• Ojo de Aguja
    Imagen de Ojo de Aguja
    Angélica Sánchez
    Cronista de lo desapercibido

"Knockin' on Toledo's door"

“A esta puerta hemos llegado cuatrocientos en cuadrilla, si quieres que nos sentemos saca cuatrocientas sillas…”

Imagen: "Knockin' on Toledo's door"
Objetivo CLM - Angelica Sánchez
Martes, 31/03/2015 | Ciudad Real | Ciudad Real | Portada, Sociedad, Cultura

“A esta puerta hemos llegado cuatrocientos en cuadrilla, si quieres que  nos sentemos saca cuatrocientas sillas…”

Sólo faltó cantar, o al menos entonar el famoso villancico, a los cuatrocientos y algunos cientos más que nos citamos el sábado noche para contemplar el más grande espectáculo jamás realizado en Ciudad Real dedicado a la única puerta que queda de la extinta muralla que rodeaba nuestra ciudad. Expectantes, dispuestos a ser sorprendidos y a por todas. Así era nuestro ánimo. Así debe ser la actitud. 

«Vaya, por fin un acto que valora la Puerta de Toledo», «¿Qué imágenes aparecerán?», «¡Anda! A lo mejor van a cantar alguna cantiga del Rey fundador», «Ya era hora que hicieran algo así y se dé a conocer la historia de Ciudad Real, que como las meigas “haberla, hayla”», «Y hoy… ¿qué se celebra?», «Niña, y esto que hacen en la Puerta de Toledo, ¿a qué se debe?».  Estos son algunos de los comentarios que pude oír entre los grupillos de gente antes del comienzo del acontecimiento. La más repetida: «¿Por qué se hace esto?»

Tras treinta minutos de visualizar imágenes de algunos monumentos esenciales de la ciudad, juegos de luz y sonido que algunos interpretaron como batallas que vivió la Puerta, molinos quijotescos, la imagen del autor que se inspiró en los molinos quijotescos y un himno a La Mancha, la sensación generalizada que quedó en el sabor de nuestras bocas fue “Y la puerta, ¿qué?”

Desapercibida. Así pasó la hierática puerta de Toledo en el centenario de su Declaración como Monumento Nacional de sus cuasi ocho siglos de existencia. Paradójicamente desapercibida porque  lejos de protagonizar la película del pase de las nueve que los cuatrocientos y algunos cientos más esperamos estupefactos, más estupefactos nos quedamos al ver la protagonista de la noche como la monumental pantalla del cine de primavera más peculiar que haya podido existir en la ciudad.

Eché de menos una voz en off, un hilo conductor que uniese imágenes y narrase la historia de la Puerta de Toledo, una imagen de la Carta Puebla, de Alfonso X, de la Puerta a principios del siglo XX, el porqué era tan importante, cuál era su utilidad, el porqué sólo queda esta puerta, el qué se ha descubierto en estos años dentro de ella y unas pinceladas de lo que se ha proyecta realizar en torno a ella. Todo eso se echó de menos. Las respuestas a los porqués de los asistentes se echaron de menos. Tristemente no hubo respuestas a los porqués, quizá por suponer que conocemos al dedillo la historia de donde nacemos o vivimos y resulta innecesario transmitirla… De haber sido de otro modo y, de haber resuelto algún por qué, los juegos de luces y sonidos interpretadas como batallas no se interpretarían como tal porque entre otras “leyendas urbanas”, la Puerta de Toledo nunca fue protagonista de la Batalla de Alarcos (que nadie se lleve las manos a la cabeza, más de uno y de una lo ha/hemos pensado alguna vez). 

Así nos quedamos los cuatrocientos y algunos cientos más, con la silla en la mano y sin cantar… A los pies de extramuros de la invisible muralla tocando la puerta de nuestra ciudad.

A pesar de los pesares,  he de decir que el espectáculo estuvo bien, pero siempre se puede mejorar;  que lo mejor de la noche fue, sin duda alguna, reunir a cuatrocientos y algunos cientos más a la entrada de nuestra ciudad, que no todos los días estamos tan juntitos para celebrar algo así y, que si bien merece que pasen cien años para hacerlo, esta que escribe y suscribe dirá orgullosa a sus nietos : «Yo estuve allí». 

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

Te puede interesar