Inmersos en el camino hacia un nuevo paradigma | Blogs Objetivo CLM Noticias

Asociación Ahire | Buenas noticias para cambiar el mundo
Imagen de ahire

Inmersos en el camino hacia un nuevo paradigma

Crisis significa "CAMBIO". Ahora, que parece que salimos, más que tímidamente, de este pozo sin fondo, es interesante hacer balance de la nueva situación, particularmente, en lo que al sector bancario y la economía doméstica se refiere.

Toda crisis genera, automática e indefectiblemente, una catarata de profundos cambios. Cambios que tienen por objeto salir de la situación negativa que ha desembocado en la crisis y que nos afectan a todos. "Si seguimos haciendo lo mismo, el resultado no puede cambiar”

El sector bancario nunca se había visto realmente inmerso en una crisis. Pero, cuando el 15 de septiembre de 2.008, se produce la quiebra de Lehman Brothers Holding Inc., tercer banco de inversión del mundo, la sacudida y sus consecuencias no las podíamos ni imaginar. Hasta tal punto han cambiado las cosas, que cualquier parecido actual con lo que conocimos, hasta ese día, es una mera casualidad.

En España, hemos podido constatar, desde entonces, con mucha tristeza, que no reunimos el mínimo exigible en cuanto a cultura financiera y económica se refiere. Y hemos aprendido, también de manera casi vergonzosa, que, quienes creíamos que sabrían aconsejarnos en esta materia, los profesionales de banca, no son los indicados para ello, simplemente porque no es su trabajo. Ni lo ha sido nunca. De ahí, vienen las preferentes, las hipotecas en divisas, las acciones de las cajas que salieron a bolsa, etc.

Tampoco es de extrañar esta falta de cultura: en este país, hace sólo 25 años, una letra del Tesoro, a 12 meses, ofrecía una rentabilidad de... ¡¡más de un 14%!!. Y una cuenta corriente ¡¡casi un 10%..!!

¿Quién necesitaba un asesor financiero entonces? ¿Quién necesitaba serlo? Eso, sí, la inflación superaba el 21%...

Los españoles, hemos confiado nuestros ahorros, nuestro patrimonio, a tres pilares tradicionales:

-  El sector inmobiliario, donde "se puede tocar" la inversión y que siempre ha sido un valor seguro, siempre vale más.

- La deuda pública/renta fija, donde "no se puede perder, porque es fija" y "el Estado siempre paga bien y con muy buena rentabilidad".

- Los depósitos y las cuentas remuneradas: " Los bancos ganan mucho con mi dinero y algo tendrán que devolverme a mí".

Para rematar, aún a día de hoy, la mitad de todo el ahorro que hay en España, está en cuentas corrientes al 0,10%, es decir, unos 950.000 millones de euros. Teniendo en cuenta que, si ganamos con nuestro dinero, menos que la suma de la inflación y los impuestos y esto da una idea de la falta tan enorme de calidad en la gestión bancaria, tanto por parte de las entidades, y de los propios interesados.

Hoy, tras un "largo e intenso invierno", de casi 7 años, que se ha llevado por delante a 3/4 partes de las entidades financieras que todos conocíamos, la realidad es muy diferente y las "verdades de toda la vida" ya no lo van a ser nunca más: ni el sector inmobiliario, que fue origen de la crisis, amparado por la banca y sus hipotecas basura, ni la renta fija, con rentabilidades negativas ( una letra del tesoro español, a seis meses, COBRA un 0,02%. Sí, sí, no paga, han leído bien, COBRA), ni los depósitos y cuentas, con menos del 0,75% a más de un año, van a ser alternativa para nuestros ahorros.

Nos adentramos en un nuevo paradigma. Y, si algo no ha cambiado, aún, es el papel de los operarios de banca: todavía sigue sin ser su misión asesorar a los ahorradores e inversores.

Todos, sin excepción, tendremos que aprender qué hacer con nuestros ahorros, con el fruto del esfuerzo cotidiano, para que haya merecido la pena.

Todos, y quiero hacer énfasis en TODOS, tendremos que buscar quién, de verdad, nos pueda decir qué alternativas, qué instrumentos, qué servicios y qué estrategia son los más convenientes para cada uno de nosotros y nuestras familias.

Porque con tipos de interés negativos, el precio del dinero tendiendo a cero, con los países endeudados hasta las cejas y, en algunos casos, en quiebra técnica, con el sector bancario en pleno proceso de reestructuración/concentración  y con la tecnología acelerando todos los plazos, esta situación se nos va a alargar en el tiempo y hace que, hoy, más que nunca, sea necesaria la figura del profesional que guíe, de manera continua, cada una de las decisiones económico/financieras que tendremos que tomar, desde la cuenta corriente a utilizar, hasta evitar el drama que supondrá nuestra jubilación, pasando por cómo pagar la educación de nuestros hijos o si es mejor comprar una vivienda o alquilarla. Y, todo ello, sin descuidar el aspecto fiscal.

Las exigencias son: confianza, profesionalidad, disponibilidad, independencia, experiencia, servicio y empatía.  Sin olvidar la solvencia. Este es el "Nuevo Orden". No hay un segundo que perder. 

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam

También te puede interesar