Asociación Ahire | Buenas noticias para cambiar el mundo
Imagen de ahire

¿Qué puedes hacer para encontrar trabajo?

En esta ocasión, desde Ahire os traemos un interesante artículo de nuestra Vicepresidenta y Secretaria, Catalina Fuster. Ella es una gran profesional con más de 20 años de experiencia, de atención psicológica y de orientación laboral. Esperamos que os resulte de utilidad estos consejos para afrontar la situación de desempleo en los momentos de crisis que estamos atravesando.

No es nada nuevo encontrar personas en situación de desempleo, haber perdido el trabajo y llevar tiempo en estado de búsqueda de uno nuevo. Si ese es tu caso, o el de alguien cercano a ti, sigue leyendo, porque te puede interesar lo que aquí se expone. No es extraño que, para algunas personas es esta situación, vayan transcurriendo semanas, meses y, en algún caso, incluso años, sin encontrar un trabajo. Cuando esto ocurre, ¿qué hacer? ¿cómo conseguir cambiar algo? Ah! Ya sé, lo has intentado todo y solo queda una terrible sensación de desesperación. La solución no es sencilla, se requieren algunos esfuerzos personales que te proponemos en estas líneas. Sí, más esfuerzo y compromiso contigo mismo. ¿O acaso no se trata de una realidad que quieres cambiar para ti?

No se trata de que te sientas culpable, pero sí que identifiques las cosas que estás haciendo que no son efectivas ni útiles. 

Muchas personas en desempleo, explican a los demás que están buscando trabajo de “lo que sea”, sin darse cuenta de que ese lo que sea, en realidad, no dice nada. Cada persona sabe lo que sabe y está preparado para determinados trabajos. Empieza por definir adecuadamente lo que sabes hacer. Hay tres preguntas cuya respuesta te puede dar algunas claves:

1.-¿Qué sabes hacer? (qué aprendizajes has acumulado en tu vida, qué conoces, …)

2.-¿Qué puedes hacer? (para qué estás capacitado, tienes titulación o autorización)

3.-¿Qué quieres hacer? (qué te interesa y te motiva llevar a cabo).

Ahora es el momento de valorar tus respuestas, de ver dónde están las coincidencias y, si fuera el caso, qué te falta incorporar a tu preparación. Si tu situación te permite poder optar a varios trabajos, será imprescindible que te plantees algún objetivo. Algo concreto en lo que enfocar tus esfuerzos, tu organización y planificación. Esto es más importante de lo que crees, ya que, como reza la frase: “No hay viento favorable para el que no sabe a qué puerto va”.

Es fundamental que ahondes en tu propio autoconocimiento, que te conozcas a ti mismo como persona y que hagas un análisis de cuáles son tus fortalezas, tus áreas de mejora, las amenazas y las oportunidades que están en tu entorno. Las fortalezas te servirán como punto de apoyo y motivación, las mejoras para corregir e incorporar nuevos aprendizajes; las oportunidades te darán el rumbo en el que tienes que insistir y buscas, y las amenazas son elementos a combatir, a transformar o a ver la manera de que te perjudiquen lo menos posible.

Trabaja constantemente por seguir creyendo en ti, por recordarte que no pararás hasta conseguirlo. Muchas veces, la diferencia entre el éxito y el fracaso está en la insistencia, en la perseverancia de quiénes no tiran la toalla y nunca se dan por vencidos. Nadie dice que vaya a ser fácil, ni que no sea duro, pero no abandones, no dejes de pensar que es cuestión de tiempo y que lo vas a conseguir.

Otra cuestión fundamental es la planificación, la organización de qué cosas vas a hacer, con qué frecuencia, qué días y a qué horas. Llevar agenda, listas de sitios a los que ir, personas con quién hablar, información que buscar, etc. La organización de tus acciones es importante para ir definiendo el camino a seguir y enfocando tus acciones. Ya te has dado cuenta que lo que no sirve es quedarse quieto, quejarse, lamentarse o protestar. Eso te permite un consuelo temporal, momentáneo, pero no te lleva a ninguna parte, y tu quieres conseguir algo concreto, no es así?

Por tanto, hay que realizar acciones concretas, diarias o de varios días a la semana, con un cierto orden y planificación.  Y cuando pienses que ya has hecho todo lo que podías hacer, pregúntate que más puedes hacer, seguro que obtienes una respuesta. Probablemente hay alguna cosa que todavía no has hecho y que podrías hacer.

Además de conseguir tu objetivo, un proceso de estas características, te permite afianzar tus fortalezas personales, te permite aprender que eres capaz de sobreponerte a grandes obstáculos y adversidades, no te parece un reto importante? Sea como sea, estarás entrenando nuevas habilidades y capacidades que podrás utilizar en el momento que las necesites. Porque el aprendizaje de las personas que actúan es continuo, siempre que te pares a darte cuenta de ello y decidas incorporarlo a tu bagaje personal. Disfruta de tu reto y, sobre todo, no te olvides de felicitarte por los logros que consigas, eso te dará fuerza para continuar tu camino, el camino de la vida, hasta el final.

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

También te puede interesar