundamental de tener una economía saludable es la de no malgastar. El mejor sistema para ello es tener identificados cuáles son las situaciones en las que lo hacemos.

Normalmente se malgasta cuando se compra online, cuando no se está seguro frente a un buen vendedor y cuando no se miran los precios de lo que se compra. Es así de simple, cuando estés ante alguno de estos 3 casos, se te debe encender una luz de alarma en la cabeza y lo primero que hay que hacer es no comprar. Si días después de haber tomado esa decisión tajante, crees que necesitas eso que no compraste, entonces hay que tomar de nuevo la misma decisión, no comprar. Si de nuevo, y por tercera vez, días después, vuelves a necesitar comprar eso que no compraste, entonces, analiza los precios, mira cómo afecta a tu economía doméstica y por último compra eso que necesitas.

Todas las compras que no superen estos tres intentos te habrán hecho ahorrar un montón de dinero y lo notarás en el saldo de tu cuenta.

Ayúdanos a difundir este contenido

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .

Te puede interesar