La difícil tarea de vivir en Madrid y Barcelona

Objetivo CLM
Viernes, 27/10/2017 | Región, Nacional | Portada, Sociedad, Tecnología, Economía

Se hacen muchos rankings al año para medir cómo va evolucionando el mercado inmobiliario y desde hace un par de años Madrid y Barcelona encabezan el de las ciudades más costosas para vivir dentro de España. El incremento de los alquileres de pisos turísticos ha generado una situación en la que los propietarios perciben más ganancias alquilando su inmueble temporalmente que alquilándolo a largo plazo y esto, a su vez, ha generado que barrios tradicionales de ambas ciudades como Chueca y Barceloneta vean cómo sus vecinos se van yendo progresivamente al no poder cumplir con los elevados alquileres que imponen sus caseros.

Barcelona se ha enfrentado a este problema de manera más dura que la capital y el Ajuntament ha intentado en los últimos dos años aprobar leyes que protejan a los vecinos a las familias más vulnerables de la tendencia especuladora y la gentrificación que ha venido sufriendo la ciudad con el incremento del número de turistas que visitan la ciudad condal por año. Mientras, las ciudades aledañas se presentan como una opción más tranquila y económica para vivir y es posible, por ejemplo, encontrar pisos de alquiler en Sabadell totalmente amueblados por el mismo precio de un piso sin amoblar y mucho más pequeño en el centro de Barcelona.

Madrid por su parte ha empezado igualmente a sumar esfuerzos para llegar a un punto medio entre las plataformas que ofrecen servicios de alquiler de pisos particulares a turistas y aquellos inquilinos que se ven perjudicados por este fenómeno. El esfuerzo corre por parte de los ayuntamientos de ambas ciudades desde que a principios de abril, Íñigo de la Serna, ministro de fomento, descartara limitar los precios de los alquileres tras una reunión con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. La denuncia era clara: existe una especulación de fondos de inversión que están adquiriendo edificios enteros que multiplican el precio de la vivienda y suben los alquileres de los inquilinos.

Con el fin de discutir este panorama está pautado un encuentro internacional de ciudades para discutir y compartir ideas y posibles soluciones ante la expulsión vecinal de los barrios, mejor conocida como gentrificación. El Ayuntamiento de Madrid también se plantea poner en marcha un plan en el que medie entre ambas partes el precio final del alquiler, de manera que nunca superen los 1.200 euros al mes y que sería gestionado por la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS). Aunque Barcelona ya lleva un camino recorrido, Madrid se propone regular a tiempo esta situación antes de que suba la cifra de afectados.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam