Mujeres que dejaron huella en la historia, Florence Nighingale

Florence Nightingale, nació en Florencia, Gran Ducado de Toscana, 12 de mayo de1820. Perteneció a una familia británica de clase alta. Sus padres fueron William Edward Nightingale y Frances Smith. Su abuela paterna era sobrina de Peter Nightingale por lo que su padre heredó la propiedad de Derbyshire y se arrogó el nombre y las armas Nightingale

Imagen: Mujeres que dejaron huella en la historia, Florence Nighingale
Objetivo CLM - Lucía Ballesteros
Lunes, 29/06/2015 | Internacional | Portada, Sociedad

Florence Nightingale, nació en Florencia, Gran Ducado de Toscana, 12 de mayo de1820. Perteneció a una familia británica de clase alta. Sus padres fueron William Edward Nightingale y Frances Smith. Su abuela paterna era sobrina de Peter Nightingale por lo que su padre heredó la propiedad de Derbyshire y se arrogó el nombre y las armas Nightingale.

Decidió dedicarse a la enfermería en 1844 lo que supuso todo un desafío para su época donde la mujer estaba destinada a ser esposa y madre. Tras salvar grandes obstáculos consiguió formarse como enfermera. Rechazo la propuesta de matrimonio de Richard Monckton Milanes y Benjamín Jowet para entregarse por completo a su profesión de enfermera.

En Roma entabló amistad con Sydney Herbert quien secundó sus proyectos cuando años más fue nombrado Secretario de Guerra.
Prosiguió sus viajes por Grecia y Egipto acompañada por Charles y Selina Bracebridge. Sus escritos acerca de Egipto influyeron en su vida tanto literaria como personal. En Tebas escribió que había sentido la “llamada de Dios”, y en El Cairo, anotó en su diario: «Dios me llamó en la mañana y me preguntó si haría el bien en su nombre, sin buscar reputación».
En el año 1850 realizó una visita a la comunidad luterana de Kaiserswerth en Alemania donde pudo ver como el pastor Theodor Fliedner y sus ayudantes trabajaban con los enfermos y marginados.  Allí recibió cuatro meses de prácticas médicas que fueron la base para su labor posterior. Este aprendizaje lo publicó de forma anónima en su libro “La Institución de Kaiserswerth del Rin para el Entrenamiento Práctico de Diaconisa”.
El 22 de agosto de 1853, aceptó el puesto de superintendente en el Instituto para el Cuidado de Señoras Enfermas emplazado en Upper Harley Street, Londres, cargo que ocupó hasta octubre de 1854. Gracias a las quinientas libras anuales que su padre le aportaba  pudo proseguir su carrera.
A través de las noticias que llegaban a Gran Bretaña acerca de la Guerra de Crimea y los múltiples problemas sanitarios del ejército consiguió ser trasladada el 21 de actubre de 1854 junto con un grupo de treinta y ocho enfermeras hasta la zona del conflicto.
A su llegada hallaron que los soldados heridos no recibían los tratamientos adecuados; los suministros médicos eran escasos; la higiene inexistente y las infecciones en algunos casos mortales.
El gobierno británico destinó una comisión sanitaria a Scutari en marzo de 1855, casi seis meses después de la llegada de Florence Nightingale, para que limpiara  los vertederos contaminantes y mejorara la ventilación. A partir de esas medidas el índice de mortalidad bajó ràpidamente.

Durante la guerra ella no creyó que la carencia de higiene fuera la causa principal  de las muertes que se producían, más bien creía que eran debido a la mala nutrición, a la falta de suministros médicos y al agotamiento extremo de los hombres.

Pero cuando volvió a Londres empezó a reunir pruebas para la Comisión Real para la Salud en el Ejército con el propósito de demostrar  que los soldados fallecían a causa de las malas condiciones de vida en el hospital. Abogó por la trascendencia de mejorar de mejorar las condiciones sanitarias hospitalarias y promovió el correcto diseño sanitario de los hospitales.

En pleno conflicto, un artículo en The Times, publicado en la edición del jueves 8 de Febrero de 1855 decía: “ Sin exageración alguna es un “ángel guardián” en estos hospitales,  y mientras su grácil figura se desliza silenciosamente por los corredores, la cara del desdichado se suaviza con gratitud a la vista de ella. Cuando todos los oficiales médicos se han retirado ya y el silencio y la oscuridad descienden sobre tantos postrados dolientes, puede observársela sola, con una pequeña lámpara en su mano, efectuando sus solitarias rondas”. Al finalizar la Guerra de Crimen fue conocida como “la dama de la lámpara”.

El 29 de noviembre de 1855 se crea el Fondo Nightingale para el entrenamiento de enfermeras, con Sidney Herbert como secretario honorario de la fundación y el Duque de Cambridge como presidente.  En 1859 Nightingale  gracias a este fondo cuenta con la cantidad de cuarenta y cinco mil libras lo que le permite, el 9 de julio de 1860,  la puesta en marcha de la  Escuela de Entrenamiento en el hospital Saint Thomas.

En la actualidad recibe el nombre de Escuela Florence Nightingale de Enfermería y Partería y forma parte del King's College de Londres. Las primeras enfermeras entrenadas en esta escuela comenzaron a trabajar el 16 de mayo de 1865 en la Enfermeria Liverpool Workhouse.

También recolectó fondos para el hospital Real Buckinghamshire de Aylesbury. El diseño actual del edificio estuvo marcadamente influenciado  por Nightingale, siendo el primer hospital civil en incorporar  sistema de ventilación, amplitud en las escaleras, la disposición de los armarios, etc. Su hermana Frances Parthenope colocó la primera piedra y su cuñado Sir Harry Verney fue uno de los principales promotores y autoridades de la institución.

Según Mark Bostridge, uno de los mayores logros de Nightingale fue introducir enfermeras entrenadas para el cuidado de enfermos a domicilio en Inglaterra y en Irlanda a partir de 1860. Esto propició enfermos pobres tuvieran acceso a ser atendidos  por personal capacitado.Esta innovación es vista como el antecedente del Servicio Nacional de Salud británico, establecido cuarenta años después de su muerte.

En la década de 1870, formó a Linda Richards, conocida como la «Primera Enfermera Entrenada de América» ,Linda Richards se convertiría en una gran pionera de la enfermería en Estados Unidos y en Japón.

En torno a 1882, las enfermeras de Nightingale gozaban de una excelente  en el desarrollo de la embrionaria profesión de enfermería. Algunas se convirtieron en matronas de hospitales de vanguardia en toda Gran Bretaña y en Australia.

En 1859 Nightingale fue seleccionada como la primera mujer miembro de la Royal Statistical Society y más tarde miembro honorario de la American Statistical Association.

Su trabajo fue la fuente de inspiración de Henri Dunant, fundador de la Cruz Roja y autor de las propuestas humanitarias adoptadas por la convención de Ginebra.

Varias fundaciones llevan su nombre: La Nightingale Research Foundation de Canadá. En 1912, el Comité Internacional de la Cruz Roja instituyó la Medalla Florence Nightingale, reconocimiento entregado cada dos años a enfermeros o auxiliares de enfermería por servicios destacados. El Museo de Florence Nightingale en el Hospital Saint Thomas de Londres.

Su voz quedó grabada en 1890 y se halla preservada en la British Library Sound Archive. En el audio decía: “Cuando ya no sea ni siquiera una memoria, tan sólo un nombre, confío en que mi voz podrá perpetuar la gran obra de mi vida. Dios bendiga a mis viejos y queridos camaradas de Balaclava y los traiga a salvo a la orilla. Florence Nightingale”.  Su vida fue llevada al teatro, al cine y la televisión.

En 1883, la reina Victoria le otorgó la Real Cruz Roja, y en 1907 se convirtió en la primera mujer en recibir la Orden de Mérito del Reino Unido En 1908, le fueron otorgadas las Llaves de la Ciudad de Londres.

El juramento Nightingale efectuado por los enfermeros al graduarse, fue creado en su honor en 1893. El Día Internacional de la Enfermería se celebra en la fecha de su cumpleaños.
Murió, mientras dormía, el 13 de agosto de 1910 a los noventa años de edad y fue sepultada en el cementerio de la Iglesia de St. Margaret en East Wellow Hampshire.
Su máxima fue “Lo importante no es lo que hace el destino, sino lo que nosotros hacemos por él”.

Te puede interesar

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam
By submitting this form, you accept the Akismet privacy policy.