Ganar dinero con el comercio de divisas y la incertidumbre del Brexit

Ganar dinero con el comercio de divisas y la incertidumbre del Brexit
Objetivo CLM
Miércoles, 04/05/2016 | Nacional | Portada, Sociedad, Economía

Vivimos un momento de incertidumbre política, social y económica. Y junio se presenta como un mes de posibles cambios tanto para España como para Reino Unido y Europa.

El mes de junio tiene marcadas dos citas claves para el porvenir de España y de Europa. La primera de las citas, que podría marcar para siempre el futuro de la Unión Europea, está fijada para el día 23, con el referéndum sobre la permanencia del Reino Unido. La segunda de las citas está marcada para el día 26 en España, día en el que se celebrarán nuevas elecciones legislativas, seis meses después de las precedentes, prolongando la parálisis política del país tras el fracaso de los partidos en su intento por formar un gobierno.

A lo largo de este artículo nos vamos a centrar en la cita del 23 de junio, en la que unas elecciones inciertas del Reino Unido pueden cambiar el rumbo de Europa.

Impacto económico del Brexit

La Unión Europea (UE) se enfrenta a grandes retos como la crisis migratoria, los problemas de las deudas acumuladas en varios países, así como la posibilidad real de que uno de sus miembros abandone el bloque por primera vez en más de tres décadas. El próximo referéndum en Reino Unido sobre su permanencia o no en la UE es el denominado Brexit, fenómeno de la posible salida de Londres del bloque con epicentro en Bruselas.

Dicho voto o Brexit tendrá un impacto notable en la economía británica, europea y en los mercados financieros.

De momento, el tema permanece latente en las mentes de los inversores, donde todavía no ha provocado una tensión evidente. Pero en el mercado toda esa incertidumbre tiene un precio.

El impacto económico del Brexit en el Reino Unido es un tema muy controvertido, aunque parece obvio que la economía británica sufriría claramente en un primer momento. La incertidumbre sobre la futura participación del país en el mercado común y el impacto de ello en diferentes sectores, se ve especialmente reflejado en el de servicios financieros.

Ganar dinero aprovechando la incertidumbre del Brexit y gracias al comercio de divisas

Para los inversores, la fuerte caída de la libra se está convirtiendo en una pesadilla ya que, al cambio con el euro, su rentabilidad ha disminuido de forma considerable. Sin embargo, para aquellos que decidieran entrar ahora en el mercado, la incertidumbre que rodea al referéndum del próximo 23 de ju­nio, en el que se votará sí o no a la escisión británica, ha abierto las puertas a una atractiva oportunidad de inversión.

Es el momento de hacer una provisión de libras o de comprar compañías que coticen en esa moneda.  Es el momento del comercio de divisas.

El mercado de divisas, también conocido como Forex, es un mercado mundial y descentralizado en el que se negocian divisas. Este mercado nació con el objetivo de facilitar el flujo monetario que se deriva del comercio internacional.

El comercio de divisas puede ser un poco difícil de entender para los operadores nuevos, pero en realidad, la operación en sí es muy simple. A diferencia del comercio tradicional en el mercado de valores en que se compra una posición dentro de una empresa a través de acciones, el comercio de divisas se basa en la diferencia entre dos valores de divisas internacionales, por medio del cual el inversor obtiene ganancias al estar en el lado adecuado de sus movimientos de valoración.

Hablar de comercio y mercado de divisas en la actualidad ya no es más algo complejo y sólo para entendidos que deben descifrar enigmáticos gráficos e interpretar planillas complejas. Hoy en día es la posibilidad para todos los operadores del mundo de ganar mucho dinero sin perder tiempo.

El mercado de divisas cuenta con la ventaja de que los mismos profesionales del mundo de las finanzas, educan y forman a los inversores de manera virtual, para que comiencen  a interpretar el mercado, estudiando sus jugadas y asegurando el éxito.

En la actualidad, comprar con euros un valor cotizado en libras al tipo de cambio actual, que se ha visto reducido por los temores a una escisión británica, puede dar beneficios. De esta forma, si el resultado del referéndum cumple con las previsiones, la moneda se revalorizará y el nuevo tipo de cambio generará un beneficio automático indirecto en los bolsillos de ese oportuno inversor.

A ello habría que sumarle el comportamiento de las compañías británicas integradas en el Footsie y que están registrando un mejor comportamiento bursátil.

Repercusión del Brexit para inversores y empresas

Un Brexit reavivaría la preocupación por la sostenibilidad política de la Unión Europea y de la zona euro. De forma más general, podría despertar aspiraciones de independencia latentes. Los impactos en el mercado financiero no pueden, por tanto, ignorarse. El Brexit viene a sumarse a la lista de fuentes de riesgo potenciales.

La sola perspectiva de que esto pueda suceder ha deprimido por completo a la libra esterlina, que ha llegado a caer a su nivel más bajo contra el dólar desde 2009. Pero aquí no se acaban las vorágines en el mercado de divisas. Si el Brexit se convierte en una realidad, la tormenta también sacudirá al euro.

Los fondos monetarios en libras han sufrido un fuerte castigo por la debilidad de la libra esterlina. La curva de rendimientos se ha aplanado considerablemente, al tiempo que la subida de tipos se aplazará hasta 2017. Ello ha causado una aceleración del debilitamiento de la libra, lo que tiene un impacto claro en el tipo de cambio.

En el caso de las empresas dependerá de dónde esté domiciliada y del mercado en el que opere la compañía, así podrá verse afectada en un sentido o en otro. En el caso de las empresas con domicilio y principal fuente de ingresos en Reino Unido, se verán afectadas por un desplome de la confianza empresarial, que causaría una mayor caída del crecimiento, un menor poder adquisitivo del consumidor británico y el endurecimiento de las condiciones de financiación.

Para las empresas con domicilio en Reino Unido que tengan como principal fuente de ingresos las inversiones procedentes de otros países, inicialmente, es posible que se vieran afectadas por la pérdida de confianza. Sin embargo, la depreciación de la libra que provocaría un Brexit podría incentivar los ingresos en divisa extranjera.

Las empresas con domicilio en la zona euro e ingresos procedentes de Reino Unido, podrían registrar un crecimiento más moderado como consecuencia de los ingresos en libras en su conversión a euros.

Por tanto, el Brexit es un problema europeo y no solo del Reino Unido. Las respuestas de política monetaria podrían afectar no solo al Banco de Inglaterra sino también al BCE, en la medida en que un escenario de Brexit pueda dañar el crecimiento de la zona euro.

Más allá de los graves efectos económicos que generaría una salida de los británicos de la Unión Europea, en forma de menos actividad económica y menores intercambios comerciales, el golpe moral para el grupo de los 28 sería muy serio, e incluso podría animar a otros estados miembros a replantearse la historia en los mismos términos que los ciudadanos británicos. Ello amplía el horizonte de potenciales caídas para el euro.

Siete de los nueve mayores socios comerciales del Reino Unido están en la Unión Europea, o lo que es lo mismo, una salida del grupo de los 28 puede suponer un duro golpe comercial a ambos lados del Canal de la Mancha.

A expensas de la respuesta clave del pueblo británico el 23 de junio, que repercutirá indiscutiblemente en la economía europea, hay que intentar mejorar la economía personal, sabiendo cómo potenciar los ingresos e inversiones, por ejemplo, y gracias a una buena planificación y protección financiera.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam