Los antibióticos, ¿un buen remedio?

Los antibióticos, ¿un buen remedio?
Cristina López Sánchez
Vie, 11/01/2019 | Salud | Nacional

El otoño y sobre todo el invierno nos ponen a prueba, sobre todo, relacionado con los drásticos cambios de temperatura, por la dificultad que tenemos de adaptarnos al frío. Los enfriamientos, constipados y procesos gripales se ponen “de moda” y están a la orden del día. Relacionado con esto, los profesionales en medicina cada vez son más reticentes a recetar antibióticos para su cura, ya que las bacterias crean defensas contra ellos y cada vez es más complicado combatir las infecciones de origen bacteriano. Del total de casos de infecciones respiratorias, un porcentaje muy bajo, solo entre el 10% y 15% requieren realmente antibióticos.

Los antibióticos son medicamentos potentes que se usan para combatir infecciones bacterianas, cuya función es eliminar la bacteria o impedir su reproducción. Tras su administración, las defensas naturales del cuerpo normalmente suelen ser suficientes para la recuperación, siempre y cuando se cumpla con el plazo recomendado por el médico; de lo contrario, algunas bacterias pueden sobrevivir en el cuerpo y volver a infectarlo.

Es decir, tomar antibióticos para tratar una infección mata las bacterias malas, pero también puede acabar con las buenas. Y esto abre las puertas a la entrada de patógenos que se aprovechan para ocupar su lugar. Por otro lado debemos tener en cuenta  que todos los medicamentos tienen efectos secundarios. En el caso delos efectos secundarios de los antibióticos suelen ser náuseas, hinchazón, indigestión, dolor abdominal o pérdida de apetito. Pero, el efecto adverso muy frecuente en el uso de antibióticos es la diarrea, pues más de un tercio de los pacientes que toman antibióticos normalmente presentan diarreas asociadas a la toma de estos.

También debemos tener en cuenta que no todos los antibióticos causan diarrea. Los antibióticos que causan este efecto adverso con mayor frecuencia son la clindamicina, la ampicilina, la amoxicilina y las cefalosporinas, entre otros. La diarrea puede aparecer tanto si el antibiótico se suministra por vía oral como por vía endovenosa. Factores como la edad avanzada, la malnutrición, tener otras enfermedades asociadas o haber estado sometido a operaciones abdominales recientes favorecen la aparición de diarrea en algunos pacientes.

¿Qué síntomas presentan los pacientes? Un aumento del número de deposiciones, que suelen ser líquidas, abundantes, numerosas y en algunos casos pueden llegar a ser graves, incluso con sangre. La diarrea suele ir acompañada de mal estado general, dolor abdominal y fiebre. Por tanto, consumir antibióticos aunque en determinados momentos es necesario para combatir una enfermedad, deberemos tener claro que es perjudicial para la flora intestinal y por tanto, para el sistema inmunitario y contra esto deberemos protegernos.

Por ello, después de este tipo de tratamientos, o incluso después de simples procesos con diarreas (atracones navideños, gastroenteritis…) es aconsejable restaurar y reequilibrar la flora intestinal mediante la toma de suplementos alimenticios con probióticos. Consumir este suplemento ayuda a disminuir los malestares causados por antibióticos como la hinchazón y la diarrea. “Alimentos fermentados como yogures aportan bacterias probióticas que pueden instalarse en el intestino”, explica Ramón de Cangas, dietista-nutricionista.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

Te puede interesar