• Ojo de Aguja
    Imagen de Ojo de Aguja
    Angélica Sánchez
    Cronista de lo desapercibido

Un toque de canela

Tú no te olvides nunca de mirar las estrellas estés donde estés. Ya sabes que en el cielo podemos ver muchas cosas y que hay otras que quedan ocultas

Imagen: Un toque de canela
Objetivo CLM
Lunes, 13/04/2015 | Nacional | Portada, Opinión

Gastronomía es una palabra que encierra otra: astronomía. Así repite el abuelo para que su nieto comience a vislumbrar que en cada cosa hay un interior relacionado y que el cosmos -como su etimología lo indica- es un orden. Dicho orden puede hacerse generoso de aromas y sabores. Le explica que la pimienta da calor y quema, relacionándola con el Sol, el Sol es el centro de todo y puede verlo todo, por eso la pimienta va bien con toda clase de comida, la Tierra contiene la vida, la vida tiene sabor y lo que realza el sabor siempre es la sal. «Lo oculto - el abuelo le enseña a Fanis- es lo que a la gente le seduce: como la sal de las comidas.».

Al igual que a Fanis, el protagonista de "Un toque de canela", así ocurre con mis recuerdos gastronómicos. No sé cómo me las apañaba, pero siempre estaba metida en la cocina de mis abuelos. Me encantaba estar, observar cómo cocinaban, qué condimentos ponían... Tal vez sea una forma de conocer a las personas, porque cocinando se puede llegar a conocer al cocinero/a, no sólo por la forma de trabajar ni por lo que utilice, sino porque la cocina es un lugar de encuentro, de charla, donde se guisan penas y alegrías… Como la novela  "Como agua para chocolate", es tan cierto como la vida misma, donde según el estado anímico con el que se cocine así sabrá el plato… Quizá de ahí tome sentido el dicho popular "cocinar con amor". Retomando los condimentos y especias, son muchas las existentes y las que me gustan, pero el comino, las especias morunas y la canela tienen algo diferente y muy especial.

La canela siempre ha estado presente, ya que mi madre además de utilizarla en postres, a veces en vez de poner cacao o café, ponía canela en la leche. Una delicia. Mi favorita. Destapar el frasco donde la guardo es descubrir la caja de los sentidos. El aroma que desprende es tan cautivador que podría estar absorta largo tiempo reteniendo su dulce olor y sabor.

La canela es mucho más que una especia: embriaga, enamora e invita a abrir el alma consigo misma y con los demás.

Seductoramente dulce y picante. Perfecta.

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

Te puede interesar