La enfermedad del olvido: Alzheimer

La enfermedad del olvido: Alzheimer
Cristina López Sánchez
Jue, 10/01/2019 | Salud | Nacional

El Alzheimer se lo lleva todo. Somos lo que pensamos y el Alzheimer nos lo arrebata. Esta enfermedad es una alteración neurodegenerativa que suele aparecer a partir de los 65 años, aunque también puede presentarse en personas más jóvenes. Cuando una persona experimenta esta enfermedad van perdiendo sus recuerdos y su identidad hasta no reconocer la realidad que los envuelve.

Esta enfermedad es la que más preocupa a los mayores, pues 1 de cada 10 personas mayores de 65 años tiene Alzheimer. El principal riesgo para padecer esta enfermedad es envejecer. A la vez que ha ido aumentado la esperanza de vida en todo el mundo, también lo ha ido haciendo el número de enfermos de Alzheimer. Actualmente, hay 46 millones de personas afectadas en el mundo, lo que supone que cada 3 segundos se diagnostica un nuevo caso de demencia. Cada nuevo caso que se diagnostica cambia la vida a una familia entera.

Una enfermedad con cifras devastadoras y, de momento, sin curación. 8 de cada 10 familias asumen la responsabilidad de acompañar al enfermo. Los amigos, familiares y cuidadores de las personas que asumen esa responsabilidad, acaban enfermas debido a los altos niveles de estrés y ansiedad con los que viven durante todo el proceso de la enfermedad, que puede llegar a ser de 7 a 15 años.

Pérdida de memoria, problemas de lenguaje, dificultad para hacer tareas simples, desorientación en tiempo y espacio, pérdida en capacidad de juzgar, dificultad para tener pensamientos elaborados, pérdida de objetos, cambios en el estado de ánimo, cambios de conducta y pérdida de la iniciativa son algunos de los síntomas que experimenta un enfermo de Alzheimer.

Una manera de mantener más activos a los enfermos de Alzheimer y frenar en la medida de lo posible sus efectos es mediante la estimulación cognitiva. Un tratamiento diseñado y aplicado por especialistas, interdisciplinar, con un método propio y concreto, complementario a los fármacos específicos para la demencia, que se aplica al paciente pero que implica tanto al enfermo como a su familia. Es decir, la estimulación cognitiva es el conjunto de estrategias y técnicas que pretenden optimizar y mejorar el funcionamiento de las capacidades cognitivas a través de la realización de ejercicios, prácticas y actividades concretas.

Los objetivos que se persiguen a la hora de realizar estimulación cognitiva son los siguientes: mejorar la calidad de vida, ralentizar el avance de la enfermedad, maximizar la autonomía personal del paciente, potenciar las capacidades mentales, evitar el aislamiento, minimizar el estrés y dignificar al paciente, entre otros. El Alzheimer todavía no tiene cura, como se ha mencionado anteriormente, pero la estimulación cognitiva ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas afectadas y de sus cuidadores.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

Te puede interesar