La exposición de pintura "El alma de los objetos" de Alejandro Gorafe se presenta en Cuenca

>> El próximo viernes 8 de febrero a las 19:00, la Fundación Antonio Pérez presenta, El alma de los objetos de Alejandro Gorafe (Granada, 1962).
La exposición de pintura "El alma de los objetos" de Alejandro Gorafe se presenta en Cuenca
La exposición de pintura "El alma de los objetos" de Alejandro Gorafe se presenta en Cuenca
Objetivo CLM
Jue, 31/01/2019 | Cultura | Cuenca | Cuenca

El alma de los objetos presenta una selección de 42 obras realizadas desde los inicios de su carrera en la década de los 80 a la actualidad, que por primera vez se exhiben en las Salas de Exposiciones Temporales de la Fundación Antonio Pérez, en Cuenca. En este idóneo contexto artístico, la exposición de Gorafe constituye una miscelánea muy representativa de su prolífica creación contemporánea que pretende rendir un homenaje al readymade, además de incorporar esculturas-objetuales, ensamblajes, fotografías, una vídeo-creación, y algunas obras de poesía visual. Una de las disciplinas del arte que deja translucir el espíritu poético y sensible en su obra, queda representado en Oda a Walt Whitman, icono de la exposición que rinde un tributo al Poeta Universal Federico García Lorca, admirado y respetado por el artista. Según Concha Hermano, comisaria de la exposición: "El objeto poético muestra la naturaleza efímera de la mariposa Monarca con las alas abiertas, evocando la fragilidad del ser, la ausencia, el deseo, el tiempo y la creación sin límites, como metáfora de la libertad". De ahí, que el titulo se muestra como una parte indivisible del objeto poético, algo que ocurre en la mayoría de las obras de Alejandro Gorafe, que no oculta su debilidad por algunos de los personajes míticos de la literatura. En este sentido, Las gafas de Alicia, una montura de gafas y un espejo sabiamente ensamblados en una caja de cristal, evocan al personaje de Lewis Carrol en: A través del espejo y lo que Alicia encontró allí. Algo parecido vemos en Una Alfombra para Pinocho, y en el objeto Homenaje a la Cenicienta, dos obras simbolizadas por unas hormas de zapatitos de madera sobre un tejido de pinzas de la ropa, y, el kit de una simple fregona, cuyo palo es un fluorescente evocador de la magia y la ilusión. Los objetos cobran vida en manos de Gorafe y algunos trascienden en poesía visual como "Herramienta de campo", una ramita natural ensamblada en un mango de madera, o en Ghost, 1, y 2, formadas por un cuchillo de cristal, y el respaldo de una silla encontrada que reflejan la huella del gran Joan Brossa.
La mutación sublime de los objetos encontrados, dignificados en arte despunta en toda la exposición con elementos tan diversos como simbólicos, rescatados de la vida cotidiana. El artista utiliza elementos tan simples como pinzas de la ropa, chapas de refresco, muelles, hilos metálicos o remaches de acero para crear unas prodigiosas tramas imposibles, sutiles y potentes, con unos códigos visuales únicos, gracias a sus grandes dotes fisicistas. Otras veces, los objetos llegan a su taller a través de amigos y personas que sienten que tales elementos están destinados a cobrar una función estética, en virtud de la audaz intervención del artista. En la trayectoria de Gorafe, lo cotidiano es consustancial a estar vivo, en comunión con el arte y con el entorno donde vive y trabaja. Lugares donde encuentra artefactos
únicos - en los que otros ni siguiera hubiéramos reparado-, que sirven para crear La semilla del Diablo, un ensamblaje de bombonas de gas butano, acero y aluminio. Su obra cumple una de las leyes de la creatividad, que hace referencia a la capacidad del autor de materializar una idea a partir de la observación y la visualización de sus posibilidades en una sucesión sincrónica, hasta el momento culminante de la obra. Algo tan ejemplar podemos ver en la serie Las Transformaciones de Alejandro Gorafe, unos artefactos eléctricos intervenidos por el artista formando distintas figuras extrañas y simbólicas expuestas por primera vez en la monográfica Deus est machina, (2012). El autor investiga en la materia y crea estos ensamblajes con una habilidad magistral, el conocimiento del físico, y la percepción del escultor capaz de reinventar un juego. Eso sí, un juego lúcido, riguroso y pleno, abierto al diálogo con el espectador. Otra de las series que despuntan lleva por título Beber con los ojos , (2010), un corpus de composiciones de chapas de refresco, cortadas, pulidas, atornilladas o ensambladas, conformando unos efectos visuales geometrizantes, con una factura impecable. Para un escultor tan creativo y genial como Gorafe, cualquier elemento es susceptible de mutar en algo sublime por efecto de la transformación de la materia. La imaginación, el talento, y la habilidad fisicista son capaces de ennoblecer los materiales más simples, como unas varillas de acero, o unos muelles, tejidos sobre tela metálica en la serie Juegos de artificio (2007).
La ironía y el ingenio caracterizan la esencia de la trayectoria artística de Gorafe, y, también el rigor y la reflexión en obras de carácter biográfico, como Arlequín, una cabeza de maniquí cubierta de abalorios. Llama la atención su sentido del humor y refinamiento estético en La Segunda Piel, un torso de maniquí semivestido con pantalones de madera de alcornoque, o la cabeza de Antinoo, cubierta de conchas de caracolillos para representar al joven amante de Adriano. Nada es comparable a la proverbial capacidad de creación de este artista innovador, capaz de combinar con audacia los elementos más mundanos y elevarlos a la categoría de arte. Será porque en su naturaleza de artista combinan la inteligencia, la sensibilidad, el ingenio y las dotes únicas de un sabio generador de invenciones tangibles. Cualidades que le hacen despuntar en el arte objetual, y en otras disciplinas en las que también desarrolla su talento, como en la performance, el diseño gráfico y la instalación. "Gorafe reinventa su proceso creativo, en un ejercicio de libre pensamiento, con un lenguaje visual-simbólico entre lo tangible y lo intangible, profundizando en la trama invisible de las cosas, sin abandonar el ensueño y la utopía", afirma Hermano.
En esta etapa de madurez de su carrera, con un centenar de exposiciones entre individuales y colectivas, junto a su participación en algunas Ferias de Arte como ARCO o Estampa, acreditan que algunas de sus obras formen parte de prestigiosas colecciones públicas y privadas de ámbito nacional e internacional. Desde 1996,
Gorafe compagina la creación artística con su trabajo de comisario y coordinador de exposiciones del Museo Casa Natal Federico García Lorca, (Fuente Vaqueros, Granada). También dirige el espacio de arte Arrabal & cía. en su ciudad, por el que han pasado artistas consagrados y emergentes de todas las disciplinas del arte.
La muestra, El alma de los objetos, podrá visitarse en las salas temporales de la Fundación en Cuenca, hasta el 7 de abril.

Te puede interesar

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam