Historia de la gastronomía de España. Cocina Celtibérica

Una de las culturas más antiguas de la Península Ibérica  fue la de Tartessos

imagen de Historia de la gastronomía de España. Cocina Celtibérica
Objetivo CLM - Lucía Ballesteros
Lunes, 27/10/2014 | Región, Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Toledo, Nacional, Internacional, Puertollano, La Mancha | Portada, Sucesos, Sociedad, Salud, Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología, Economía, Opinión, Deportes, Política, Turismo, Medio Ambiente, Gastronomía, Fiestas

Una de las culturas más antiguas de la Península Ibérica  fue la de Tartessos. Su capital fue Turtha. Se dedicaban al comercio, la metalurgia y la pesca. De los fenicios aprendieron  las técnicas agrícolas más avanzadas y crearon huertas perfectamente estructuradas generando abundantes cosechas, que junto con la ganadería y la pesca les proporcionaba una alimentación muy equilibrada.

 

Los fenicios introdujeron el olivo y la vid. Los celtíberos se hacen sedentarios y empiezan a cuidar el cerdo como fuente principal de su alimentación, lo crían en piaras y es así  como nace el ceremonial de la matanza en los meses de invierno.

 

La comida se complementaba con tortas cocidas en los rescoldos de las brasas y cuya base de elaboración era la bellota. Dichas tortas se mantenían durante mucho tiempo comestibles. A la hora de la comida se sentaban en bancos de piedra y adobe edificados en el contorno de las paredes de las casas.

 

Con el uso del hierro en la agricultura consiguen labrar grandes cantidades de terreno y comienza a cultivar el trigo común, la cebada, la escaña gemela, el trigo bojal, la avena, el panizo y el mijo. A los cereales le seguían en importancia alimenticia las legumbres. Los cereales se consumían en forma de gachas realizadas con agua o leche y sobre todo en forma de pan.

Bebían, también, una bebida fermentada de cereales de gran parecido con la cerveza. El vino escaseaba en aquel tiempo y se reservaba para las grandes ocasiones. Del acebuche se obtenía el aceite de oliva; el olivo llegaría de la mano de los romanos.

 

Los celtíberos del norte consumían las grasas de los animales de la matanza, especialmente las del cerdo. Hubo un tiempo en el que la ganadería ovina prevaleció sobre la caprina. Los animales más ingeridos eran la oveja, después de la vaca y por último el cerdo.

 

Al ser una economía de dilatada producción requería de un sistema para la conservación de los alimentos. Para ello disponen de orzas de barro, de almacenes excavados en la tierra en forma de silos y las salazones tanto de pescado como de carne. Se ignora si la elaboración del queso era conocida y practicada en aquel ciclo histórico.

 

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam