Qué hacer con la ropa antigua en época de rebajas

Objetivo CLM
Martes, 23/01/2018 | Región, Nacional | Portada, Sociedad, Economía

Entre los grandes alicientes del comienzo de un nuevo año está el de recorrer las tiendas, físicas y virtuales, al acecho de auténticas gangas o de aquellos artículos que antes de las navidades no podíamos permitirnos. Nos referimos a las denominadas rebajas, un fenómeno en el que participan la gran mayoría de firmas y que se extiende a lo largo de casi dos meses: aproximadamente, desde el 7 de enero hasta el 28 de febrero. Y aunque estas fechas pueden variar para las respectivas marcas, el comprador estará seguro de encontrar grandes descuentos tanto en la calle como en las redes.

Ahora bien, actualizar nuestro armario tiene consecuencias. La más evidente es que no disponemos de un espacio infinito, y que probablemente nos veamos obligados a deshacernos de ropa antigua. Arranca así un proceso de selección y criba en el que intervienen varios factores: las tendencias en moda, el estado de las prendas y nuestro apego emocional. A pesar de no ser tarea fácil, hay que pensar en positivo: tal vez sea un buen momento para limpiar el armario y tirar todo aquello que hace tiempo que no usábamos. También para regalar y donar productos, o incluso montar un mercadillo.

No obstante, dudaremos especialmente ante aquella ropa que no queremos usar por ahora, pero que preferimos conservar. ¿Dónde meterla? ¿Cómo liberar espacio en nuestro piso y, aun así, seguir teniendo fácil acceso a ella? Una buena idea la representan los llamados servicios de Self Storage o arrendamiento de almacenes. En concreto, en Madrid destaca el alquiler de trasteros Globalbox, una compañía que ofrece soluciones de dimensiones distintas, con amplitud de horarios de acceso y altos estándares de limpieza y seguridad.

Así, una vez contratado un trastero, solo nos queda empaquetar nuestras prendas y trasladarlas. Para ello, antes de nada, conviene pasarlas por la lavadora. El objetivo es guardarlas con buen olor, evitar manchas y zonas amarilleadas y, además, ahorrarnos la desagradable sorpresa de toparnos con polillas o cucarachas en un futuro. Asimismo, este lavado será con poco detergente y sin suavizante.

A continuación, doblaremos con cuidado la ropa y la ordenaremos en recipientes de plástico, muy apropiados para aislar de la humedad. Es el caso de cajas fabricadas en este material o de bolsas, desde las tradicionales para basura hasta bolsas de vacío para ropa. En todo caso, se trata de localizar recursos de almacenaje que ocupen el mínimo volumen y alarguen la vida de nuestras prendas.

Mención aparte merecen artículos como las alfombras (es preferible enrollarlas y guardarlas en una funda) o los zapatos (que rellenaremos con papel de seda para que no se deformen). También los complementos (cinturones, bolsos, etc.), que colocaremos en cajas. Para terminar, es aconsejable clasificar las bolsas y cajas, especialmente las de complementos, a fin de poder localizar nuestros objetos rápidamente en un futuro

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam