El abandono del cuidado dental, uno de los efectos colaterales del coronavirus

El abandono del cuidado dental, uno de los efectos colaterales del coronavirus
Objetivo CLM
Martes, 09/11/2021 | Nacional | Portada, Sociedad, Salud

El coronavirus ha modificado sustancialmente nuestros hábitos de vida: en aras de la prevención, hemos modificado nuestras rutinas, algunas de ellas para bien y otras para mal.

Por ejemplo, el temor a posibles contagios nos ha llevado a evitar, en lo posible, las visitas a centros sanitarios y consultas médicas.

Y unas de las consultas más evitadas son, precisamente, las de los odontólogos. Es como si irracionalmente hubiéramos interiorizado que, como vamos a tener que abrir la boca, será más fácil sufrir un posible contagio.

El dato es corroborado por los responsables de la Clínica Dental SEDI, un reconocido centro de Tratamientos dentales en Toledo, ya que sus registros internos revelan que muchos pacientes habituales han dejado de someterse a la revisión periódica anual de su cavidad bucodental.

¿Has revisado tu dentadura en los últimos dos años?

Aprovechamos el dato para hacerte la espinosa pregunta de si has realizado una sola revisión dental en los dos últimos años.

No apostamos nada, pero estamos casi convencidos de que la respuesta es no. Si hemos acertado, nuestra recomendación es que continúes leyendo para que te convenzas de que lo mejor que puedes hacer es concertar ya una revisión dental con tu odontólogo de confianza.

La gran mayoría de enfermedades bucodentales comienzan sin síntomas apreciables

Solemos comenzar a preocuparnos por nuestra boca y nuestros dientes cuando estos empiezan a moverse, sentimos dolor o su deterioro ya implica un efecto estético visible.

Y cuando esto ocurre, ya suele ser un poco tarde para corregir el trastorno de una manera rápida y simple.

Los trastornos dentales cursan de forma progresiva e irreversible. Generalmente, en sus estadios iniciales los trastornos dentales son totalmente asintomáticos, por lo que no tenemos forma de darnos cuenta de que existen.

Y cuando lo hacemos es porque ya están muy avanzados. Sin embargo, el dentista sí que dispone de los conocimientos y los medios materiales para detectar cualquier anomalía dental, por mínima que esta sea.

Una pequeña gingivitis debida al consumo de tabaco puede convertirse en poco tiempo en una periodontitis de consecuencias imprevisibles. Y de la misma forma, la aparición de una caries diminuta en el interior de un diente puede terminar provocando la caída de una pieza y el contagio de la caries a otros dientes.

La visita al dentista es inaplazable

La conclusión es que vale más prevenir que luego curar: tanto si hace tiempo que estás aplazando un tratamiento que sabes que necesitas como si hace más de un año que no revisas tu boca, no lo dejes más.

Los protocolos de prevención y las medidas higiénicas se han redoblado en las consultas. No dudes de que es mucho más fácil que te contagies en un bar o en un centro comercial que en la consulta de un dentista, así que haz tu revisión dental cuanto antes.

No solo evitarás problemas serios en tu boca, sino que, a la larga, ten por seguro que te ahorrarás mucho dinero: una caries incipiente se soluciona con unos pocos euros, pero si en unos años necesitas colocarte implantes, el presupuesto será mucho mayor.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam