La villa romana de Puente de la Olmilla en Albaladejo, vuelve a la luz de las investigaciones científicas

La villa romana de Puente de la Olmilla en Aalbaladejo, vuelve a la luz de las investigaciones científicas
La villa romana de Puente de la Olmilla en Aalbaladejo, vuelve a la luz de las investigaciones científicas La villa romana de Puente de la Olmilla en Aalbaladejo, vuelve a la luz de las investigaciones científicas La villa romana de Puente de la Olmilla en Aalbaladejo, vuelve a la luz de las investigaciones científicas La villa romana de Puente de la Olmilla en Aalbaladejo, vuelve a la luz de las investigaciones científicas
Objetivo CLM
Miércoles, 18/12/2019 | Cultura | Aalbaladejo | Ciudad Real

La villa romana de Puente de la Olmilla en Albaladejo; una de las joyas patrimoniales de la provincia de Ciudad Real, retorna a la luz de las excavaciones e investigaciones científicas, gracias a la constitución de un nuevo equipo científico dirigido por los arqueólogos Manuel Moreno Alcaide (Universidad de Córdoba), José Luis Fuentes Sánchez (Universidad de Granada) y Luis Benítez de Lugo (Universidad Autónoma de Madrid). Investigaciones promovidas por el Ayuntamiento de Albaladejo, quién solicitó a través de la línea de ayudas y subvenciones concedidas para la investigación en el Patrimonio de Castilla-La Mancha, el apoyo administrativo y económico de la Consejería de Educación y Cultura de la JJ.CC. de Castilla-La Mancha.

Hablar de Puente de la Olmilla, es hacerlo, de una de las villas romanas más lujosas del territorio meridional de Castilla-La Mancha, se trata de un palacio rural inserto en la naturaleza a 2 kmts al sur del municipio de Albaladejo, en pleno Campo de Montiel, en el vértice N del corredor que comunica las provincias de Albacete, Ciudad Real y Jaén. Albaladejo, se encuentra al pie de la Via de los Vasos de Vicarello, vía de comunicación troncal entre Hispania e Italia desde el s. I a.C., en torno a la que proliferaron cientos de ricas residencias rurales desde época altoimperial. Un ejemplo de la riqueza de esta vía, lo constituyen los importantes establecimientos vilicarios que en torno al camino se erigieron entre Mentesa Oretana (Villanueva de la Fuente) y Mariana (Puebla del Principe);  las villas romanas de Casa Paterna y Puente de la Olmilla en Albaladejo, El Calvario y La Ontavia en Terrinches, representan a la perfección la explotación del territorio en el ámbito rural en época romana, articulado a través de la figura de la villa, y no como construcción o residencia de campo, sino como entidad autónoma de producción agropecuaria, dedicada a la explotación con mayor o menor grado de intensidad, de los recursos mineros, cinéticos, hídricos y agrarios de un amplio territorio circundante, y de cuya máximo exponen de representación es la domus, residencia del dominus.

Descubierta el 24 de agosto de 1973 durante las labores de roturación de la finca de Justo Leal Rodríguez, los vecinos de Albaladejo, Daniel Lillo, Nemesio Campos, Jacinto Macías e Ignacio Macías, dieron a conocer el hallazgo a las autoridades locales, quienes comunicaron a la Comisión de Monumentos de Ciudad Real, el descubrimiento, al aflorar restos arquitectónicos y musivos de los pavimentos de la Habitación 1. La villa romana, de Puente de la Olmilla, sería excavada durante diversas campañas entre los años 1974-1980 por los arqueólogos Rosa Puig y Ramón Montanya. Posteriormente, en los años 1985, 1986 y 1990, se desarrollarían nuevas excavaciones dirigidas por el director del Museo provincial de Ciudad Real Alfonso Caballero Klink y Carmen García Bueno, quien cerraría el ciclo de investigaciones al dirigir los trabajos de extracción de los 230 m2 de pavimentos musivos que conformaban los suelos de la residencia romana.

Puente de la Olmilla, era una lujosa villa dominical del ager mentesanus, que tiene una superficie excavada de 1182 m2. espacio en el que se distribuyen mas de 45 estancias u ambientes diferenciados. Su planta ortogonal se desarrolla en torno a un amplio peristilo portado,  obedece a un diseño que evolucionó desde el s. I d. C. hasta el s. V. fecha de su posible abandono. En esta residencia se hallaron in situ mas de 238 m2 de mosaicos pavimentales polícromos, que adornaban algunas de las estancias de representación.

Destacan los pavimentos del Ambiente 2 (Mosaico de los Leopardos), hoy conservado en el Museo de Ciudad Real, que cuenta con un emblema de temática aún indeterminada,  con tres casetones en los que se presentaron dos leopardos polícromos en las técnicas del opus vermiculatum y tessellatum. El Ambiente 4 aportó restos de un pavimento polícromo en tessellatum que representaba a los 4 vientos. El Ambiente 1, reproducía un rico pavimento del tipo alfombra, con motivos geométricos, svásticas, nudos de salomón, coronas de dos cabos, así como múltiples elementos propios de la musivaria típica de hacia finales de los ss. III y principios del s. IV d.C. Los corredores de la zona del peristilo también se hallaron decorados con suelos geométricos, así como la estancia 15, en la que se documentó un ambiente absidado con un panel geométrico y otro formando por un mosaico en forma de venera de estilo alegórico y que podría estar relación con su uso como cubiculum (dormitorio) o (capilla doméstica).

La vida de los propietarios, esclavos y sirvientes que habitaron este impresionante palacio rural, transcurría en un ambiente apacible de lujo y ostentación, en un momento complejo para el desarrollo de la vida urbana, por lo que sus propietarios decidieron establecerse definitivamente en ella, lo que justificaría la reforma funcional de la villa, ampliación de dependencias y mejora del programa decorativo de suelos y paredes, como símbolo de la ostentación y el estatus social de sus patrocinadores hacia mediados del s.IV. d.C.

Tras la extracción de los pavimentos musivos en 1990, los mismos quedaron depositados en el Museo de Ciudad Real, que decidió restaurar y exponer 3 paneles, mientras que otro panel fue instalado en la Casa de la Cultura de Albaladejo, otro acabó siendo prestado al museo local de Alhambra, y el resto se encuentran sin restaurar o en la Escuela de Conservación de Bienes Muebles de Madrid.

18 años después de haber sido descubiertas, las estructuras de la villa fueron abandonadas a su suerte, contando solo con la tutela de la Asociación Cultural Milliarium de Albaladejo, quien ha venido realizando una labor de concienciación y unión de criterios entre administraciones y propietarios, hasta hallar un nuevo equipo científico que ha tomado las riendas del yacimiento a pesar de haber transcurrido 27 años desde la ultima intervención.

En 2016, se iniciaron los trabajos previos de renovación del vallado perimetral bajo la dirección del arqueólogo Dr. Luis Benítez de Lugo, quien posteriormente sumó un nuevo proyecto codirigido con el arqueólogo José Luis Fuentes Sánchez, y que contó con algo de financiación municipal y el apoyo de la línea de subvenciones de la Consejería de Cultura de la JJ.CC. de Castilla-La Mancha. El proyecto desarrollado en 2016, realizó una limpieza superficial de la planta de la villa, desarrolló la documentación tridimensional y fotogramétrica que sirvió para valorar el avanzado estado de deterioro de las estructuras de la villa, realizó un primer estudio de caracterización de la cerámica hallada en las excavaciones, y efectuó análisis arqueómetricos a 18 muestras de teselas recogidas en la villa.

En 2019, este mismo equipo ha contado con el respaldo técnico, económico y administrativo del Ayuntamiento de Albaladejo, cuya alcaldesa Elena Castillo, está trabajando junto al equipo de gobierno, para la recuperación de uno de los elementos patrimoniales más importantes de la provincia de Ciudad Real, la villa. Elena Castillo, considera imprescindible la declaración del yacimiento como Bien de Interés Cultural en la categoría de Zona Arqueológica, expediente que espera poder presentar en el primer trimestre de 2020.

El proyecto arqueológico de la villa romana de Puente de la Olmilla que se ha desarrollado entre los meses agosto y noviembre, ha efectuado nuevas actividades de limpieza arqueológica, excavación arqueológica de perfiles y testigos, documentación tridimensional, estudios de hidrogeología para determinar las posibles fuentes de abastecimiento del enclave a cargo del IGME, estudios a los que se suman los de prospección geofísica GPR, que mediante el escaneado del subsuelo, posibilitan realizar un mapa de las estructuras presentes bajo el suelo, dentro de la villa y en torno a la misma, al objeto de poder realizar en el futuro inmediato, nuevas excavaciones que determinen entre otros aspectos, la planta de la pars urbana de la villa que está constituida principalmente por la residencia, las termas y los edificios auxiliares (basílica, templos y hortus).

El equipo de investigación esta formado por Manuel Moreno Alcaide, Dr. Prof. en la Universidad de Córdoba, es el Investigador Principal y especialista en Arqueología rural romana, dirige los trabajos con un equipo cualificado de arqueólogos y técnicos, dotados de las últimas tecnologías en prospección con drone, georradar, documentación y análisis. El Dr. David Guirao Polo, arqueólogo y arqueómetra, realiza los análisis químicos de  los paramentos, morteros, argamasas, pinturas y cerámicas, los arqueólogos Rubén Fernández Tristante (Universidad de Murcia), Eduardo Sevilla Pérez (Universidad de Alicante-OPPIDA), Noelia Sánchez Fernández (Universidad de Granada-OPPIDA y Lucia Avial Chinarro (Universidad Complutense-OPPIDA), realizan las tareas de supervisión arqueológica, análisis y estudios de materiales.

Durante el desarrollo de las actuaciones, el yacimiento ha sido objeto de visita de técnicos del Servicio de Arqueología y Patrimonio de la Viceconsejería de Cultura, quienes supervisaron la marcha de los trabajos acompañados por la Alcaldesa de Albaladejo.

En 2023 se cumplirán 40 años desde el descubrimiento de una de las villas romanas más importantes de la provincia de Ciudad Real, y el ayuntamiento de Albaladejo ha fijado entre sus prioridades la recuperación del espacio a través de la continuidad de las investigaciones, la puesta en valor del yacimiento mediante la restauración, cubrición, interpretación y exposición de las estructuras, en lo que constituye una apuesta decidida en la recuperación del patrimonio perdido de Albaladejo.

Foto 1. Planta aérea del yacimiento (Foto. José Luis Fuentes Sánchez y Eduardo Sevilla Pérez—OPPIDA).
Foto 2. Fotogrametría del “mosaico de los leopardos”, conservado en el Museo de Ciudad Real (Foto. José Luis Fuentes Sánchez-OPPIDA).
Foto 3. Elena Castillo, Manuel Moreno Alcaide, Maria Antonia Gutiérrez y Macarena Fernández en una visita técnica de la JJ.CC. a la villa (Foto. José Luis Fuentes Sánchez-OPPIDA).
Foto 4. Excavación de testigos y perfiles. (Foto. José Luis Fuentes Sánchez-OPPIDA).

Te puede interesar

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

Suscríbete a Objetivo CLM

Todo sobre el Comercio Exterior

■ Nuestras Guías

  • REITECO Estudio Técnico - Obras y Reformas
  • El Rincón de Juana - Alojamiento Rural
  • CIBUM Consultores | Asesoría Juridica - Económica para Hostelería
  • El Fogón de Barbarroja Disfruta con nosotros de la mejor comida mediterránea
  • Abogados Bancarios Tu servicio legal online de confianza
  • Hermade fabricación, venta y mantenimiento de maquinaria para la madera
  • ASLAN SL. Reformas - Impermeabilizaciones - Aglomerado en frio
Anunciate con nosotros

■ Participa

Cartas al Director
Objetivo Piña Colada
Objetivo Vida Saludable
Todo sobre el Comercio Exterior
Derecho para el Ciudadano

Sabor a Pan