• El cristal con el que miro
    Imagen de elcristal
    Joaquín Muñoz González
    Asomándome al Objetivo para retratar este pequeño trozo de mundo que nos acoge

Se busca político

Imagen: Se busca político
Objetivo CLM - Joaquín Muñoz González
Mié, 22/06/2016 | Política | Nacional

Se buscan políticos pobres, sin corbatas de colores, roja, azul... sin coches oficiales ni sonrisa electoral. Se buscan gobernantes sensatos en mangas de camisa, que anden por la calle y que hablen con la gente como yo.
Se buscan políticos liberados de tiempos rancios de dictaduras, transiciones, o democracias recién nacidas, que no luchen en sus despachos por los derechos de los grandes empresarios, que no se desvivan por ser llamados patriotas, o que no se sienten en mesas de roble a discutir salarios mínimos ridículos para el obrero.

Se buscan políticos sin populismos, que no sepan nadar en el oportunismo, que no vendan utopías irrealizables a cambio de un trozo de tarta, agarrándose a la desesperación del obrero reprimido para intentar tocar el poder con los dedos.
Se busca el sentido común de los mortales, aquellos que entienden la política al servicio de todos, que allanan el camino al empresario para que engrandezca su proyecto y consiga reducir las listas del paro, reforzando siempre la protección a los más débiles, a la gente que, como yo, necesita condiciones dignas de trabajo para vivir.
Se buscan políticos que antepongan los principios a los ideales. Que no busquen grandes despachos ni ordenadores de última generación si no saben ni encenderlos ni darles uso.

No soy socialista, ni de derechas, ni de izquierdas, no soy religioso, ni perro flauta, ni radical. No creo en las luchas que no signifiquen mejorar la vida de los demás, me importan un bledo las batallas que se ganan a golpe de mayorías, de pactos o de consensos. Solo creo en la gente capaz de tomar decisiones con el alma, pensando en la otra gente, sus conocidos y desconocidos, sus vecinos y quienes viven lejos, sus amigos y los que nunca lo serán, su familia y todas las familias que dependan de esas decisiones.
Aquellos políticos que son capaces de no dormir preocupados por algún problema que nada tenga que ver con su propia persona, que saludan a quien les da la gana sin pensar en el destino del voto del saludado. Aquellos políticos que viajan en metro, que no cambian de casa cuando gobiernan, que tienen que ahorrar para llevar de viaje a su familia. 
Miro alrededor y no encuentro lo que busco, igual soy yo quien se ha llenado de ideales utópicos e irrealizables, todos me parecen lo mismo. Observad las múltiples entrevistas a las que ahora se someten para conseguir votos, ¿habéis encontrado a alguien capaz de responder alguna pregunta sin lanzar un discurso?

Estos son los tiempos en los que estamos condenados a vivir, y estas son las armas que contamos para entregar nuestro voto. Triste pero cierto, y sigo sin ver en el horizonte ese estado del bienestar que nos vendieron a los pobres.  La fiesta de la democracia ha terminado por convertirse en el “after hours” de los borrachos de poder, que caminan dando tumbos por la calle repitiendo slogans y frases hechas, buscando en el suelo con la mirada turbia algún resto de voto que llevarse al bolsillo.

No perdamos la esperanza, sigamos buscando en los rincones algún político de los del pueblo, empático y honesto, sensato y cercano… alguno habrá.

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

Te puede interesar